Di­ver­si­dad uni­for­me

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Pa­co Sánchez

He leí­do los diez fo­lios del me­mo­ran­do que le ha cos­ta­do su pues­to de tra­ba­jo en Goo­gle a Ja­mes Da­mo­re. Es­pe­ra­ba un es­cri­to bron­co y mi­li­tan­te, pe­ro me he en­con­tra­do con un tex­to bien es­cri­to, ra­zo­na­ble y ma­ti­za­do en el que no aca­bo de des­cu­brir un ápi­ce de se­xis­mo, a no ser que se en­tien­da por tal al­go que pa­re­ce de sen­ti­do co­mún: que hom­bres y mu­je­res so­mos dis­tin­tos. Gra­cias a Dios, por­que si no, es­te mun­do se­ría te­rri­ble­men­te abu­rri­do. Ima­gí­nen­se el ho­rror de un mun­do en el que so­lo exis­tie­ra la sen­si­bi­li­dad fe­me­ni­na o, peor in­clu­so, la de un mun­do en el que so­lo exis­tie­ra la sen­si­bi­li­dad mas­cu­li­na. El pro­ble­ma del in­for­me de Da­mo­re no ra­di­ca tan­to en su pre­ten­di­do se­xis­mo —él mis­mo se de­cla­ra par­ti­da­rio de la di­ver­si­dad—, sino en que cri­ti­ca la ten­den­cia a asu­mir de­ter­mi­na­dos ti­pos de pre­jui­cios —que ca­li­fi­ca de iz­quier­dis­tas— y a si­len­ciar cual­quier opi­nión que, in­clu­so de le­jos, se opon­ga a ellos, lo que de­ri­va en una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va au­to­ri­ta­ria en la que, de he­cho, las po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras que­dan ex­clui­das co­mo si no tu­vie­ran na­da que apor­tar.

Me te­mo que es­to es lo que más ha do­li­do del in­for­me y la prin­ci­pal ra­zón de su des­pi­do, aun­que él se con­fie­se li­be­ral. Qui­zá Da­mo­re sea in­jus­to y el am­bien­te de Goo­gle no res­pon­da a los es­tán­da­res que des­cri­be. Aho­ra, pe­se a tra­tar­se de un in­for­me in­terno y del que se des­pren­de un afán inequí­vo­co por me­jo­rar la em­pre­sa, Da­mo­re ha si­do des­pe­di­do en un ac­to que di­ce mu­cho de la po­ca di­ver­si­dad que se acep­ta, re­du­ci­da a un con­cep­to ne­ga­ti­vo: re­pre­sen­ta­ción de no blan­cos, de no va­ro­nes y de no con­ser­va­do­res, sin que im­por­te su con­tra­rio: la au­sen­cia de blan­cos, de va­ro­nes o de con­ser­va­do­res.

Un re­por­te­ro y un di­bu­jan­te guían al lec­tor por una con­ser­ve­ra pa­ra mos­trar­le qué hay tras esa pes­te que de­be de ser co­mo la de una «gran fri­tu­ra de al­mas per­di­das»

Tres de los gra­ba­dos de Cortés que ilus­tra­ban el re­por­ta­je. Arri­ba, «Ra­pan­do pes­ca­di­lla» y «Los la­te­ros». Aba­jo, «El fri­to en las pai­las».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.