Aden­da 1 al «Sue­ño de una No­che de Verano»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ILUS­TRA­CIÓN

Pu­do ha­ber si­do un fa­llo de la gra­ba­do­ra. O de los elec­tro­dos en­car­ga­dos de cap­tar el flu­jo de las neu­ro­nas del Cuer­vo. El ca­so es que en los or­de­na­do­res del pa­zo de San Ro­que apa­re­cían dos frag­men­tos iné­di­tos del Sue­ño de una No­che de Verano y na­die sa­bía qué ha­cer con ellos. Pen­sa­ron en uti­li­zar un vi­rus pa­ra des­truir­los. Pe­ro un ope­ra­rio del pa­zo que de jo­ven ha­bía tra­ba­ja­do co­mo lo­que­ro en el ma­ni­co­mio de Con­xo di­jo que des­truir sue­ños traía ma­la suer­te. Ade­más La Voz de Ga­li­cia te­nía el copy­right de to­do lo que pu­die­se so­ñar Cor­vus. Por to­do eso, aun­que fue­ra de fe­cha y de con­tex­to, apa­re­cen aho­ra esos frag­men­tos ocu­pan­do es­te Za­guán.

La pri­me­ra es­ce­na se ini­cia con una pre­gun­ta. Al­guien del pú­bli­co pi­de a la me­sa su opi­nión so­bre aque­llos po­lí­ti­cos que se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas po­drían ser una al­ter­na­ti­va de go­bierno. Aún es­ta­ba flo­tan­do en el ai­re la pre­gun­ta cuan­do se pu­so en pie un se­ñor ba­ji­to con pin­ta de Woody Allen, pe­ro en moreno. Y con ges­to ai­ra­do di­jo: nun­ca po­drá ser buen go­ber­nan­te quien no sa­be usar el po­se­si­vo apli­ca­do a los ad­ver­bios. To­do el mun­do pen­só que se tra­ta­ba de una cho­rra­da pro­pia de un chi­fla­do de­seo­so de no­to­rie­dad. Pe­ro el pre­sun­to chi­fla­do sa­có del bol­si­llo un pe­rió­di­co y se pu­so a leer la re­fe­ren­cia del de­ba­te pre­vio a la elec­ción de se­cre­ta­rio ge­ne­ral de un gran par­ti­do. La can­di­da­ta Su­sa­na al re­fe­rir­se a las per­so­nas que ayu­da­ban al can­di­da­to Pe­dro las de­sig­na co­mo «la gen­te que ha­bía tra­ba­jan­do ‘cer­ca tu­ya’». Y, pa­ra no ser me­nos, el can­di­da­to Pe­dro agra­de­ce al par­ti­do que es­tu­vie­se «de­trás mía».

El pre­sun­to chi­fla­do re­sul­tó no ser tal. Dis­cí­pu­lo y ad­mi­ra­dor de Álex Gri­jel­mo y apo­yán­do­se en la au­to­ri­dad de su maes­tro con­ti­nuó: se pue­de de­cir al la­do su­yo por­que se pue­de de­cir a su la­do. Y a cos­ta su­ya por­que se pue­de de­cir a su cos­ta. Pe­ro no se pue­de de­cir cer­ca tu­ya por­que no se pue­de de­cir a tu cer­ca. Ni de­trás mía por­que no se pue­de de­cir a mi de­trás. Pam­pi­nea agra­de­ció la lec­ción e iba a dar el ca­so co­mo ce­rra­do cuan­do des­de el fon­do de la sa­la lle­gó una voz: «¿y qué me di­cen us­te­des de la ‘re­la­xing cup of ca­fé con le­che in Pla­za Ma­yor’?» El es­lo­gan con el que la al­cal­de­sa Bo­te­lla ha­bía pre­ten­di­do con­ven­cer al Co­mi­té Olím­pi­co Internacional de las bon­da­des de Ma­drid co­mo se­de de unas olim­pia­das. Es­po­sa por cier­to de aquel po­lí­glo­ta que era ca­paz de ha­blar ca­ta­lán pe­ro so­lo en la in­ti­mi­dad. Dos con­tra dos. Con­se­gui­do el empate téc­ni­co en­tre iz­quier­das y de­re­chas, Pam­pi­nea dio por fi­na­li­za­do el par­ti­do.

Pe­ro Pseu­do­ni­mus no pu­do evi­tar una re­fle­xión ¿Por qué ha­brá paí­ses co­mo Fran­cia en los que no po­de­mos ni ima­gi­nar un presidente de la Re­pú­bli­ca sin un lú­ci­do y flui­do do­mi­nio de su pro­pio idio­ma? Y, por el con­tra­rio, ¿por qué en otros co­mo en USA ese mis­mo do­mi­nio es vis­to con des­con­fian­za per­ci­bién­do­lo co­mo un ins­tru­men­to que ca­pa­ci­ta a quien lo po­see pa­ra en­ga­ñar más fá­cil­men­te a los ciu­da­da­nos? Pseu­do­ni­mus no se su­po con­tes­tar a su pro­pia pre­gun­ta. Pe­ro una co­sa le que­dó muy cla­ra. Siem­pre pre­fe­ri­ría po­lí­ti­cos que, co­mo Ramón Vi­lla­res gus­ta de­cir, «te­ñan li­bros na ca­sa».

Lle­ga­dos a es­te pun­to al­gún lec­tor po­dría pre­gun­tar: ¿Y qué se hi­zo del se­gun­do frag­men­to y de los mo­da­les? Pa­ra sa­ber­lo tendrá que es­pe­rar al pró­xi­mo Za­guán.

www.san­sa­lo­rio.es

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.