Ca­mino a Los Milagros

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - ISAAC PEDROUZO

An­te la fal­ta de va­ca­cio­nes re­gu­la­das que te­ne­mos los au­tó­no­mos, desa­rro­llé una pa­sión ex­tra­ña por pa­sar­me los me­ses de ca­lor abra­za­do al so­fá con las per­sia­nas ba­ja­das del to­do y de­vo­ran­do te­le­fil­mes de me­dio­día. Verano en el sa­lón. Pe­ro uno no pue­de es­con­der­se ni es­ca­par de esas si­tua­cio­nes for­tui­tas ca­pa­ces de en­ve­je­cer­te de gol­pe. Las que no ves ve­nir.

Me hice vie­jo de ma­ne­ra pro­gre­si­va, sin guion ni pe­rio­di­ci­dad. Me con­ver­tí en se­ñor 10 ve­ces, una por ca­da ca­na que me sa­lió en el be­llo pú­bi­co.

En­ve­je­cí de gol­pe la no­che que ella me in­vi­tó a ha­cer el ca­mino de Los Milagros, una pe­re­gri­na­ción re­li­gio­sa que la ju­ven­tud apro­ve­cha pa­ra lle­nar las mo­chi­las de al­cohol ba­ra­to y ta­ba­co de la ri­sa que sa­cie la sed y com­ba­ta el abu­rri­mien­to du­ran­te 28 ki­ló­me­tros. Acep­té es­pe­ran­do que mi fal­ta de fe en lo ca­tó­li­co hi­cie­se ge­ne­ro­so a Dios y le die­ra un vuel­co a la desas­tro­sa tra­yec­to­ria amo­ro­sa que ca­mi­na­ba de­trás de mí.

Re­sul­tó que an­dar no era lo mío. Pe­ro el vod­ka me ha­cía des­ta­car en ale­gría. Fui pa­ran­do en to­dos los pues­tos de avi­tua­lla­mien­to im­pro­vi­sa­dos que los es­tu­dian­tes de se­gun­do cur­so mon­ta­ban so­bre la mar­cha.

Ella, mu­cho más atlé­ti­ca que yo, op­tó por el pa­so li­ge­ro co­mo si su ci­ta con el di­vino en la mi­sa de la ma­ña­na fue­se una cues­tión de vi­da o muerte, por lo que yo cal­mé en ve­lo­ci­dad y fuer­za de vo­lun­tad se­du­ci­do por las ri­sas, el hu­mo y el al­cohol. Mi plan era re­unir­me con ella una vez que to­do el mun­do lle­ga­se a la me­ta de la ca­rre­ra.

Tras ocho ho­ras de ca­mino en­tra­mos en un po­li­de­por­ti­vo que el ayun­ta­mien­to ha­bía ce­di­do a mo­do de al­ber­gue pa­ra que los más de­vo­tos pu­die­sen dor­mir unas ho­ras an­tes de la ce­re­mo­nia ecle­siás­ti­ca, pe­ro ni el ali­vio del ca­llo que por fin re­vien­ta nos de­ja­ría con­ci­liar el sue­ño. Un ra­dio­cas­set­te con Skap te­nía su cul­pa

Me acer­qué tra­zan­do una lí­nea rec­ta ima­gi­na­ria ha­cia el sa­co de dor­mir don­de ella tra­ta­ba de leer un li­bro mien­tras ca­be­cea­ba con mi dis­cur­so im­ba­ti­ble me­mo­ri­za­do. Me sen­té a su la­do y al tra­tar de pro­nun­ciar la pri­me­ra fra­se el vó­mi­to so­bre sus pies ha­bló por mí. Sen­ten­cié aquel sep­tiem­bre y vol­ví a los te­le­fil­mes con­ver­ti­do ya en un se­ñor. Día gran­de en las fies­tas de la Ma­ru­xai­na en el lu­gar de San Ci­prián, en el mu­ni­ci­pio de Cer­vo. A lo lar­go de la ma­ña­na ha­brá pa­sa­ca­lles a car­go de cua­tro cha­ran­gas y de los gai­tei­ros de la zo­na. Los ni­ños po­drán par­ti­ci­par en el ta­ller de redeiras a par­tir de las 11.00 ho­ras. Por la tar­de, so­bre las 19.00, se rea­li­za­rán jue­gos po­pu­la­res en las pla­yas. Y a la no­che se pro­du­ci­rá el de­sem­bar­co da Ma­ru­xai­na, a las 23.00, se­gui­do del xuízo po­pu­lar. Ade­más, a me­dia­no­che los asis­ten­tes al fes­te­jo po­drán par­ti­ci­par en la quei­ma­da po­pu­lar. Fi­nal­men­te ha­brá una ver­be­na con las or­ques­tas Iris y Tro­va Mu­si­cal.

La apli­ca­ción «An­ti Mos­qui­to»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.