Sie­te años sin res­pues­tas so­bre el pa­ra­de­ro de Sonia Igle­sias

Cien­tos de per­so­nas se mo­vi­li­za­ron por el sép­ti­mo aniver­sa­rio de su des­apa­ri­ción, «una he­ri­da que si­gue abier­ta»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Cuan­do ape­nas res­tan unos días pa­ra al­can­zar el sép­ti­mo aniver­sa­rio de la des­apa­ri­ción de Sonia Igle­sias, la so­cie­dad pon­te­ve­dre­sa vol­vió a sa­lir a la ca­lle ano­che pa­ra ma­ni­fes­tar que su recuerdo si­gue vi­vo, pre­sen­te en su día a día. De es­te mo­do, cien­tos de per­so­nas arro­pa­ron a la fa­mi­lia de la pon­te­ve­dre­sa en la mo­vi­li­za­ción que, bajo el le­ma de «To­dos so­mos Sonia», par­tió de la pla­za de A Fe­rre­ría y re­co­rrió bue­na par­te del cas­co ur­bano. Co­mo sue­le ser ya tra­di­cio­nal, los asis­ten­tes guar­da­ron un mi­nu­to de si­len­cio an­te las puer­tas del co­mer­cio don­de Sonia Igle­sias tra­ba­ja­ba y al que no lle­gó a acu­dir aque­lla ma­ña­na del 18 de agos­to del 2010.

«Di­cen que el tiem­po lo cu­ra to­do. Que ci­ca­tri­za las he­ri­das, pe­ro no es así. Han pa­sa­do sie­te años, sie­te años in­ter­mi­na­bles sin sa­ber na­da de Sonia, mi her­ma­na, y pa­ra mí y to­da mi fa­mi­lia, es­ta es una he­ri­da que si­gue abier­ta y que se­gui­rá san­gran­do has­ta que po­da­mos co­no­cer qué le pa­so, quie­nes son los cul­pa­bles de su des­apa­ri­ción, qué hi­cie­ron con ella y por qué», la­men­tó su her­ma­na Ma­ri­car­men. Son in­cóg­ni­tas las que ator­men­tan a los alle­ga­dos de la pon­te­ve­dre­sa y a las que no han lo­gra­do dar res­pues­ta pe­se a «nues­tros in­can­sa­bles in­ten­tos por des­cu­brir la ver­dad y a los cul­pa­bles».

En to­do ca­so, Ma­ri­car­men Igle­sias de­jó cla­ro que «se­gui­re­mos lu­chan­do has­ta nues­tro úl­ti­mo alien­to por­que los cul­pa­bles o cul­pa­ble pa­guen su pe­na an­te la Jus­ti­cia». Las sos­pe­chas de la fa­mi­lia si­guen cen­tra­das en el círcu­lo más pró­xi­mo de Sonia: «Nos qui­ta el sue­ño pen­sar que al­guien de su en­torno ha­ya po­di­do ser tan cruel de arre­ba­tár­nos­la de es­ta ma­ne­ra tan de­vas­ta­do­ra, sin de­jar­nos un lu­gar pa­ra llo­rar­la», sos­tu­vo, al tiem­po que in­sis­tió en que «su des­apa­ri­ción ha cam­bia­do nues­tras vi­das pa­ra siem­pre y ha de­ja­do hue­llas pro­fun­das de do­lor, ra­bia, in­com­pren­sión…».

Ma­ri­car­men agra­de­ció las mues­tras de ca­ri­ño y el apo­yo que ella y su fa­mi­lia si­guen re­ci­bien­do de la gen­te. Es el mo­tor que ali­men­ta su per­se­ve­ran­cia y que les per­mi­te se­guir lu­chan­do, cons­cien­tes de que aban­do­nar la batalla se­ría co­mo ol­vi­dar­la a ella, y en­viar­le el men­sa­je al cul­pa­ble o cul­pa­bles que nos he­mos da­do por ven­ci­dos, que he­mos acep­ta­do que su des­apa­ri­ción que­da­rá im­pu­ne. Y eso no pa­sa­rá», ad­vir­tió la her­ma­na de Sonia Igle­sias, ins­tan­tes an­tes de arran­car la ma­ni­fes­ta­ción.

EMI­LIO MOL­DES

Cien­tos de per­so­nas vol­vie­ron a arro­par a la fa­mi­lia de Sonia Igle­sias a unos días del aniver­sa­rio de su des­apa­ri­ción.

EMI­LIO MOL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.