Un mun­do de ma­ti­ces

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Cristina Pa­to

Es­ta­ba col­ga­do da pa­re­de dun ca­fé no medio da na­da; o azu­le­xo di­cía: «Fe­li­ces son os que po­den dar sen re­cor­dar e re­ci­bir sen es­que­cer», e un re­frán tan sin­xe­lo fí­xo­me re­fle­xio­nar so­bre o con­cep­to da fe­li­ci­da­de, de se é un­ha sen­sa­ción ou un xei­to de apren­der a en­ten­der a vi­da e acep­ta­la. Co­ma di o no­so himno, sem­pre ha­be­rá «bos e xe­ne­ro­sos» e «im­bé­ci­les e es­cu­ros», e aín­da que se nos pre­gun­tan po­ré­mo­nos de se­gu­ro no gru­po dos bos e xe­ne­ro­sos, a ver­da­de é que ás ve­ces, sen sa­be­lo, ta­mén es­ta­mos no ou­tro gru­po. To­do de­pen­de da pers­pec­ti­va.

Un dos fis­cais dos xuí­zos de Nú­rem­berg, o no­na­xe­na­rio Ben­ja­min Fe­rencz, di­cía hai uns me­ses nun­ha en­tre­vis­ta que «a gue­rra crea asa­si­nos dos que nou­tra reali­da­de se­rían xen­te de­cen­te. To­das as gue­rras e to­da a xen­te de­cen­te». Es­coi­tar ao ho­me que foi tes­te­mu­ña e pe­za cla­ve no axus­ti­za­men­to dos cri­mi­nais na­zis di­cir que non po­de­mos con­si­de­rar a mal­da­de co­mo un fei­to illa­do, se­nón co­mo un­ha res­pos­ta a un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias, foi al­go re­ve­la­dor. Pois non sem­pre un­ha é ca­paz de ser o su­fi­cien­te­men­te xe­ne­ro­sa pa­ra crear pers­pec­ti­va. E se a res­pos­ta a un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias non é me­di­da e me­di­ta­da, en­tón é can­do o sis­te­ma fa­lla e cae­mos ou na in­do­len­cia ou no caos dun­ha gue­rra.

En­tre o bran­co e o ne­gro, no mun­do di­xi­tal hai 256 gri­ses. E eu que­ro pen­sar que en­tre os bos e xe­ne­ro­sos e os im­bé­ci­les e es­cu­ros ta­mén hai un­ha es­ca­la in­fi­ni­ta que te­mos que apren­der a ob­ser­var e ana­li­zar pa­ra en­tre to­dos evi­tar un­ha so­cie­da­de por com­ple­to po­la­ri­za­da que non nos le­va a nin­gun­ha par­te. Por­que si, por­que fe­li­ces se­ria­mos se pui­dé­se­mos dar sen re­cor­dar e re­ci­bir sen es­que­cer... Ar­tis­ta e edu­ca­do­ra Ya me lo ha­bían ad­ver­ti­do. Carmela Sil­va (Vigo, 1960) tie­ne mu­cho punch en la dis­tan­cia cor­ta. La pre­si­den­ta di­ce es­tar agra­de­ci­da de ser en­tre­vis­ta­da y no te­ner que ha­blar de pre­su­pues­tos o de ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos, así que, en su des­pa­cho de la se­de de la Dipu­tación en Vigo, des­plie­ga su en­can­to pa­ra que la con­ver­sa­ción flu­ya co­mo si es­tu­vié­ra­mos to­mán­do­nos una ca­ña a la bri­si­lla del ve­rano vi­gués. De to­dos mo­dos, di­ría que Carmela es de las que no dan pun­ta­da sin hi­lo. —Pre­si­den­ta de la Dipu­tación. No sé que tie­ne ese car­go, pe­ro siem­pre sue­na un po­co tur­bio. —Por­que la his­to­ria de las dipu­tacio­nes es al­go tris­te y es­tu­vo ba­sa­da en el ca­ci­quis­mo. Pe­ro no tie­ne por qué ser así. —Con lo que se ha ra­ja­do en los úl­ti­mos años con­tra las dipu­tacio­nes... —Es que ha­bía ra­zo­nes pa­ra cri­ti­car­las. Es im­pres­cin­di­ble un or­ga­nis­mo in­ter­me­dio en­tre los con­ce­llos y la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral que pue­da ga­ran­ti­zar los de­re­chos y ser­vi­cios en es­tos ayun­ta­mien­tos. Igual no tie­nen que lla­mar­se dipu­tacio­nes, pe­ro son ne­ce­sa­rias. —¿Con qué ju­ga­ba de pe­que­ña? —Soy hi­ja de una fa­mi­lia hu­mil­de, así que ju­gue­tes, los jus­tos. Ju­ga­ba mu­cho a in­ven­tar his­to­rias con mis ami­gos. Éra­mos va­que­ros y ama­zo­nas. Ya ve, que ya lu­chá­ba­mos por la igual­dad. —Así que us­ted no tie­ne al­dea. —Cla­ro que sí. Vigo es una ciu­dad de aco­gi­mien­to, aquí to­do el mun­do tie­ne al­dea. La mía es Ar­qui­de, en A Fon­sa­gra­da. Por eso yo ten­go dos al­mas, una que mi­ra al mar y otra a la mon­ta­ña. Allí vi­vía ex­pe­rien­cias siem­pre sor­pren­den­tes: ir en ca­rro, por ejem­plo, o ayu­dar a mi abue­la en las ta­reas del cam­po. Allí tam­bién des­cu­brí —Yo no me he per­di­do na­da en la vi­da por­que me he pa­sa­do la mayor par­te fue­ra de la política. Tra­ba­jé des­de los 14 años. Cuan­do aca­bé la ca­rre­ra de Pe­da­go­gía en­se­gui­da en­con­tré em­pleo. Yo pien­so que la política es el úni­co ins­tru­men­to pa­ra cam­biar la vi­da de la gen­te. He­mos cam­bia­do Vigo en so­lo diez años. So­mos más van­guar­dis­tas, más mo­der­nos... Soy una mu­jer sa­tis­fe­cha. —Tiem­pos con­vul­sos en su par­ti­do... ¿No le ten­tó pre­sen­tar­se pa­ra li­de­rar­lo? —Es­ta­mos en un mun­do complejo, con mu­chos cam­bios y muy rá­pi­dos. Y el PSOE se pa­re­ce a la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Pe­ro creo que las co­sas se irán reor­de­nan­do. Yo ya di­je que no me iba a de­di­car más a la política or­gá­ni­ca. Han ga­na­do otros y de­be­mos

—Cam­bio de ter­cio. ¿Se ha enamo­ra­do mu­chas ve­ces? —No. Yo soy po­co enamo­ra­di­za. Fí­je­se que co­no­cí a la per­so­na con la que lle­vo vi­vien­do más de 30 años cuan­do te­nía 17, y me ca­sé con 18. —Te­nien­do un hi­jo fut­bo­lis­ta de éli­te no me di­rá eso de que no le gus­ta el fút­bol. —Pues la ver­dad es que no me gus­ta­ba na­da. Y eso que mi pa­dre

—¿Se le da bien la co­ci­na? —Fa­tal. Ni me gus­ta ni se me da bien. Pa­ra eso ten­go un ma­ri­do que co­ci­na mu­cho y bien. —Cuan­do tie­ne tiem­po, ¿en qué le gus­ta em­plear­lo? —Es­cu­char mú­si­ca, leer, pa­sear... tam­bién el ci­ne. Me gus­tan las co­sas tran­qui­las, es­tar con mi fa­mi­lia, con mi ma­dre... Y me apa­sio­na via­jar. —¿Qué le qui­ta el sue­ño? —Yo duer­mo muy bien. Eso sí, ne­ce­si­to ocho ho­ras de sue­ño pa­ra po­der ren­dir. Ma­dru­go mu­cho, me le­van­to a las seis y me­dia, así que me acues­to a una ho­ra pru­den­te. —¿Ha­ce de­por­te? —Po­co. Hay dos mo­men­tos al año en los que me lo plan­teo: al ini­cio del ve­rano y al fi­nal del año. Pe­ro lue­go no lo ha­go. —¿Usa las re­des so­cia­les? —Mu­cho. Me apa­sio­nan. Son un ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción. Mu­chí­si­ma gen­te se in­for­ma por ahí y, ade­más, me lo pa­so muy bien. —¿Y en cuál se sien­te más a gus­to? —En Twit­ter. —¿Ha pro­ba­do Snap­chat? —¿Snap­chat? No. ¿Te­ne­mos que me­ter­nos en Snap­chat? [Di­ri­ge la pre­gun­ta a su je­fa de ga­bi­ne­te, que nie­ga con la ca­be­za]. Pues no. —Una can­ción. —Le voy a de­cir la que usé pa­ra mi to­ma de po­se­sión co­mo pre­si­den­ta de la Dipu­tación: Los tiem­pos es­tán cam­bian­do, de Bob Dy­lan. —¿Qué es lo más im­por­tan­te en la vi­da? —La fa­mi­lia y los ami­gos.

PINTO & CHINTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.