Los oku­pas que ate­mo­ri­zan a los ve­ci­nos en Vi­go ig­no­ra­ron una or­den de des­alo­jo dic­ta­da en ju­nio

Los ve­ci­nos del edi­fi­cio afec­ta­do reúnen fir­mas pa­ra pe­dir su ex­pul­sión por vio­len­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - E. V. PI­TA

Los ve­ci­nos del edi­fi­cio de Vi­go ate­mo­ri­za­dos por un gru­po oku­pa van a pre­sio­nar al juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia nú­me­ro 7 de Vi­go pa­ra que ace­le­re los trá­mi­tes pa­ra eje­cu­tar la sen­ten­cia de desahu­cio que dic­tó ha­ce dos me­ses . El tri­bu­nal or­de­na el desahu­cio del pi­so por­que sus mo­ra­do­res vi­ven en pre­ca­rio den­tro de una pro­pie­dad de un ban­co des­de ha­ce diez me­ses. Los ve­ci­nos acu­san a los in­tru­sos de in­ci­den­tes vio­len­tos, en­fren­ta­mien­tos con los re­si­den­tes, e in­clu­so de in­ten­tar cla­var un cu­chi­llo en una ri­ña con un pa­dre de fa­mi­lia que les afeó su con­duc­ta. La jue­za de guardia los de­jó li­bres.

El úl­ti­mo in­ci­den­te ocu­rrió ayer mis­mo por la tar­de cuan­do va­rios oku­pas in­ten­ta­ron for­zar la ce­rra­du­ra del por­tal nú­me­ro 205 por­que no tie­nen lla­ves y na­die les de­ja en­trar por­que ya los tie­nen fi­cha­dos. Va­rios tes­ti­gos les vie­ron re­ven­tar la puer­ta y avi­sa­ron a la po­li­cía, por lo que los in­tru­sos hu­ye­ron.

El con­flic­to afec­ta a un blo­que de vi­vien­das, los por­ta­les 203 y 205 de la Tra­ve­sía de Vi­go, en el ba­rrio de Teis. Los oku­pas vi­ven ile­gal­men­te des­de oc­tu­bre en un dú­plex en el se­gun­do pi­so. La co­mu­ni­dad los acu­sa de ac­tos van­dá­li­cos, rui­do noc­turno, ri­ñas con ve­ci­nos, ame­na­zas, coac­cio­nes y agre­sio­nes con ar­mas blan­cas.

La sen­ten­cia re­ca­yó so­bre la in­mo­bi­lia­ria del ban­co San­tan­der el pa­sa­do ju­nio e im­pli­ca una or­den de lan­za­mien­to. Los fun­cio­na­rios del ser­vi­cio co­mún de no­ti­fi­ca­cio­nes y un se­cre­ta­rio de­be­rán acu­dir, cuan­do les sea re­que­ri­do, a cam­biar la ce­rra­du­ra del pi­so y pre­cin­tar­lo. En ca­so de que los in­tru­sos si­gan den­tro y no quie­ran mar­char­se, se­rán ex­pul­sa­dos por la po­li­cía. La co­mi­sa­ría se­ña­la que las in­ter­ven­cio­nes son ais­la­das y que ac­tua­rán se­gún lo que de­ci­da el juz­ga­do.

El pro­ble­ma es que no cons­ta que ha­ya fe­cha fi­ja­da pa­ra la eje­cu­ción del desahu­cio. Por eso los ve­ci­nos ur­gen al juz­ga­do a que le de prio­ri­dad pe­ro, en lo civil, agos­to es in­há­bil. El ser­vi­cio co­mún de lan­za­mien­tos no rea­li­za de­sahu­cios es­te mes y no se po­drá ha­cer na­da has­ta sep­tiem­bre.

Mien­tras tan­to, la jun­ta de pro­pie­ta­rios con­ti­núa con su mo­vi­li­za­ción. En la tar­de del jue­ves, la co­mu­ni­dad reunió cien fir­mas en­tre los ve­ci­nos del mis­mo edi­fi­cio y que van a ad­jun­tar a la de­nun­cia con­tra los oku­pas. El es­cri­to se­rá pre­sen­ta­do el pró­xi­mo lu­nes por el presidente de la jun-

ta, Manuel Alon­so, en el juz­ga­do de ins­truc­ción nú­me­ro 7 de Vi­go, en fun­cio­nes de guardia. La idea era en­tre­gar ayer la de­nun­cia con­jun­ta pe­ro se re­tra­só por­que

la ges­to­ría de­be en­tre­gar el ac­ta que acre­di­ta al presidente.

La de­nun­cia re­la­ta los he­chos su­fri­dos por los ve­ci­nos a ma­nos de los oku­pas, des­de la agre­sión con ar­ma blan­ca a un ve­cino y las ame­na­zas a su es­po­sa, el pu­ñe­ta­zo a otro, los ro­tu­ra de pul­sa­do­res y ex­tin­to­res, la pre­sen­cia de pe­rros pe­li­gro­sos suel­tos, y el su­pues­to tra­pi­cheo de dro­gas por la no­che des­de las ven­ta­nas. «La de­nun­cia lle­va la fir­ma de to­dos por­que que­re­mos que se va­yan», di­ce Eva, una ju­ris­ta del edi­fi­cio y que echa una mano con el pa­pe­leo. «Es una co­sa gra­ve y hay que re­sol­ver­la», di­ce.

Quie­ren ha­blar con el al­cal­de

Re­cuer­da que hay un sen­ten­cia fir­me de desahu­cio pe­ro el juz­ga­do de lo civil «en agos­to no se mue­ve. In­ten­ta­mos ha­cer pre­sión pa­ra que los des­alo­jen pe­ro has­ta sep­tiem­bre no se pue­de. Va­mos a in­ten­tar ha­blar con el al­cal­de pa­ra que ver qué pue­de ha­cer. Es ton­te­ría es­tar un mes más así cuan­do ya hay sen­ten­cia fir­me».

El edi­fi­cio ha pa­sa­do por nu­me­ro­sas vi­ci­si­tu­des des­de su cons­truc­ción en los años 60. Crea­do co­mo blo­que mo­dé­li­co de vi­vien­das so­cia­les, re­ci­bió un pre­mio de ar­qui­tec­tu­ra. Pa­só por una épo­ca du­ra en los años 80 por la he­roí­na. Se­gún un ve­cino, ha­ce cua­tro años «se vi­vía aquí ma­ra­vi­llo­sa­men­te».

La in­dig­na­ción ve­ci­nal se desató cuan­do, des­pués de in­ten­tar acu­chi­llar a un ve­cino, fue­ron a la ca­sa de es­te y ver­tie­ron es­pu­ma del ex­tin­tor en su puer­ta. «Me­tie­ron hu­mo del ex­tin­tor pa­ra ha­cer da­ño, que­rían que yo sa­lie­ra por­que sa­ben que ten­go dos hi­jas de 11 y 2 años. Si es­tos dú­plex tu­vie­sen la ha­bi­ta­ción arri­ba, mis hi­jas ha­brían aca­ba­do in­to­xi­ca­das. Lle­va­mos des­de el do­min­go lim­pian­do pol­vo en el sa­lón, me es­tro­pea­ron la te­le­vi­sión, la play sta­tion, el de­co­di­fi­ca­dor y la wii de la ni­ña», di­ce Gui­ller­mo Martínez.

Es­pu­ma de ex­tin­tor en la puer­ta del ve­cino he­ri­do. El do­min­go los oku­pas in­ten­ta­ron, pre­sun­ta­men­te, apu­ña­lar a Gui­ller­mo Martínez y ver­tie­ron hu­mo de ex­tin­tor en su ca­sa, con sus hi­jas den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.