El olor de los gra­ves fue­gos de Por­tu­gal se de­ja sen­tir en zo­nas del sur de Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

El fue­go es­tá ha­cien­do de las su­yas es­te ve­rano en Por­tu­gal. Des­pués de la tra­ge­dia de Pe­dró­gão Gran­de el pa­sa­do mes de ju­nio, en la que pe­re­cie­ron 61 per­so­nas, el país ha per­ma­ne­ci­do en aler­ta en las úl­ti­mas ho­ras a con­se­cuen­cia de una nue­va olea­da de in­cen­dios que se ha de­ja­do sen­tir en dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía lu­sa. Tal ha si­do la gra­ve­dad que el olor de las lla­mas se de­jó sen­tir ayer en dis­tin­tos pun­tos del sur de Ga­li­cia.

Por for­tu­na, el más gra­ve de los fue­gos, el re­gis­tra­do en Abran­tes y que du­ran­te tres días obli­gó a des­ple­gar un gran dis­po­si­ti­vo en la zo­na cen­tro de Por­tu­gal, fue con­tro­la­do al me­dio­día de ayer. Más de me­dio mi­llar de bom­be­ros apo­ya­dos por 183 me­dios te­rres­tres y tres aé­reos per­ma­ne­cían en la zo­na pa­ra evi­tar que el fue­go se reac­ti­va­se.

Pa­ra apo­yar el com­ba­te de las lla­mas, las au­to­ri­da­des lu­sas con­ta­ron con la ayu­da de un avión ma­rro­quí y dos ae­ro­na­ves pro­ce­den­tes de Es­pa­ña. Tras el con­trol de es­te in­cen­dio, con­si­de­ra­do el más gra­ve de la tem­po­ra­da es­ti­val des­pués del de Pe­dró­gão Gran­de, ayer aún per­ma­ne­cían ac­ti­vos cua­tro fo­cos en to­do el país, aun­que de di­men­sio­nes mu­cho me­no­res.

Una jor­na­da de ré­cord

El que con­cen­tra más me­dios es el que afec­ta al tér­mino mu­ni­ci­pal de Pó­voa de Lan­ho­so, en el dis­tri­to de Bra­ga (al nor­te del país), don­de tra­ba­jan 60 bom­be­ros apo­ya­dos por 15 me­dios te­rres­tres y uno aé­reo. El in­cre­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras y los fuer­tes vien­tos re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos días pro­vo­ca­ron que el vier­nes se ba­tie­ra el ré­cord de fue­gos re­gis­tra­dos en un so­lo día, con un to­tal de 220 in­ci­den­cias.

Por otro la­do, el pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal, An­tó­nio Cos­ta, se­ña­ló ayer a la ope­ra­do­ra lu­sa Por­tu­gal Te­le­com (PT) co­mo res­pon­sa­ble de los po­lé­mi­cos fa­llos de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te el in­cen­dio de Pe­dró­gão Gran­de que pro­vo­ca­ron des­coor­di­na­ción en­tre las au­to­ri­da­des pa­ra res­pon­der a la tra­ge­dia. «Lo que fa­lló fue que gran par­te de aque­lla red (co­no­ci­da co­mo SIRESP) se asien­ta so­bre la red fi­ja de PT; la red fi­ja de PT se sus­ten­ta en ca­bles aé­reos que ob­via­men­te, en una zo­na fo­res­tal que es­tá ar­dien­do, tam­bién ar­den. Y por lo tan­to co­lap­san las co­mu­ni­ca­cio­nes», de­cla­ró Cos­ta en una en­tre­vis­ta al se­ma­na­rio lu­so Ex­pres­so.

Las con­clu­sio­nes del pri­mer mi­nis­tro son con­tun­den­tes con res­pec­to al pa­pel que ju­gó PT, que de­bió, sos­tie­ne, ha­ber sus­ti­tui­do ha­ce tiem­po es­tos ca­bles aé­reos por sis­te­mas sub­te­rrá­neos, lo que ha­bría evi­ta­do los fa­llos en la coor­di­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.