No so­lo de po­lí­ti­ca vi­ve el ar­ti­cu­lis­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - A TO­RRE VIXÍA XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

En 1957, mi pa­dre, car­te­ro de For­ca­rei, me en­se­ñó dos te­so­ros que ha­bía en su ofi­ci­na. El pri­me­ro era un li­bro enor­me, co­mo un mi­sal, en el que fi­gu­ra­ban las 78.000 en­ti­da­des de po­bla­ción que hay en España, y que era la ver­sión del No­men­clá­tor he­cha pa­ra Co­rreos. Con aquel to­cho pa­sé mu­chas ho­ras bus­can­do los pue­blos más per­di­dos de For­ca­rei —Gro­vas, Va­li­ña­xe­mia, Mas­ga­lán, A Ro­che­la, Le­bo­so— pa­ra ver si ha­bían ol­vi­da­do al­guno. Pe­ro ese mi­la­gro no se pro­du­jo. El otro te­so­ro era un ma­pa, ela­bo­ra­do tam­bién pa­ra Co­rreos, en el que fi­gu­ra­ban los más de 8.000 mu­ni­ci­pios de España. Y allí, con una lu­pa, los fui en­con­tran­do to­dos, siem­pre ad­mi­ra­do de que en Ma­drid nos tu­vie­sen tan fi­cha­dos y si­tua­dos.

Am­bos pro­di­gios ve­nían del ma­pa 1:25.000, re­fe­ren­cia de la car­to­gra­fía española, que se edi­tó en­tre 1875 y 1968. Sus tra­ba­jos fue­ron com­ple­men­ta­dos con el pri­mer No­men­clá­tor de España, que, me­dian­te una la­bo­rio­sa toma de da­tos so­bre el te­rreno, en­co­men­da­da en gran par­te a la Guardia Civil, con­si­guió fi­jar el pa­tri­mo­nio to­po­ní­mi­co es­pa­ñol, aun­que lo hi­cie­se con mu­chos de­fec­tos y cas­te­lla­ni­za­cio­nes que aho­ra hay que de­pu­rar.

Si­guien­do es­ta es­te­la, la Co­mi­sión de To­po­ni­mia de Ga­li­cia, crea­da y or­ga­ni­za­da por el de­cre­to 249/1983, de 24 de no­viem­bre, se pro­po­nía, en su pri­me­ra fa­se, «a ur­xen­te ta­re­fa de vol­ver á súa for­ma en­xe­bre a ri­que­za to­po­ní­mi­ca de Ga­li­cia», a cu­yo ser­vi­cio tu­ve que fir­mar —y fir­mé— la or­den que pri­va­ba a For­ca­rey de su pre­cio­sa y ele­gan­te y. Pe­ro ya en la pri­me­ra reunión te­nía­mos cla­ro que el pro­ble­ma no iba a ser la to­po­ni­mia de las en­ti­da­des de po­bla­ción, sino la to­po­ni­mia na­tu­ral y oro­grá­fi­ca de Ga­li­cia, y las mu­chas pa­la­bras —más de dos millones— que de­no­mi­nan ca­da área de cul­ti­vo, ca­da re­ga­to y ca­da me­tro cua­dra­do de te­rreno. Y a eso, se­gún anun­ció la Xun­ta, se van a de­di­car gran­des es­fuer­zos téc­ni­cos y eco­nó­mi­cos, con mé­to­dos y he­rra­mien­tas más po­ten­tes que los de an­tes, y con las pe­sa­di­llas lo­ca­lis­tas de Puen­tea­reas, La Puebla y La Co­ru­ña fe­liz­men­te su­pe­ra­das. Con es­te plan co­no­ce­re­mos mu­cho me­jor có­mo so­mos, y có­mo evo­lu­cio­nó nues­tra for­ma de po­seer, tra­ba­jar, he­re­dar, com­prar y ven­der, des­de el mo­men­to en que Dio­si­ño de­ci­dió que en­tre la Es­ta­ca de Ba­res y San­ta Te­gra se ins­ta­la­sen los ga­lle­gos.

Tam­bién po­dré vol­ver so­bre los to­pó­ni­mos geo­grá­fi­cos de Te­rra de Mon­tes, que, en una cul­tí­si­ma la­bor, de la que qui­zá no se con­ser­ve na­da, tra­ta­ban de des­en­tra­ñar dos cu­ras de For­ca­rei —don Se­cun­dino Cor­ti­zo y don Manuel Cam­pos Sa­bo­ri­do— que pu­bli­ca­ban en la re­vis­ta Lux, de la Ac­ción Ca­tó­li­ca lo­cal, sus me­ticu­losos es­tu­dios so­bre to­pó­ni­mos co­mo Go­maíl, Val­de­mi­ño­to, As Ma­lei­tas, A La­dre­da y A Ra­ña Longa.

Le de­seo mu­cho éxi­to a es­ta em­pre­sa. Y me ale­gra ha­ber en­con­tra­do al­go in­tere­san­te pa­ra es­cri­bir, sin re­cu­rrir a Ma­du­ro, Ca­ta­lu­ña, el bre­xit, Co­rea y Ney­mar. Fe­liz verano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.