Con­fun­den con­cep­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Es­ta se­ma­na ha sur­gi­do la no­ti­cia, ma­ti­za­da lue­go, de que el con­ce­llo de Pon­tea­reas ha­bía apro­ba­do abo­nar a su per­so­nal un plus de asis­ten­cia. El his­tó­ri­co plus, o com­ple­men­to de asis­ten­cia, pa­re­ce que me­nos­pre­cia al tra­ba­ja­dor, pues da la sen­sa­ción de que de cual­quier for­ma va a co­brar y que por ir a tra­ba­jar, co­bra más, de ahí la po­lé­mi­ca. El sa­la­rio se com­po­ne de suel­do ba­se y com­ple­men­tos sa­la­ria­les. En­tre es­tos es­tán los que pri­man la ca­li­dad y can­ti­dad de tra­ba­jo, uno de ellos es el de asis­ten­cia. En reali­dad lo que tra­ta es de con­tra­rres­tar el ab­sen­tis­mo la­bo­ral. Es­te es una la­cra en nues­tro sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les, pues las ci­fras de ab­sen­tis­mo tra­di­cio­na­les en Es­pa­ña siem­pre su­pe­raron el 5 %. Con la re­for­ma la­bo­ral, por mie­do a la pér­di­da del pues­to de tra­ba­jo, ba­ja­ron, co­men­zan­do a re­pun­tar en el 2015, has­ta la ac­tua­li­dad en que vol­ve­mos a es­tar en la ci­fra tra­di­cio­nal. Ello su­po­ne gran­des pér­di­das a la Se­gu­ri­dad So­cial y a las em­pre­sas. Y pa­re­ce que era la in­ten­ción del Con­ce­llo.

El al­cal­de, an­te las crí­ti­cas re­ci­bi­das, es­tá em­pe­zan­do a jus­ti­fi­car que en reali­dad lo que tra­ta­ba era de abo­nar un com­ple­men­to de pro­duc­ti­vi­dad. Pe­ro es cuan­do con­fun­de con­cep­tos. Aun­que am­bos es­tán en­tre los que pri­man una me­jor ca­li­dad y can­ti­dad de tra­ba­jo, su cau­sa o mo­ti­vo es dis­tin­ta.

El de asis­ten­cia tra­ta de com­ba­tir el ab­sen­tis­mo. El de pro­duc­ti­vi­dad, co­mo di­ce la ley, es­tá des­ti­na­do a re­tri­buir el es­pe­cial ren­di­mien­to, la ac­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria y el in­te­rés o ini­cia­ti­va con que el fun­cio­na­rio desem­pe­ñe su tra­ba­jo. El de asis­ten­cia se fi­ja ha­bi­tual­men­te en los con­ve­nios co­lec­ti­vos en una can­ti­dad por día la­bo­ra­ble; el de pro­duc­ti­vi­dad, en fun­ción de cir­cuns­tan­cias ob­je­ti­vas re­la­cio­na­das con el ti­po de pues­to de tra­ba­jo y el desem­pe­ño del mis­mo y, en su ca­so, con el gra­do de par­ti­ci­pa­ción en la con­se­cu­ción de los re­sul­ta­dos u ob­je­ti­vos asig­na­dos al co­rres­pon­dien­te pro­gra­ma. Por eso es tan po­lé­mi­co, pues su fi­ja­ción no es fá­cil. Ha de ser bien re­dac­ta­do pa­ra evi­tar ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes y no de­pen­der de va­lo­ra­cio­nes sub­je­ti­vas.

En los con­ce­llos, co­mo en to­da la Ad­mi­nis­tra­ción, hay per­so­nal fun­cio­na­rio y la­bo­ral. Tan­to el Es­ta­tu­to Bá­si­co de la Fun­ción Pú­bli­ca co­mo la Ley de Em­pleo Pú­bli­co de Ga­li­cia es­ta­ble­cen pa­ra los fun­cio­na­rios, que las re­tri­bu­cio­nes com­ple­men­ta­rias se asig­nan al per­so­nal fun­cio­na­rio se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pues­tos de tra­ba­jo, la pro­gre­sión en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y, en su ca­so, el desem­pe­ño, ren­di­mien­to o re­sul­ta­dos al­can­za­dos y los ser­vi­cios ex­tra­or­di­na­rios pres­ta­dos. Pa­ra el per­so­nal la­bo­ral de acuer­do con las nor­mas la­bo­ra­les, con­tra­to y con­ve­nio co­lec­ti­vo. Y am­bos siem­pre so­me­ti­dos a los pre­su­pues­tos.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.