El pa­pel mo­ne­da, en vías de ex­tin­ción

La tar­je­ta ya se usa el tri­ple pa­ra pa­gar en co­mer­cios que pa­ra re­ti­rar efec­ti­vo en los ca­je­ros

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - ANA BALSEIRO

El ges­to de sa­car el te­lé­fono y acer­car­lo al da­tá­fono pa­ra pa­gar la com­pra en el su­per­mer­ca­do ha de­ja­do de ser in­só­li­to pa­ra con­ver­tir­se al­go ca­si tan ha­bi­tual co­mo usar la tar­je­ta de cré­di­to. Más de tres mi­llo­nes de clien­tes del BBVA, por ejem­plo, se re­la­cio­nan con el ban­co so­lo a tra­vés del mó­vil (30 % más que en di­ciem­bre), mien­tras que en lo que va de año Aban­ca ha vis­to in­cre­men­tar­se un 48 % las ope­ra­cio­nes a tra­vés de es­te dis­po­si­ti­vo.

La irrup­ción de la tec­no­lo­gía en las fi­nan­zas do­més­ti­cas es­tá trans­for­man­do los há­bi­tos de los ciu­da­da­nos, has­ta el pun­to de que el efec­ti­vo es­tá ce­dien­do la co­ro­na a las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas. Así lo con­fir­ma, por ejem­plo, la es­ta­dís­ti­ca del Ban­co de Es­pa­ña so­bre sis­te­mas de pa­go, que re­co­ge que du­ran­te el 2016 las tar­je­tas se usa­ron más del tri­ple pa­ra ha­cer com­pras que pa­ra sa­car efec­ti­vo de los ca­je­ros.

De he­cho, du­ran­te el pa­sa­do año se con­ta­bi­li­za­ron ca­si 3.046 mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes de com­pras a tra­vés de los ter­mi­na­les de pun­to de ven­ta (TPV) de los ne­go­cios (tien­das, res­tau­ran­tes...), un 13,5 % más que en el ejer­ci­cio an­te­rior y na­da me­nos que 23 ve­ces más que el in­cre­men­to que en el mis­mo pe­río­do ex­pe­ri­men­ta­ron las re­ti­ra­das de efec­ti­vo rea­li­za­das en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos (924 mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes, lo que su­po­ne una subida del 0,58 % in­ter­anual).

Y si el nú­me­ro de pa­gos elec­tró­ni­cos fue ma­yor, tam­bién lo fue su im­por­te, com­pa­ra­do con el efec­ti­vo dis­pues­to, ya que mien­tras que el pri­me­ro su­mó 124.406 mi­llo­nes de eu­ros (un 10,75 % in­ter­anual más), el me­tá­li­co re­ti­ra­do de ca­je­ros se que­dó en 118.275, me­nos de un 3 % de cre­ci­mien­to.

La ten­den­cia vuel­ve a re­pe­tir­se es­te año en lo que a nú­me­ro de pa­gos a tra­vés de TPV se re­fie­re, ya que —se­gún la mis­ma es­ta­dís­ti­ca ofi­cial— en el pri­mer tri­mes­tre se con­ta­bi­li­za­ron ca­si 777.500 ope­ra­cio­nes, un 13 % más que en­tre enero y mar­zo del 2016. Por con­tra, las re­ti­ra­das de efec­ti­vo no avan­za­ron ni si­quie­ra un 1 %, que­dán­do­se en 215.506, es de­cir, tres ve­ces y me­dia me­nos que los abo­nos con da­tá­fono.

Tam­bién las cuan­tías que se mo­vie­ron en pa­gos elec­tró­ni­cos fue­ron su­pe­rio­res en el tri­mes­tre a las re­ti­ra­das del ca­je­ro, pues

en el pri­mer ca­so re­ba­sa­ron los 30.300 mi­llo­nes de eu­ros (un 9 % más in­ter­anual) y en el se­gun­do se que­da­ron 3.000 mi­llo­nes por de­ba­jo, en 27.387 mi­llo­nes. El in­cre­men­to por­cen­tual del di­ne­ro dis­pues­to en me­tá­li­co fue del 2,95 %, es de­cir, que las com­pras con tar­je­ta se dis­pa­ra­ron, de nue­vo, el tri­ple.

En el 2002 los pa­gos elec­tró­ni­cos no lle­ga­ban al mi­llón de ope­ra­cio­nes, y des­de en­ton­ces no han de­ja­do de cre­cer, re­gis­tran­do en el 2007 su ma­yor in­cre­men­to por­cen­tual, de ca­si el 16,5 %. Tras el fre­na­zo de la cri­sis —en el 2012 ape­nas subie­ron

el 0,83 %—, el pa­sa­do año re­cu­pe­ra­ron el do­ble dí­gi­to.

Tar­je­tas de cré­di­to, im­pa­ra­bles

Los con­su­mi­do­res es­tán abra­zan­do el di­ne­ro «de plás­ti­co» y dán­do­le pro­gre­si­va­men­te la es­pal­da al di­ne­ro «en pa­pel». En el pri­mer tri­mes­tre del año ha­bía en cir­cu­la­ción en Es­pa­ña ca­si 76 mi­llo­nes de tar­je­tas ban­ca­rias, de las que ca­si 50 eran de cré­di­to y los 26 res­tan­tes de dé­bi­to.

De he­cho, la pro­por­ción se ha in­ver­ti­do pau­la­ti­na­men­te des­de el 2000, y los plás­ti­cos de dé­bi­to han pa­sa­do el tes­ti­go a los de cré­di­to, cu­yo cre­ci­mien­to in­ter­anual has­ta mar­zo ca­si cua­dru­pli­ca­ba el de los pri­me­ros. La ex­pli­ca­ción es­tá, prin­ci­pal­men­te, en la es­tra­te­gia co­mer­cial de la ban­ca: da­do sus es­tre­chos már­ge­nes, de­bi­do a los ti­pos ce­ro, co­lo­can pre­fe­ren­te­men­te a sus clien­tes tar­je­tas de cré­di­to, por las que

co­bran co­mi­sio­nes —aun­que el pri­mer año, co­mo re­cla­mo, sue­lan ser gra­tis— y tam­bién pue­den car­gar in­tere­ses si el clien­te apla­za los pa­gos.

Fren­te al as­cen­so de las nue­vas for­mas de pa­go, es­tá men­guan­do el par­que de ca­je­ros au­to­má­ti­cos que, le­jos de los in­cre­men­tos (por en­ci­ma del 6 %) del arran­que del si­glo, en el es­treno del 2017 ca­yó ca­si un 2 %, has­ta los 49.382. Por con­tra, el nú­me­ro de TPV avan­zó un 5,4 %, re­ba­san­do los 1,7 mi­llo­nes.

Otro in­di­ca­dor de que los há­bi­tos es­tán cam­bian­do irre­ver­si­ble­men­te es el re­si­dual uso de los che­ques, que has­ta ju­nio ape­nas su­pu­sie­ron el 2,41 % de las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das, mien­tras que la par­te del león de las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas (ca­si el 68 %) co­rres­pon­die­ron a pa­gos do­mi­ci­lia­dos, se­gui­dos de trans­fe­ren­cias (ca­si el 30 %).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.