Mer­kel arran­ca ple­tó­ri­ca su cam­pa­ña

La can­ci­ller se fi­ja co­mo me­ta al­can­zar el pleno em­pleo en el 2025 y man­te­ner el dé­fi­cit ce­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, em­pe­zó la cam­pa­ña pa­ra su re­elec­ción ple­tó­ri­ca y ape­lan­do a la eco­no­mía co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de sus ri­va­les, el me­jor aval pa­ra man­te­ner la con­fian­za de los elec­to­res. Eli­gió pa­ra la pues­ta de lar­go de su cam­pa­ña la ciu­dad de Dort­mund, en el co­ra­zón de la cuen­ca del Ruhr, uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca del país.

Allí, Mer­kel con­si­de­ró via­ble al­can­zar el pleno em­pleo pa­ra el 2025 y se­guir man­te­nien­do el dé­fi­cit ce­ro. La can­ci­ller des­ta­có que Ale­ma­nia es­tá en una «bue­na si­tua­ción», pe­ro que el mun­do se en­cuen­tra en una fase de «cam­bio e in­se­gu­ri­dad».

«El ob­je­ti­vo es lle­gar al 2025 con una ta­sa de des­em­pleo por de­ba­jo del 3 % y creo que se pue­de con­se­guir», in­di­có Mer­kel en su dis­cur­so te­le­vi­sa­do, y ase­gu­ró que quie­re al­can­zar to­das las pro­me­sas de cam­pa­ña «sin deu­das pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes».

Mer­kel es cons­cien­te de que el buen es­ta­do de la eco­no­mía es una de sus prin­ci­pa­les ba­zas pa­ra re­edi­tar su le­gis­la­tu­ra. Una re­elec­ción que ca­si na­die po­ne en du­da si se atien­de a las en­cues­tas, que li­de­ra có­mo­da­men­te con un 40 por cien­to de la in­ten­ción de vo­to, por de­lan­te del 24 por cien­to del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD).

«En mar­zo del 2006 ha­bía más de cin­co mi­llo­nes de des­em­plea­dos», fren­te a los 2,5 mi­llo­nes ac­tua­les, se­ña­ló Mer­kel. «Hoy te­ne­mos 44 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en Ale­ma­nia. Son ci­fras real­men­te bue­nas», afir­mó al mis­mo tiem­po que ca­li­fi­có co­mo un éxi­to la in­tro­duc­ción del sa­la­rio mí­ni­mo acor­da­do en el ac­tual Go­bierno de coa­li­ción con el SPD

Ale­ma­nia dis­fru­ta aho­ra de «bue­nas ci­fras» ma­cro­eco­nó­mi­cas, «pe­ro na­die pue­de de­cir Mer­kel re­apa­re­ció ayer en un mi­tin en Dort­mund.

con se­gu­ri­dad có­mo es­ta­rá den­tro de diez años», ad­vir­tió. Asi­mis­mo, de­fen­dió el «fan­tás­ti­co» pro­yec­to eu­ro­peo, al que lla­mó «ga­ran­te de la paz» en el con­ti­nen­te, y su­bra­yó que su bue­na sa­lud es po­si­ti­va pa­ra Ale­ma­nia.

La lí­der cris­tia­no­de­mó­cra­ta ape­ló tam­bién a sus ba­ses a im­pli­car­se en la con­tien­da elec­to­ral: «Em­pe­za­mos ya la fase ca­lien­te de la cam­pa­ña y te­ne­mos que lu­char por nues­tros pos­tu­la­dos».

Sin ten­sión

Mer­kel no ha di­cho ni he­cho prác­ti­ca­men­te na­da en las úl­ti­mas se­ma­nas, por lo que no ha sur­gi­do nin­gún gran te­ma de cam­pa­ña, nin­gu­na lí­nea de frac­tu­ra. «La cam­pa­ña elec­to­ral no es ni fría ni ca­lien­te ni tem­pla­da, no es na­da. Es sin du­da la cam­pa­ña elec­to­ral más ex­tra­ña de la his­to­ria de la re­pú­bli­ca», se­ña­ló el co­men­ta­ris­ta He­ri­bert Prantl.

Al­gu­nos car­te­les de la CDU anun­cian el tono: «Dis­fru­te el ve­rano aho­ra y to­me la de­ci­sión co­rrec­ta en oto­ño». El po­li­tó­lo­go Ti­mo Lo­choc­ki tam­bién cons­ta­ta es­ta mo­no­to­nía: «El SPD no pue­de po­la­ri­zar la cam­pa­ña so­lo, y la CDU no le res­pon­de. Por tan­to, la cam­pa­ña se mue­re».

Schulz tra­tó de re­su­ci­tar­la acu­san­do a Mer­kel de aten­tar con­tra los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos al re­cha­zar el com­ba­te. «Una can­ci­ller que no di­ce a los elec­to­res lo que pien­sa ha­cer fal­ta a su de­ber», di­jo. Pe­ro no lo­gró cam­biar la hoja de ru­ta de la fa­vo­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.