A To­xa, una is­la em­pe­ña­da en re­na­cer

Tras años de de­cli­ve, es­te bu­que in­sig­nia del tu­ris­mo en las Rías Bai­xas pa­re­ce ha­ber pues­to rum­bo a una nue­va edad do­ra­da, re­cu­pe­ran­do el gla­mur de an­ta­ño

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - RO­SA ES­TÉ­VEZ

Du­ran­te mu­chos años, A To­xa fue la avan­za­di­lla del tu­ris­mo en Ga­li­cia. Un rin­cón gla­mu­ro­so al que la gen­te de po­si­bles lle­ga­ba bus­can­do tran­qui­li­dad y des­can­so. Los años pa­sa­ron, el mun­do cam­bió, y la is­la del Gran Ho­tel y los cha­lés de lu­jo per­dió su rum­bo, na­dan­do des­orien­ta­da en­tre el tu­ris­mo de éli­te y el de ma­sas. La com­bi­na­ción de am­bos mo­de­los no es sen­ci­lla. Pe­ro en A To­xa pa­re­cen em­pe­ña­dos en lo­grar esa ex­tra­ña co­mu­nión que per­mi­te que, en un mis­mo ins­tan­te, com­par­tan es­pa­cio Aman­cio Or­te­ga, que ha sa­li­do a pa­sear acom­pa­ña­do por su pe­rro, y una fa­mi­lia de cla­se me­dia que ca­mi­na sin pri­sas, en ber­mu­das y chan­clas.

«A To­xa tie­ne que ser el mo­tor del tu­ris­mo en O Gro­ve», de­cía es­ta mis­ma se­ma­na el al­cal­de de O Gro­ve. Jo­sé An­to­nio Ca­ca­be­los ase­gu­ra que el Con­ce­llo es­tá ha­cien­do to­do lo que es­tá en su mano pa­ra ello, re­do­blan­do es­fuer­zos pa­ra que las par­ce­las de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal, y es­pe­cial­men­te el gran par­que fo­res­tal del Mon­te Cen­tral, pre­sen­ten una ima­gen im­po­lu­ta. Pe­ro con­si­de­ra Ca­ca­be­los que ha de ser la ini­cia­ti­va pri­va­da la que de­vuel­va a la is­la el es­plen­dor de an­ta­ño. Y pa­re­ce que tam­bién en ese cam­po se es­tán dan­do pa­sos. Ha­ce po­co más de una se­ma­na, el Club Náu­ti­co de A To­xa inau­gu­ra­ba un pe­que­ño puer­to de­por­ti­vo. Na­cen esos atra­ques del es­fuer­zo de un gru­po de afi­cio­na­dos a la náu­ti­ca, vin­cu­la­dos a la is­la, que qui­sie­ron do­tar a la mis­ma de unas ins­ta­la­cio­nes a la al­tu­ra de su des­lum­bran­te his­to­ria.

Por­que A To­xa, en es­tos úl­ti­mos años, ha­bía en­tra­do en un flan­co de­cli­ve. Hier­ba­jos en las ace­ras, ba­laus­tra­das que se caían a pe­da­zos y rin­co­nes os­cu­ros en los que se amon­to­na­ban, in­clu­so, vie­jos tras­tos a unos me­tros de la ca­pi­lla de As Cun­chas. La ima­gen des­con­cer­ta­ba a los vi­si­tan­tes, que es­pe­ra­ban en­con­trar allí la per­fec­ción de los gran­des lu­ga­res. Es­te año, mu­chos de esos erro­res es­ti­lís­ti­cos ya han si­do co­rre­gi­dos, y el mar azul bri­lla aún más tras la ba­laus­tra­da blan­ca e im­po­lu­ta de la is­la. Tam­bién el Gran Ho­tel es­tá su­mer­gi­do en tra­ba­jos de re­for­ma, y pa­re­cen sus ges­to­res dis­pues­tos a ha­cer flo­re­cer el pa­la­cio de Con­gre­sos que ador­me­ce en lo más al­to de A To­xa. Y un po­co más aba­jo, jun­to al mar, el Club de Golf ha de­ci­di­do echar mano del Beach Club, que se ha­bía con­ver­ti­do en tes­ti­go de car­go de la frus­tra­ción de una is­la que, aho­ra, pa­re­ce dis­pues­ta a re­na­cer de sus ce­ni­zas.

Cuan­do Cam­ba vi­si­tó la is­la, el Gran Ho­tel es­ta­ba en obras; un año des­pués se inau­gu­ra­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.