Una ini­cia­ti­va so­bre la ges­tión de mon­tes trae a 21 jó­ve­nes a Lou­ri­zán

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Que la ju­ven­tud se fa­mi­lia­ri­ce con la ges­tión de mon­tes en di­fe­ren­tes lu­ga­res co­mo Ga­li­cia y Por­tu­gal. Ese es el ob­je­ti­vo de una ini­cia­ti­va de­no­mi­na­da Es­co­la Co­mu­ni­ta­ria Co­mu­nix que ha­rá des­em­bar­car el día 16 en Lou­ri­zán a un gru­po de 21 jó­ve­nes —diez pro­ce­den­tes de Ga­li­cia, otros tan­tos por­tu­gue­ses y uno que ven­drá de Ita­lia—. Ten­drán co­mo puer­to ba­se la Es­co­la de Ca­pa­ta­ces de Lou­ri­zán, don­de re­ci­bi­rán for­ma­ción so­bre có­mo se ges­tio­na el mon­te en Ga­li­cia, es de­cir, so­bre las co­mu­ni­da­des ve­ci­na­les, y apren­de­rán cuá­les son los pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes en co­mún re­la­cio­na­da con la ges­tión del te­rri­to­rio. La ini­cia­ti­va la ges­tio­na en Ga­li­cia una coope­ra­ti­va lla­ma­da Tres­pés, pe­ro en reali­dad es un pro­yec­to ava­la­do por el Cen­tro de Es­tu­dos So­ciais da Uni­ver­si­da­de de Coím­bra y la Par­te­zi­pan­za Agra­ria ita­lia­na, ade­más de con­tar con fi­nan­cia­ción de la Unión Eu­ro­pea a tra­vés del pro­gra­ma Eras­mus +.

Los jó­ve­nes es­ta­rán en Lou­ri­zán del día 16 al 23 de agos­to. Ten­drán una am­plia agen­da de vi­si­tas, co­mo por ejem­plo a los mon­tes de Sal­ce­do y O Sal­guei­ral o al es­pa­cio ar­queo­ló­gi­co de los Se­te Ca­mi­ños, ges­tio­na­do por va­rias co­mu­ni­da­des de mon­tes. Tras com­ple­tar la for­ma­ción en Pon­te­ve­dra, los jó­ve­nes via­ja­rán lue­go has­ta Por­tu­gal, don­de con­ti­nua­rán apren­dien­do so­bre la ges­tión de mon­tes has­ta el día 2 de sep­tiem­bre. En es­te ca­so, per­ma­ne­ce­rán en el mu­ni­ci­pio de Lou­sa. Allí ten­drán que fa­mi­lia­ri­zar­se con los bal­díos, que es la fór­mu­la de ges­tión co­mu­ni­ta­ria del mon­te. Se bus­ca im­pli­car a la gen­te jo­ven en la de­fen­sa y ges­tión de los re­cur­sos na­tu­ra­les. PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

Lo cuen­ta bien, ge­nial, el hu­mo­ris­ta Car­los Blan­co. ¿A quién no le pa­só que su ma­dre, sus pa­rien­tes o sus ve­ci­nos le pre­gun­ta­sen «que­res ki­wis, dou­che ki­wis», cuan­do los fru­tos pe­lu­dos y ma­rro­nes abun­dan? Bien, pues es­te año no so­lo se ofre­cen ki­wis. Va­ya uno a la al­dea de las Rías Bai­xas que va­ya se­rá di­fí­cil que no le ofrez­can man­za­nas, pe­ras, me­lo­co­to­nes, ci­rue­las, na­ran­jas de zu­mo... Es año de fru­ta. Va­ya si lo es. Se po­drían dar mu­chos da­tos, pe­ro la fra­se que me­jor la re­su­me qui­zás sea la que pro­nun­cia una mu­jer en me­dio de una al­dea de Por­tas, que di­ce que es­ta­ría en­can­ta­da de po­sar en el pe­rió­di­co con sus her­mo­sas man­za­nas ver­des —«as me­llo­res de por aquí», in­sis­te ella— si no fue­se por­que vis­te man­di­lón y así que no quie­re fo­to­gra­fiar­se. Con una elo­cuen­cia que pa­ra sí qui­sie­sen mu­chos na­rra­do­res, sen­ten­cia­ba arri­ma­da a la can­ci­lla de su huer­ta: «Vai­nos saír a froi­ta po­las ore­llas. Pen­so que ata os por­cos se es­tán abu­rrin­do xa de tan­tas ma­zás que lle da­mos». Así de sim­ple.

Da igual don­de se ha­ga la prue­ba del al­go­dón: la abun­dan­cia de fru­ta se ex­tien­de a lo lar­go y an­cho de la co­mar­ca. En la ca­sa de Lo­li, una ve­ci­na de Cam­pa­ñó, tam­bién di­cen sin ti­tu­beos que «no da­mos co­mi­do tan­ta can­ti­dad de fru­ta que te­ne­mos». En una fin­ca en la que con­vi­ven ár­bo­les añe­jas y fru­ta­les muy jó­ve­nes, hay, so­bre to­do, man­za­nas ta­bar­di­lla y pe­ras. «Al­gu­nos pe­ra­les pe­que­ños tu­vi­mos que atar­los por­que tie­nen tal can­ti­dad de pe­ras que se le caen las ra­mas», se­ña­la Lo­li. Ella es­tá en­can­ta­da Lo­li, mos­tran­do su pe­ral, con fru­ta y tram­pas pa­ra ve­lu­ti­na. Te­re, en­se­ñan­do la «pou­ca saú­de» de su man­da­rino.

con la co­se­cha. Lo úni­co que no le gus­ta es la li­dia dia­ria que ti­ne con las avis­pas, so­bre to­do con las ve­lu­ti­nas. De he­cho, en los fru­ta­les se pue­den ver col­ga­das bo­te­llas de plás­ti­co con bo­ca an­cha y un lí­qui­do en el que van ca­yen­do las avis­pas. «Les po­ne­mos cer­ve­za y al­gu­nas caen, pe­ro aún así hay mu­chí­si­mas», in­di­ca Lo­li. Lue­go, cuen­ta que es­te año tu­vo una co­se­cha su­per­la­ti­va de pe­la­di­llos y so­bre to­do

de pe­ras y man­za­nas. Eso sí, in­di­ca que los días en los que hi­zo mu­cho ca­lor «pa­re­cía co­mo si se co­cie­se la fru­ta, no es­ta­ba bue­na». Aho­ra, con la ba­ja­da de la tem­pe­ra­tu­ra, me­jo­ró la co­sa.

Lo que más le preo­cu­pan a Lo­li de la fin­ca son los ár­bo­les cí­tri­cos. ¿Por qué? Por­que de un tiem­po a es­ta par­te, aun­que si­guen pro­du­cien­do —en pleno ve­rano es­tá sa­can­do na­ran­jas pa­ra ha­cer zu­mo— la sa­lud de los ár­bo­les

HER­MI­DA

HER­MI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.