Co­las tan gran­des co­mo la ca­te­dral

La es­pe­ra pa­ra en­trar en la ba­sí­li­ca lle­ga a ho­ra y me­dia al me­dio­día

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - SANTIAGO BA­RÓN, I.C.

El au­men­to del tu­ris­mo es mo­ti­vo de ce­le­bra­ción pa­ra el sec­tor hos­te­le­ro y de la res­tau­ra­ción. El in­cre­men­to de los vi­si­tan­tes se tra­du­ce en más gas­to del tu­ris­ta y en más in­gre­sos pa­ra los ne­go­cios, pe­ro tam­bién en más co­las en la zo­na mo­nu­men­tal de Santiago. La ca­pi­tal ga­lle­ga va ca­mino de un ré­cord ab­so­lu­to de pe­re­gri­nos es­te año, y con es­te se­rían seis con­se­cu­ti­vos ba­tien­do marcas. Sin em­bar­go, tam­bién to­ca li­diar con la par­te ne­ga­ti­va de la prin­ci­pal in­dus­tria de la ciu­dad: la es­pe­ra en for­ma de lar­gas co­las. La ca­te­dral es el mo­nu­men­to de Santiago que ge­ne­ra la ma­yor de to­das las fi­las, que en las ho­ras pun­ta, so­bre to­do a las 12.00 ho­ras y al­go me­nos a las 19.30 h., al­can­za los no­ven­ta mi­nu­tos de es­pe­ra. Esas son las ho­ras se­ña­la­das de la mi­sa del pe­re­grino. Las agencias tu­rís­ti­cas re­co­mien­dan a quie­nes desean ac­ce­der al tem­plo pa­ra la pri­me­ra mi­sa del pe­re­grino acu­dir co­mo mí­ni­mo a las 11.00 ho­ras a Pra­te­rías pa­ra así evi­tar la po­si­bi­li­dad, siem­pre real en ju­lio y en agos­to, de que­dar­se fue­ra. La mi­sa de las 19.30 ho­ras re­gis­tra un se­gun­do pi­co de al­ta afluen­cia, aun­que me­nor que el pri­me­ro. Los tu­ris­tas más pre­vi­so­res op­tan por en­trar en la ba­sí­li­ca fue­ra de es­tas ho­ras pun­ta, o bien tem­prano por la ma­ña­na — el tem­plo abre a las 7.00— o a úl­ti­ma ho­ra del día —cie­rra a las 20.30 ho­ras—. En el pa­sa­do la ca­te­dral con­tó con sen­so­res pa­ra con­tro­lar el afo­ro, aun­que aho­ra son so­la­men­te los guar­dias de se­gu­ri­dad quie­nes su­per­vi­san el ac­ce­so, por Pra­te­rías, y la sa­li­da, por Aza­ba­che­ría. En la Ofi­ci­na del Pe­re­grino ase­gu­ran que en lo que lle­va­mos de agos­to to­dos los días se ha cu­bier­to el afo­ro má­xi­mo, que se es­ta­ble­ce en una hor­qui­lla de 1.200 a 1.500 per­so­nas, aun­que des­car­tan to­mar nue­vas me­di­das de control en es­tos mo­men­tos.

Lo que se ha­ce inusual es ver la Ca­te­dral des­bor­da­da tam­bién los días la­bo­ra­bles. En años pa­sa­dos el tem­plo acos­tum­bra­ba a lle­nar­se so­lo en días fes­ti­vos y los fi­nes de se­ma­na, es­pe­cial­men­te en los me­ses de tem­po­ra­da al­ta. Así ocu­rrió, por ejem­plo, en el úl­ti­mo año ju­bi­lar, en el 2010. Pe­ro aho­ra, el rit­mo fre­né­ti­co que día tras día se es­tá re­gis­tran­do en es­te pe­río­do es­ti­val lle­ga a sor­pren­der in­clu­so a los pro­pios vi­si­tan­tes. Es­ta sen­sa­ción la com­par­te Se­gun­do Pérez, deán de la ca­te­dral: «Des­de mi des­pa­cho veo que hay más gen­te fue­ra que den­tro», co­men­ta so­bre unas co­las que es­tos días de má­xi­ma afluen­cia tu­rís­ti­ca son muy con­si­de­ra­bles y que du­ran­te es­te verano tam­bién se han he­cho ha­bi­tua­les fue­ra de las ho­ras re­ser­va­das a las mi­sas del pe­re­grino.

La ma­rea hu­ma­na ser­pen­tea por dis­tin­tas ca­lles se­gún el día, y lo ha­ce al rit­mo de los pri­me­ros en guar­dar si­tio en la co­la. Unas ve­ces avan­za por A Quin­ta­na has­ta do­blar la es­qui­na con el con­ven­to de San Paio, otros se aden­tra por la rúa da Con­ga y, en oca­sio­nes, se des­vía por el Vi­lar. Los da­tos de lle­ga­das de pe­re­gri­nos son elo­cuen­tes: en ju­lio se se­lla­ron 47.470 com­pos­te­las y en agos­to se su­pe­rarán las 50.000.

C. VI­LLA­VER­DE

Lar­gas fi­las en A Quin­ta­na pa­ra en­trar en la ca­te­dral ayer, pa­sa­das las do­ce del me­dio­día, con la mi­sa del pe­re­grino ya co­men­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.