«Em­pe­cé a ha­cer el Ca­mino, pe­ro a la cuar­ta jor­na­da co­gí un ta­xi»

A pe­sar de que su ori­gen se si­túa en Ma­drid son mu­chos los que los de­fi­nen co­mo «la ban­da ga­lle­ga», al­go en lo que tie­ne mu­cho que ver su apues­ta por fu­sio­nar la mú­si­ca cel­ta y el heavy

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Entrevista - LÓPEZ PENIDE

Lle­gan es­te do­min­go a unas fies­tas que ya inau­gu­ra­ron ha­ce cua­tro años con la in­ten­ción de de­mos­trar que trein­ta años, que se cum­pli­rán el pró­xi­mo 7 de ju­lio, no son na­da. «Ha­ce unos me­ses es­tu­vi­mos en México con la or­ques­ta sin­fó­ni­ca, con Dia­bu­lus in Ope­ra, y fue muy gran­de», apun­ta Txus di Fe­lla­tio, ba­te­ris­ta y fun­da­dor de Mä­go de Oz, gru­po que se su­birá el do­min­go al es­ce­na­rio de la pla­za de Es­pa­ña en el mar­co de los con­cier­tos gra­tui­tos de A Pe­re­gri­na.

— El de Pon­te­ve­dra es un es­ce­na­rio que ya co­no­cen bien.

—Sí, no­so­tros en te­rras ga­le­gas ya he­mos to­ca­do mu­chas ve­ces… To­ca­mos tan­to en Galicia y por el es­ti­lo mu­si­cal, eso de mez­clar mú­si­ca cel­ta que ha­ce­mos con el rock, que en el res­to de Es­pa­ña mu­chos pe­rió­di­cos po­nen «la ban­da ga­lle­ga Mä­go de Oz» y so­mos de Ma­drid. Pe­ro me­jor que nos lla­men ga­lle­gos que no… ir­lan­de­ses, que de eso te­ne­mos po­co.

— Mä­go de Oz lle­gó al mun­do del heavy rom­pien­do mol­des...

—Siem­pre nos ha gus­ta­do lla­mar un po­co la aten­ción, sa­lir de la zo­na de con­fort… Ya el nom­bre pa­ra un gru­po de heavy me­tal de fi­na­les de los ochen­ta era po­co agre­si­vo. Lla­mar­se Mä­go de Oz era co­mo lla­mar­se Bam­bi al la­do de nom­bres tan fuer­tes co­mo Obus, Barón Ro­jo… To­dos nom­bres muy bé­li­cos y no­so­tros de­ci­di­mos acu­dir a la ma­gia. Siem­pre me ha gus­ta­do el te­ma de las ho­gue­ras por la no­che, es­cu­chan­do mú­si­ca cel­ta, be­bien­do hi­dro­miel. Siem­pre nos he­mos sa­li­do de los es­tán­da­res. El uti­li­zar la mú­si­ca cel­ta co­mo vehícu­lo con­duc­tor den­tro del heavy me­tal ya de por sí rom­pió mu­chas ba­rre­ras y, en­ci­ma, nues­tros dis­cos son co­mo pe­que­ñas ope­ras rock. Ca­da dis­co nues­tro cuen­ta una his­to­ria, son con­cep­tua­les y eso en Es­pa­ña no lo ha­ce na­die. Des­de su na­ci­mien­to, Mä­go de Oz fue una ban­da que se que­ría ha­cer no­tar.

— ¿Y trein­ta años des­pués se si­guen ha­cien­do no­tar?

—Bueno, lo in­ten­ta­mos. Lo úl­ti­mo que he­mos he­cho es un con­cier­to an­te die­ci­ocho mil per­so- nas en México con la or­ques­ta sin­fó­ni­ca y creo que sor­pren­di­mos. Creo que se­gui­mos rom­pien­do mol­des.

— ¿Qué sig­ni­fi­có el ál­bum Fi­nis­te­rra?

—To­do. Nos abrió de­fi­ni­ti­va­men­te las puer­tas. Es­tá muy pre­sen­te Galicia, con el Ca­mino de San­tia­go. Soy de los que es­tán con­ven­ci­dos de que el Apos­tol nun­ca pi­só Es­pa­ña y por eso, aun­que en su mo­men­to em­pe­cé a ha­cer el Ca­mino, a la cuar­ta jor­na­da co­gí un ta­xi. Hay que te­ner al­go pa­ra com­ple­tar­lo. Y Fi­nis­te­rra es un dis­co con­cep­tual que com­pen­dia es­te via­je es­pi­ri­tual en el que tam­bién tie­nen ca­bi­da las mei­gas y los drui­das.

— Re­cien­te­men­te, Ber­tín Os- bor­ne vino a de­cir que es­ta­ba can­sa­do de que siem­pre le pi­die­ran Bue­nas no­ches, se­ño­ra. ¿Es­tán can­sa­dos de que les re­cuer­den Fies­ta pa­ga­na?

—-No, se­ría­mos unos in­gra­tos. Hay que sa­ber di­fe­ren­ciar en­tre unos mú­si­cos pro­fe­sio­na­les, que llevamos trein­ta años par­tién­do­nos los cuer­nos, de quien pi­ca aquí y allí, de quien una no­che da un con­cier­to y a la ma­ña­na si­guien­te te in­vi­ta a su ca­sa a co­mer. No­so­tros nos to­ma­mos muy en se­rio la mú­si­ca y res­pe­ta­mos a nues­tro pú­bli­co, y no so­mos co­mo esos que van a la tele a un con­cur­so pa­ra imi­tar a un can­tan­te de éxi­to o ejer­cen de coaches. En el fon­do lo que fal­ta es cul­tu­ra mu­si­cal.

— ¿A qué se re­fie­re?

—-Yo no voy a de­cir­le a los se­ño­res di­rec­ti­vos de Tele 5 o Antena 3 có­mo di­ri­gir sus ca­de­nas por­que no soy quien y ellos lo sa­ben me­jor que yo, pe­ro sí cri­ti­có que en la te­le­vi­sión pú­bli­ca no ha­ya un es­pa­cio pa­ra la mú­si­ca. Y cuan­do los hay es pa­ra el fla­men­co y mu­chos ya es­ta­mos har­tos de tan­to fla­men­co. Es­ta­mos en un país en el que el fa­mo­so que imi­ta a un can­tan­te co­no­ci­do tie­ne un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, pe­ro ese can­tan­te al que imi­ta es­tá ve­ta­do. Es una hi­po­cre­sía.

— En to­do ca­so, y pe­se a es­tas cir­cuns­tan­cias, ¿ha­brá que es­pe­rar mu­cho pa­ra un nue­vo dis­co de Mä­go de Oz?

—Tam­bién ten­go ga­nas. En unos me­ses, sal­drá el CD de Dia­bu­lus in Ope­ra, que gra­ba­mos en di­rec­to en México al tiem­po que ha­cía­mos el DVD, y, po­si­ble­men­te, tam­bién en el 2018 un nue­vo dis­co en el que es­toy tra­ba­jan­do.

— Y si le pre­gun­to por el con­cier­to de es­te do­min­go, ¿ha­brá al­gu­na sor­pre­sa?

—Siem­pre hay al­gu­na. Pa­ra el de Ri­bei­ra se pu­so en con­tac­to con no­so­tros un gru­po de gai­tas de allí, por­que eran se­gui­do­res nues­tros y si po­dían to­car al­go con no­so­tros. Pe­ro no es al­go nue­vo, tam­bién en el con­cier­to de México se subie­ron con no­so­tros unos gai­tei­ros de un cen­tro ga­lle­go de allí y fue la le­che. El re­sul­ta­do se pue­de ver en In­ter­net… Y es que hay ga­le­gos en to­dos la­dos, has­ta en la Lu­na.

Txus di Fe­lla­tio es fun­da­dor, ba­te­ris­ta y le­tris­ta de Mä­go de Oz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.