Los cla­nes ga­lle­gos de la co­ca apues­tan por con­te­ne­do­res fren­te a los bar­cos

So­lo al­go más del 8 % de las aprehen­sio­nes de es­ta dro­ga han si­do en em­bar­ca­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

En el 2015, la ma­yor par­te de las aprehen­sio­nes de co­caí­na se pro­du­je­ron en em­bar­ca­cio­nes que se ha­lla­ban en el mar. Ape­nas do­ce me­ses des­pués, es­tos de­co­mi­sos ape­nas han su­pe­ra­do el 8 % del to­tal. Y co­mo con­tra­par­ti­da, en el 2016, «los puer­tos se han con­ver­ti­do en el lu­gar pre­do­mi­nan­te de en­tra­da de co­caí­na en Es­pa­ña», de tal mo­do que «más de la mi­tad fue trans­por­ta­da uti­li­zan­do con­te­ne­do­res ma­rí­ti­mos, ocul­ta en­tre la mer­can­cía o uti­li­zan­do el mé­to­do del gan­cho cie­go o rip-off (ni el re­mi­ten­te ni el des­ti­na­ta­rio son cons­cien­tes del trans­por­te ilí­ci­to)».

En el seno de la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal tie­nen cla­ro que se ha­bría pro­du­ci­do una cier­ta va­ria­ción en la es­tra­te­gia de los cla­nes ga­lle­gos de la dro­ga a la ho­ra de tra­tar de bur­lar el con­trol del li­to­ral. «Se pue­de con­cluir que las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les es­tán uti­li­zan­do el con­te­ne­dor co­mo me­dio de in­tro­duc­ción prin­ci­pal, tan­to en Es­pa­ña co­mo en Eu­ro­pa», con­fir­ma un in­for­me del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, al tiem­po que pre­ci­sa que en los de­co­mi­sos de es­ta dro­ga se es­tá ob­ser­van­do una ten­den­cia a la ba­ja —el pa­sa­do año el des­cen­so fue del 28 %—.

De igual mo­do, pa­re­ce con­fir­mar­se el he­cho de que la pre­sión so­bre las prin­ci­pa­les dár­se­nas pon­te­ve­dre­sas —Ma­rín y Vi­go— es­tá es­po­lean­do a los nar­cos ga­lle­gos a bus­car otras vías de en­tra­da pa­ra los ali­jos. De es­te mo­do, fuen­tes po­li­cia­les pre­ci­san que es­to ex­pli­ca que sean Cá­diz y Va­len­cia don­de se han in­ter­ve- ni­do las ma­yo­res can­ti­da­des de co­caí­na, al­go más de cua­tro to­ne­la­das en la pri­me­ra de es­tas pro­vin­cias y más de tres y me­dia en la se­gun­da. «En al­gu­nas de es­tas ope­ra­cio­nes han si­do arres­ta­dos ga­lle­gos, lo que ex­pli­ca la di­ver­si­fi­ca­ción de al­gu­nas de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes», aña­den.

Cu­rio­sa­men­te, la Fis­ca­lía An­ti­dro­ga de Pon­te­ve­dra y el Mi­nis­te­rio del In­te­rior di­fie­ren a la ho­ra de ana­li­zar el pa­pel de es­ta pro­vin­cia en el mar­co del nar­co­trá­fi­co in­ter­na­cio­nal. Así, mien­tras el mi­nis­te­rio pú­bli­co en­tien­de que la pro­vin­cia «se re­ve­la­ría co­mo una de las vías de en­tra­da de co­caí­na en nues­tro país», In­te­rior con­si­de­ra que, da­do que «Es­pa­ña es el país que más can­ti­dad aprehen­de y en can­ti­da­des su­pe­rio­res al res­to de paí­ses eu­ro­peos», se­ría «el mu­ro de con­ten­ción de la Unión Eu­ro­pea».

Lo cier­to es que en el pa­sa­do año fue­ron de­co­mi­sa­dos un to­tal de 15.629 ki­los de es­ta sus­tan­cia es­tu­pe­fa­cien­te —es­ta ci­fra di­fie­re ya no so­lo de los 21.621 ki­los del 2015, sino de los 26.701 in­ter­cep­ta­dos en el 2013—. Aun­que la ma­yor par­te si­gue pro­ce­dien­do de Amé­ri­ca del Sur, «ca­da vez to­ma ma­yor im­por­tan­cia Cen­troa­mé­ri­ca co­mo pun­to de trán­si­to».

Otras dro­gas

En to­do ca­so, la co­caí­na no es, ni mu­cho me­nos, la dro­ga con una ma­yor pe­ne­tra­ción en te­rri­to­rio na­cio­nal. Las más de 324 to­ne­la­das in­cau­ta­das en el 2016 si­túan, un año más, al ha­chís al fren­te de es­te rán­king, y se es­ti­ma que anual­men­te se in­ter­vie­nen en Es­pa­ña más del 75 % de los ali­jos in­ter­ve­ni­dos en la Unión Eu­ro­pea y la mi­tad en el mun­do.

Mien­tras la Fis­ca­lía si­túa a Pon­te­ve­dra co­mo puer­ta de en­tra­da de la co­ca, que «des­pués [es] dis­tri­bui­da a otras re­gio­nes», con­si­de­ra que la pro­vin­cia, y por ex­ten­sión la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, «se pre­sen­ta co­mo un re­cep­tor más de las par­ti­das in­tro­du­ci­das en Es­pa­ña a tra­vés de otros lu­ga­res». En es­te pun­to, An­da­lu­cía «es la co­mu­ni­dad don­de más can­ti­dad se aprehen­de de­bi­do a la cer­ca­nía con Ma­rrue­cos», pre­ci­san des­de In­te­rior.

En el in­for­me mi­nis­te­rial, Pon­te­ve­dra es re­se­ña­da co­mo la pro­vin­cia don­de más he­roí­na se in­ter­vino el pa­sa­do año, «don­de se han lle­ga­do a in­cau­tar 91 ki­los». En to­do ca­so, es Ca­ta­lu­ña la re­gión es­pa­ño­la que pre­sen­ta una ma­yor pro­ble­má­ti­ca con res­pec­to a una dro­ga de la que la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal in­ter­cep­ta­ron una se­rie de par­ti­das que su­ma­ban 253 ki­los, tres me­nos que en el 2015.

Y si el ha­chís que se con­su­me en Eu­ro­pa pro­ce­de ma­yor­men­te de Ma­rrue­cos, el ori­gen de la he­roí­na se en­cuen­tra en el opio cul­ti­va­do en Af­ga­nis­tán. «Paí­ses Ba­jos es el país de pro­ce­den­cia de la ma­yor par­te de la he­roí­na que se in­tro­du­ce en Es­pa­ña —en el 2016 se in­cau­ta­ron al­go más de ochen­ta ki­los con es­te ori­gen—. La ac­tua­ción de ma­yor cuan­tía se pro­du­jo en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, don­de se in­ter­vi­nie­ron 56 ki­los». Fue en el trans­cur­so de una in­ves­ti­ga­ción de la Udy­co que per­mi­tió des­ar­ti­cu­lar un red his­pano-al­ba­ne­sa que im­por­ta­ban los es­tu­pe­fa­cien­tes des­de Ho­lan­da ocul­tos en un Pors­che Ca­yen­ne.

En cuan­to a otras dro­gas, los de­co­mi­sos de éx­ta­sis o MDMA «han ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to su­pe­rior al 150% con res­pec­to al año an­te­rior» —el 2016 se ce­rró con el co­mi­so de 346.848 pas­ti­llas fren­te a las 134.063 del 2015—, mien­tras que tam­bién han cre­ci­do los de an­fe­ta­mi­na en pol­vo o speed. Si el pa­sa­do año se pu­sie­ron a buen re­cau­do 355 ki­los de es­ta dro­ga, do­ce me­ses an­tes ha­bían si­do 209 ki­los.

MÓ­NI­CA FERREIRÓS

Ima­gen de archivo de un bar­co que atra­có en el puer­to de Ma­rín con con­te­ne­do­res en los que se ha­lló dro­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.