Ponteareas no es un pa­so­do­ble

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - EL EQUILIBRISTA XO­SÉ CARLOS CANEIRO

Si el maes­tro Re­ve­riano Sou­tu­llo le­van­ta­se la cabeza, no da­ría cré­di­to a que su vi­lla fue­se la más nom­bra­da de España en es­tos días agos­te­ños. Ponteareas po­see mé­ri­tos so­bra­dos pa­ra ello. Es un lu­gar mag­ní­fi­co, de bue­na gen­te y de una be­lle­za na­tu­ral es­plén­di­da. Sin em­bar­go, no ha­blan de ello los no­ti­cia­rios, sino de asun­tos vul­ga­res y con­sue­tu­di­na­rios. Asun­tos más pre­pon­de­ran­tes, de­sa­for­tu­na­da­men­te, que la obra de don Re­ve­riano, que era un gallego de ta­len­to que lle­vó el nom­bre de Ponteareas por el mun­do ade­lan­te, con or­gu­llo y al­tu­ra. Se ha­bla más de lo con­sue­tu­di­na­rio que de cual­quie­ra de sus com­po­si­cio­nes, in­clui­das las zar­zue­las.

Zar­zue­la, en reali­dad, es la que han in­ter­pre­ta­do des­de el Ayun­ta­mien­to. To­do bien jus­ti­fi­ca­do, a de­cir de su al­cal­de, Xo­sé Re­pre­sas, que ayer se ex­pla­ya­ba en La Voz pa­ra ar­gu­men­tar una de­ci­sión his­tó­ri­ca: gra­ti­fi­car a sus em­plea­dos si no fal­tan al tra­ba­jo. Los que cum­plan con el 90 % de la jor­na­da (si lle­gan al 100 % ya se con­tem­pla­rá otro plus, ima­gino) au­men­ta­rán sus nó­mi­nas. Co­mo di­go, es una de­ci­sión his­tó­ri­ca que des­de mi re­ti­ro ve­ri­nen­se quie­ro aplau­dir. A ver si cun­de el ejem­plo y en mi pue­blo, y en Ga­li­cia en­te­ra, se pre­mia a to­dos los ciu­da­da­nos por cum­plir con su de­ber. Por ir al tra­ba­jo. So­mos un gran país en el que lo peor que se pue­de ha­cer es tra­ba­jar de­ma­sia­do. El di­ne­ro vie­ne del cie­lo. Bas­ta es­ti­rar los bra­zos y ya cae. Un pro­di­gio.

El al­cal­de per­te­ne­ce al BNG. Go­bier­na con el PSOE y A Ria­da do Tea, que ima­gino es la ver­sión flu­vial de las ma­reas. Es lo que tie­ne la mar, que se con­vier­te en río y va des­de A Co­ru­ña a Bar­ce­lo­na inun­dán­do­lo to­do con su ver­dad ab­so­lu­ta. El res­to es trum­pis­mo (eso de­cía el al­cal­de Re­pre­sas en su en­tre­vis­ta de ayer) e in­ter­pre­ta­ción frau­du­len­ta. Cier­to, al­cal­de, ca­da uno in­ter­pre­ta las co­sas se­gún las lee y yo, créa­me, ya du­do de que to­do lo que leo pue­da ser ver­dad. Es que no me en­tra en la cabeza que sea­mos por­ta­da de to­das par­tes por gra­ti­fi­car al que cum­pla. Lo na­tu­ral en es­te país, se­gún lo en­tien­den las ma­reas y el PSOE y has­ta el BNG, es que no cum­pla na­die. Ha­brá suel­do vi­ta­li­cio pa­ra cual­quier ciu­da­dano, le­gal o ile­gal, que pa­gue o no pa­gue im­pues­tos. Es la fi­lo­so­fía que im­pul­sa es­ta co­rrec­ción po­lí­ti­ca que nos aho­ga. Co­mo el tan­go de Santos Dis­cé­po­lo: «Es lo mis­mo el que la­bu­ra no­che y día co­mo un buey, que el que vi­ve de los otros, que el que ma­ta, que el que cu­ra, o es­tá fue­ra de la ley». So­lo una du­da: ¿Si fue­se el PP quien to­ma­se es­ta de­ci­sión, apo­ya­ría la iz­quier­da la da­di­vo­sa me­di­da? Es­toy se­gu­ro de que sí.

So­mos un país que pro­du­ce son­ro­jo. El go­bierno mu­ni­ci­pal de Ponteareas, pa­ra des­gra­cia de los ga­lle­gos, así lo ha ra­ti­fi­ca­do con la gra­ti­fi­ca­ción que hoy co­men­to. En reali­dad, Ponteareas no es un pa­so­do­ble del maes­tro Sou­tu­llo. Ni si­quie­ra una zar­zue­la. Ponteareas es Jau­ja.

■ Ha­brá suel­do vi­ta­li­cio pa­ra cual­quier ciu­da­dano, le­gal o ile­gal, que pa­gue o no pa­gue im­pues­tos. Es la fi­lo­so­fía que im­pul­sa es­ta co­rrec­ción po­lí­ti­ca que nos aho­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.