Cuan­do la con­de­na es ba­jar a la tie­rra

Más de 700 en­ti­da­des ga­lle­gas ofre­cen 2.312 pla­zas pa­ra las per­so­nas que, co­mo el ex­ban­que­ro Ju­lio Fer­nán­dez Gayoso, rea­li­zan tra­ba­jos en fa­vor de la co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - MA­RÍA CEDRÓN

«¿Son efi­ca­ces? De­pen­de. No es por dar una res­pues­ta a la ga­lle­ga, es que real­men­te va­ría en fun­ción de quién sea. Aquí tu­vi­mos una per­so­na que lle­gó por un de­li­to de trá­fi­co y vol­vió lue­go por se­gun­da vez. Cuan­do lo hi­zo aca­bó des­ha­cién­do­se del co­che pa­ra evi­tar caer de nue­vo en el mis­mo de­li­to, con con­se­cuen­cias pe­na­les ma­yo­res. En­ton­ces pa­ra al­go va­len los tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad». El que ha­bla es uno de los di­rec­ti­vos de Vai­po­lo­río, unas de las 730 en­ti­da­des ga­lle­gas que tie­nen acuer­dos de co­la­bo­ra­ción con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Penitenciarias pa­ra ofer­tar pla­zas don­de per­so­nas co­mo el ex­ban­que­ro Ju­lio Fer­nán­dez Gayoso pue­dan cum­plir con una sus­pen­sión de con­de­na a cam­bio de co­la­bo­rar en pro­yec­tos de lim­pie­za de los ríos, re­par­to de ali­men­tos, per­so­nas que no tie­nen ho­gar, con dro­go­de­pen­dien­tes... O bien pue­den cum­plir con la jus­ti­cia aque­llos que di­rec­ta­men­te fue­ron con­de­na­dos por un juez a rea­li­zar tra­ba­jo en fa­vor de la co­mu­ni­dad (TBC). En el 2015 fue­ron en torno a 7.000 en Galicia, da­to que no re­co­ge a aque­llos que les con­mu­ta­ron la pe­na a cam­bio de desem­pe­ñar esas la­bo­res.

En Ér­gue­te, or­ga­ni­za­ción fun­da­da por Car­men Aven­da­ño y de­di­ca­da a ayu­dar a per­so­nas que tra­tan de re­in­ser­tar­se en la so­cie­dad des­pués de ha­ber co­que­tea­do con las dro­gas, es don­de el ex­co­pre­si­den­te de No­va­cai­xa­ga­li­cia de­be­rá ser­vir el desa­yuno a los 50 usua­rios de los ta­lle­res. Es la me­di­da co­rrec­to­ra mar­ca­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal que le ha per­mi­ti­do sa­lir de la cár­cel tras pa­sar seis me­ses en A La­ma. Gayoso fue ayer a pre­sen­tar­se an­te sus nue­vos com­pa­ñe­ros. No se­rá has­ta el lu­nes cuan­do cu­bra una de las 2.312 pla­zas que se ofer­tan en las di­fe­ren­tes en­ti­da­des de la co­mu­ni­dad.

Más de la mi­tad, se­gún los da­tos de Ins­ti­tu­cio­nes Penitenciarias, son pro­por­cio­na­das por ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas (1.300) co­mo los con­ce­llos. Por ejem­plo, en la pro­vin­cia de A Coruña, sal­vo unos po­cos, to­dos guar­dan al­gún pues­to pa­ra que quie­nes ha­yan tras­pa­sa­do la lí­nea de la le­ga­li­dad pue­dan en­men­dar su error ha­cien­do al­go en fa­vor del desa­rro­llo co­lec­ti­vo. Ca­da una de es­tas pla­zas es ocu­pa­da por una me­dia de cua­tro pe­na­dos al año. De ahí que ha­ya pues­tos pa­ra que unas 9.300 per­so­nas en to­tal pue­dan desa­rro­llar esas la­bo­res.

Gayoso lo ha­rá dan­do desa­yu­nos. Otros lo ha­cen rea­li­zan­do la­bo­res de es­ti­ba o con­tan­do pa­que­tes de le­che en or­ga­nis­mos co­mo el Ban­co de Ali­men­tos Rías Altas. «Des­de Ins­ti­tu­cio­nes Penitenciarias nos man­dan la re­la­ción de los que han de cum­plir el tra­ba­jo y va­mos cu­brien­do las ho­ras a me­di­da que lo ha­cen. Pe­ro hay al­gu­nos que, cuan­do ter­mi­nan lo mar­ca­do por la ley, con­ti­núan», co­men­tan des­de ese co­lec­ti­vo.

To­tal dis­cre­ción

En los des­ti­nos don­de desem­pe­ñan su la­bor, na­die sa­be qué ha lle­va­do has­ta ahí a esas per­so­nas. Pa­ra que no ha­ya nin­gún ti­po de pro­ble­ma. Pa­ra Ins­ti­tu­cio­nes Penitenciarias es una pre­mi­sa fun­da­men­tal no dar esa in­for­ma­ción. «Al­gu­nos lo cuen­tan pa­ra desaho­gar­se», di­cen des­de una or­ga­ni­za­ción de ayu­da.

La mayor par­te cum­plen con­de­na de TBC por de­li­tos re­la­cio­na­dos con la se­gu­ri­dad vial. Tam­bién por vio­len­cia de gé­ne­ro, con­tra la sa­lud pú­bli­ca, le­sio­nes, hur­tos o ro­bos.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.