¡Una mí­se­ra sar­di­na!

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Relatos De Verán -

Des­de el du­ro pa­vi­men­to del mue­lle, una mí­se­ra sar­di­na me mi­ra­ba bo­quia­bier­ta.

Ha­bía ter­mi­na­do la subas­ta y se­gu­ra­men­te se ha­bía caí­do de una de las ca­jas. Evi­den­te­men­te no me mi­ra­ba, por­que sus ojos, co­mo el res­to de su es­cuá­li­do cuer­pe­ci­llo, lle­va­ban bas­tan­tes ho­ras muer­tos. Pen­sé có­mo ha­bría si­do su vi­da en las pro­ce­lo­sas aguas del Can­tá­bri­co: na­dan­do en un ban­co, más o me­nos gran­de, a mer­ced de las co­rrien­tes ma­ri­nas y los de­pre­da­do­res. Cuán­tas ve­ces ha­bría sen­ti­do pa­vor al acer­car­se un enor­me pez con an­sias de de­vo­rar­la jun­to a sus com­pa­ñe­ras. Cuán­tas la fuer­za del vien­to agi­ta­ría las aguas vol­vién­do­las tur­bias, im­pi­dién­do­le ver ha­cía dón­de se di­ri­gía el res­to de las sar­di­nas, con el te­ma de que­dar so­las en me­dio del océano.

Pe­ro sin du­da to­do es­to no fue na­da com­pa­ra­do con la os­cu­ri­dad que se cer­nió so­bre ella cuan­do el pe­que­ño se apro­xi­mó y una gi­gan­tes­ca red la apre­só, es­tru­ján­do­la jun­to a sus com­pa­ñe­ras. Y ya so­bre la cu­bier­ta del bar­co, su len­ta ago­nía: las bran­quias abrién­do­se y ce­rrán­do­se com­pul­si­va­men­te, la co­la sa­cu­dién­do­se de for­ma es­po­rá­di­ca, y aho­ra sí, los ojos abrién­do­se des­me­su­ra­da­men­te mien­tras da­ba las úl­ti­mas bo­quea­das.

La re­co­gí del sue­lo, su piel es­ca­mo­sa y fría res­ba­lan­do en­tre mis de­dos y la de­vol­ví al mar, co­mo quien en­tre­ga a la tie­rra a un ser que­ri­do.

MARÍA VIC­TO­RIA VIEIRO ALLER 64 años. A Co­ru­ña. Maes­tra ju­bi­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.