«Te­ne­mos mie­do por nues­tros hi­jos, mi mu­jer es­tá ate­mo­ri­za­da»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

La jun­ta ve­ci­nal ce­le­bra­da el lu­nes, tras la agre­sión con cu­chi­llo a un ve­cino, con­cien­ció a los re­si­den­tes de que cua­tro oku­pas no po­dían ate­mo­ri­zar a 96 ho­ga­res. En dos días, quin­ce fue­ron a pre­sen­tar de­nun­cia.

Los oku­pas es­tu­vie­ron ayer en­ce­rra­dos sin sa­lir pa­ra na­da. «Es­tán con la per­sia­na ba­ja­da, y de vez en cuan­do se ve a al­guien ob­ser­van­do», di­ce un ve­cino. «Que­re­mos que se va­yan, ha­cen rui­do, lo rom­pen to­do, hay pe­leas. Hay que bus­car la ma­ne­ra de echar­los fue­ra», aña­de otro. «Aquí no se pue­de es­tar tran­qui­lo», se­ña­la un tercero.

Un re­si­den­te, ya ma­yor, re­cuer­da que «ha­ce po­co tim­bra­ron en mi puer­ta a las tres de la ma­dru­ga­da. Yo vi­vo en el tercero y ellos en el se­gun­do. Que­rían que les abrie­se», cuen­ta otro.

Gui­ller­mo Martínez, el ve­cino que de­nun­ció el in­ten­to de apu­ña­la­mien­to, so­li­ci­tó una or­den de ale­ja­mien­to de los oku­pas que le agre­die­ron pe­ro el juz­ga­do se la ha de­ne­ga­do. «Es­toy de los ner­vios, sin voz, sien­to que los agre­so­res son los que sa­len siem­pre be­ne­fi­cia­dos. Es­toy real­men­te in­dig­na­do con co­mo es la Jus­ti­cia», la­men­ta. «Aquí to­dos te­ne­mos mie­do por nues­tros hi­jos, mi mu­jer es­tá com­ple­ta­men­te ate­mo­ri­za­da. Es oír ba­jar a al­guien por la es­ca­le­ra y po­ner­se de los ner­vios. Va­rios ve­ci­nos no de­jan sa­lir so­los a los ni­ños ni al par­que», di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.