La jo­ven de Poio que sube al cie­lo con Juan Ma­gán

Cam­peo­na ga­lle­ga de gim­na­sia rít­mi­ca, aho­ra ha­ce nú­me­ros aé­reos en los más di­ver­sos es­pec­tácu­los

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MARÍA HER­MI­DA

Ta­tia­na Fon­ten­la Gar­cía, a sus 19 años, es­tá vi­vien­do un verano que nun­ca ha­bía ima­gi­na­do. En reali­dad, su vi­da dio un gi­ro im­por­tan­te en fe­bre­ro de es­te mis­mo año. ¿Qué le ocu­rrió? Al­guien le di­jo que la com­pa­ñía pon­te­ve­dre­sa Pa­blo Mén­dez Per­for­man­ce, esa mis­ma que via­ja por nu­me­ro­sos paí­ses ha­cien­do es­pec­tácu­los ca­da vez más vis­to­sos, bus­ca­ba ar­tis­tas. Y que qui­zás ella tu­vie­se ca­bi­da ahí. Di­cho y he­cho: pre­pa­ró un bai­le con mú­si­ca de Ade­le, se pre­sen­tó a una en­tre­vis­ta con la co­reo­gra­fía bien en­sa­ya­da y aca­bó con un con­tra­to bajo el bra­zo. Des­de en­ton­ces, su día a día es si­nó­ni­mo de en­tre­na­mien­to, apren­di­za­je, so­bre to­do de acro­ba­cias aé­reas y, có­mo no, de ac­tua­cio­nes. Con­tes­ta a la en­tre­vis­ta por te­lé­fono, des­de Va­len­cia, don­de par­ti­ci­pa en el fes­ti­val Me­du­sa Sunbeach. En es­tos me­ses, ya subió a los cie­los con sus pi­rue­tas al la­do de ar­tis­tas co­mo Juan Ma­gán, que vol­ve­rá a con­tar con ella y con el res­to de la com­pa­ñía pa­ra el con­cier­to del lu­nes en Pontevedra. ¿Có­mo es po­si­ble que en unos me­ses lle­ga­se a for­mar par­te de es­pec­tácu­los de ni­vel? La res­pues­ta es­tá en lo que hi­zo an­tes del mes de fe­bre­ro. En que ella es, so­bre to­do y an­te to­do, una gim­nas­ta.

Em­pe­za­mos por la in­fan­cia. Ta­tia­na, que es de Poio, es­ta­ba em­pe­ña­da des­de pe­que­ña en que la lle­va­sen a cla­ses de gim­na­sia rít­mi­ca. Pe­ro no lo con­si­guió has­ta los diez años, cuan­do en­tró en el club As Tris­cas de Pontevedra. En­ton­ces, des­cu­brió que, tal y co­mo ella so­ña­ba, aque­llo era lo que le gus­ta­ba ha­cer. Y, en­ci­ma, des­cu­brió tam­bién que se le da­ba bien. Así que nun­ca de­jó de prac­ti­car. Ni si­quie­ra aho­ra, cuan­do an­da con el tiem­po jus­to y la vi­da nómada pro­pia de cual- Ta­tia­na Fon­ten­la, en uno de los nú­me­ros que ha­ce con la com­pa­ñía pa­ra la que tra­ba­ja. quier ar­tis­ta. Cuen­ta con son­ri­sa que es­te año que­dó cam­peo­na ga­lle­ga tan­to en la ca­te­go­ría in­di­vi­dual co­mo en la de equi­pos en un cam­peo­na­to ce­le­bra­do en Ri­ba­deo. «La ver­dad es que fue muy bo­ni­to», re­cuer­da.

Di­ce que la gim­na­sia fue la ba­se pa­ra en­trar en la com­pa­ñía.

Uno le pre­gun­ta si, en­ton­ces, es­tá sa­tis­fe­cha de ha­ber tra­ba­ja­do du­ro des­de pe­que­ña con lar­gos en­tre­na­mien­tos. Y ella res­pon­de: «De eso sí, de otras co­sas no tan­to». Hay que pre­gun­tar­le más, cla­ro es­tá, pa­ra acla­rar esa du­da que de­ja en el ai­re. En­ton­ces, ex­pli­ca que su asig­na­tu­ra pen­dien­te son los es­tu­dios. No es­con­de que pa­só por una eta­pa di­fí­cil y que, pe­se a la in­sis­ten­cia de su fa­mi­lia, la ESO se le atra­ve­só.

Los es­tu­dios, en su men­te

Pa­ra tran­qui­li­dad de su en­torno, so­bre to­do de sus cua­tro her­ma­nos ma­yo­res, que re­co­no­ce que le re­ñían en vano cuan­do no es­tu­dia­ba, pro­me­te que, más allá de su vi­da de ar­tis­ta, ter­mi­na­rá la se­cun­da­ria. «Sí, ten­go que ha­cer­lo. To­dos mis her­ma­nos estudiaron y, aun­que yo siem­pre les di­go que yo soy la ar­tis­ta de la fa­mi­lia, re­co­noz­co que los es­tu­dios

son im­por­tan­tes y que en ese as­pec­to no lo hice bien. Pe­ro esa eta­pa se aca­bó y cla­ro que ten­go que es­tu­diar».

Lue­go, cuen­ta tam­bién que se sin­tió to­tal­men­te apo­ya­da por su fa­mi­lia cuan­do ini­ció su an­da­du­ra en la com­pa­ñía. De sus com­pa­ñe­ros de es­pec­tácu­los so­la­men­te pro­nun­cia elo­gios. In­di­ca que le en­se­ña­ron a com­ple­men­tar la gim­na­sia con ejer­ci­cios de to­do ti­po y que ac­tual­men­te pue­de ha­cer des­de un nú­me­ro con­ver­ti­da en ro­bot a co­pro­ta­go­ni­zar uno de esos es­pec­tácu­los de acro­ba­cias aé­reas que le qui­tan el hi­po al res­pe­ta­ble. ¿No le da mie­do? «Re­co­noz­co que la pri­me­ra vez que me vi arri­ba pues me en­tró al­go en el cuer­po, pe­ro lue­go ya no. Se ha­ce to­do con me­di­das de se­gu­ri­dad y es­tá muy en­sa­ya­do», cuen­ta. Le ha­ce es­pe­cial ilu­sión ac­tuar el lu­nes en Pontevedra. Es­pe­ra ver en el pú­bli­co a per­so- nas que­ri­das. Aun­que se­rá di­fí­cil que la re­co­noz­can a ella, por­que la ca­rac­te­ri­za­ción que sue­le lle­var en­ci­ma es de aú­pa. Se la pue­de ver con zan­cos gi­gan­tes­cos, con una más­ca­ra de ma­qui­lla­je... «ha­ce­mos de to­do», se­ña­la con unas pa­la­bras que sue­le re­pe­tir bas­tan­te Pa­blo Mén­dez, el je­fe de la com­pa­ñía, del que di­ce que es «muy per­fec­cio­nis­ta». De he­cho, Ta­tia­na ase­gu­ra que se ve re­fle­ja­do en su ca­rác­ter: «A mí tam­bién me gus­ta que los nú­me­ros me sal­gan per­fec­tos».

La con­ver­sa­ción avan­za mien­tras Ta­tia­na cuen­ta que le to­ca desa­yu­nar y po­ner­se en mar­cha pa­ra una nue­va ac­tua­ción en Va­len­cia. Uno le pre­gun­ta si tie­ne que cui­dar­se. Di­ce que pro­cu­ra no co­mer dul­ces. El res­to, con el ta­jín que lle­va en­ci­ma, es­tá per­mi­ti­do. En cuan­to ter­mi­ne el fes­ti­val va­len­ciano, a Pontevedra. A su­bir a los cie­los con Juan Ma­gán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.