Bolt no cru­za la úl­ti­ma me­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X.R. CAS­TRO

No po­día ha­ber fi­nal más cruel. Usain Bolt se des­pi­dió del atle­tis­mo pa­ra siem­pre sin po­der com­ple­tar la úl­ti­ma rec­ta. Le­sio­na­do po­co des­pués de re­co­ger el úl­ti­mo tes­ti­go del re­le­vo 4x100 de Ja­mai­ca. El me­jor atle­ta de to­dos los tiem­pos su­frió un pin­cha­zo y echó la mano al mus­lo de­re­cho, gri­tó de do­lor, in­ten­tó co­rrer en bal­de y ter­mi­nó en el sue­lo. Des­tro­za­do. La ima­gen del plus­mar­quis­ta mun­dial por los sue­los se­rá la úl­ti­ma en la re­ti­na, pe­ro en el re­cuer­do que­dan sus ges­tas. De su des­gra­cia no pu­do be­ne­fi­ciar­se Es­ta­dos Uni­dos, que tu­vo que con­for­mar­se con la pla­ta en una fi­nal en la que vo­ló la an­fi­trio­na Gran Bre­ta­ña.

Des­pués del chas­co en los 100 me­tros, en don­de el Re­lám­pa­go so­lo pu­do ser bron­ce, Usain bus­ca­ba la me­jor des­pe­di­da en el re­le­vo cor­to. Aun­que arras­tra­ba mo­les­tias en los días pos­te­rio­res al hec­tó­me­tro, de­ci­dió co­rrer la ca­li­fi­ca­ción por la ma­ña­na y lo hi­zo sin nin­gu­na di­fi­cul­tad.

Por la no­che, con dos cam­bios de tro­nío en Ja­mai­ca (en­tra­ron Mcle­don y Bla­ke en el cuar­te­to), Bolt te­nía el ho­nor de de­fen­der el tí­tu­lo des­de la cuar­ta pos­ta. Co­men­zó el cam­peón del 110 va­llas con una es­pec­ta­cu­lar pues­ta en es­ce­na, For­te man­tu­vo el pa­so de los ca­ri­be­ños y Yohan, que per­dió te­rreno, le en­tre­gó a Usain el tes­ti­go con los lo­ca­les y Es­ta­dos Uni­dos por de­lan­te. Usain re­co­gió la pos­ta y co­men­zó a ace­le­rar des­de la sa­li­da de la cur­va pa­ra neu­tra­li­zar al ame­ri­cano Co­le­man y al bri­tá­ni­co Mit­chell-Bla­ke, pe­ro su cuer­po le trai­cio­nó el úl­ti­mo día. Cuan­do bus­ca­ba la re­mon­ta­da se en­con­tró con el pin­cha­zo de­fi­ni­ti­vo. No aguan­tó el do­lor, se ca­yó y se ta­pó la ca­ra con las ma­nos mien­tras los re­le­vis­tas in­gle­ses com­ple­ta­ban la enési­ma sor­pre­sa del cam­peo­na­to ga­nan­do el oro con un tiem­po de 37.47 se­gun­dos. De­ja­ban a Es­ta­dos Uni­dos, que por la ma­ña­na ha­bían asom­bra­do por la per­fec­ción de su en­tre­ga de re­le­vos, con una pla­ta amar­ga, lo que sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca que la mal­di­ción con­ti­núa con el 4x100 mas­cu­lino. Por de­trás de ellos apa­re­ció Ja­pón pa­ra se­guir de­mos­tran­do que to­do es po­si­ble.

Mien­tras bri­tá­ni­cos y ja­po­ne­ses ce­le­bra­ban el éxi­to por to­do lo al­to, el rey se­guía ten­di­do en la pis­ta. In­clu­so le in­vi­ta­ron a sa­lir en una si­lla de rue­das, pe­ro Bolt de­ci­dió des­pe­dir­se por su pro­pio pie. Acom­pa­ña­do y re­ci­bien­do el con­sue­lo de sus com­pa­ñe­ros de cuar­te­to, con una vi­si­ble co­je­ra y sin ga­nas de bro­mas.

Ni el más ma­lé­vo­lo de los guio­nis­tas po­dría es­cri­bir se­me­jan­te fi­nal pa­ra la le­yen­da del atle­tis­mo. Cuan­do sa­lió de Río con tres oros al cue­llo anun­ció su fi­nal en Lon­dres, en su se­gun­da ca­sa. El lu­gar en don­de hi­zo mar­cas gran­dio­sas y la ciu­dad que vio al Bolt más hu­mano.

Pe­ro dos ca­rre­ras no mar­can la tra­yec­to­ria del me­jor. Bolt se va, se ju­bi­la co­mo atle­ta a los 31 años, pe­ro su le­ga­do es in­men­so. El mun­do se ol­vi­da­rá de su le­sión ma­ña­na pa­ra co­men­zar a asom­brar­se con sus ré­cords de otro pla­ne­ta. Por­que an­tes de per­der y le­sio­nar­se, el ra­yo de ta­llo lar­go ya era in­mor­tal.

LUCY NICHOLSON REUTERS

Usain Bolt sin­tió un pin­cha­zo en el mus­lo cuan­do co­men­zó su pos­ta y tu­vo que pa­rar por el do­lor. Su ca­rre­ra ter­mi­na re­tor­cién­do­se de do­lor en el tar­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.