«Una is­la en­can­ta­da, don­de los hom­bres se cu­ran co­mo en una his­to­ria de mi­la­gros»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

En el ve­rano de 1907, La Voz de Ga­li­cia re­ser­vó par­te de su por­ta­da pa­ra una sec­ción fi­ja bau­ti­za­da co­mo «El ve­ra­neo en Ga­li­cia». A fi­na­les del mes de ju­lio, ese es­pa­cio se de­di­có a la is­la de A To­xa en dos oca­sio­nes. Fir­ma­ba aque­llas crónicas El hi­dal­go de Tor, un so­no­ro nom­bre tras el que se es­con­día uno de los es­cri­to­res-pe­rio­dis­tas más ilus­tres que ha da­do la ría de Arou­sa: Ju­lio Cam­ba. Su re­la­to, lleno de vi­ve­za, arran­ca en Cam­ba­dos, don­de «un vie­jo, de re­cias bar­bas, co­mo he­chas con alam­bres cor­tos, se acer­ca y se des­cu­bre». Pre­gun­tan a nues­tro corresponsal y a su acom­pa­ñan­te, si van a A To­xa y les ofre­ce su bo­te pa­ra ha­cer el re­co­rri­do. Y es que, co­mo sa­bre­mos al fi­nal de es­te re­la­to, en 1907 a la is­la so­lo se po­día lle­gar por mar. Es­ta­ba en pro­yec­to la cons­truc­ción de «un mo­nu­men­tal puen­te que pon­drá en co­mu­ni­ca­ción la is­la con la ca­rre­te­ra del Gro­ve a Pon­te­ve­dra».

Me­die­val y tris­te

Echa Cam­ba pie a tie­rra con­ven­ci­do de lle­gar a un lu­gar de as­pec­to «me­die­val y tris­te». De na­da le va­len las ad­ver­ten­cias del bar­que­ro, que le ha­bla «del se­ño­río in­men­so que a es­ta mi­la­gro­sa is­la vie­ne to­dos los años». El via­je le da otras pis­tas que no des­de­ña pa­ra su re­la­to, pe­ro en las que no con­fía: «Has­ta la is­la ade­lan­tan, so­bre el cris­tal tran­qui­lo de las aguas, unos es­bel­tos pos­tes, de hie­rro, que traen la luz des­de Caldas». «La To­ja ha apa- re­ci­do de re­pen­te an­te no­so­tros. Aque­lla vi­sión tie­ne al­go de exó­ti­co, con sus pa­be­llo­nes de ma­de­ra, con sus ale­ros sa­lien­tes y con su gran abun­dan­cia de cris­ta­les. Pa­re­ce un pai­sa­je de aba­ni­co, uno de esos fan­tás­ti­cos paí­ses ja­po­ne­ses, a la ori­lla de un la­go quie­to y bri­llan­te».

Ca­ras co­no­ci­das

Na­da más lle­gar, Cam­ba se sor­pren­de al ver­se ro­dea­do de «ca­ras co­no­ci­das». Hay gen­te de Ma­drid, gen­te lle­ga­da de ciu­da­des ga­lle­gas que «duer­men a la som­bra de una ca­te­dral». «Veo gen­te que, sin du­da, ha ve­ni­do de la bru­mo­sa In­gla­te­rra... Y co­mien­za a ma­ra­vi­llar­me un po­co el no ha­ber en­con­tra­do to­da­vía el co­che de ma­nos de un pa­ra­lí­ti­co, ni la tris­te vi­sión de una mu­cha­cha jo­ven y bo­ni­ta que se va­le, pa­ra an­dar, de dos mu­le­tas».

La is­la, le­jos de es­ce­nas de­pri­men­tes, la mú­si­ca le ofre­ce «las no­tas de un vals que se des­gra­nan ale­gres». Y, tras un pri­mer re­co­rri­do por una is­la fa­bril, con­clu­ye Cam­ba que «se sien­te in­ten­sa­men­te la vi­da en los gran­des bu­ques. Co­mo en ellos, hay allí un ru­mor con­ti­nuo de má­qui­nas, un am­bien­te que hue­le a sal y a yo­do, una mez­cla de gen­te tra­ba­ja­do­ra y de gen­te que quie­re en­tre­ver, del mo­do más dul­ce, los días de su des­tie­rro...».

Con es­ta ima­gen con­cluía la pri­me­ra crónica de El hi­dal­go de Tor. Al día si­guien­te lle­ga­ba la se­gun­da en­tre­ga. En ella, nos pre­sen­ta el cro­nis­ta a Fer­nan­do Ro­drí­guez Po­rre­ro, el ad­mi­nis­tra­dor de A To­xa. Un hom­bre gra­cias al que la is­la «ha per­di­do su as­pec­to me­die­val y tris­te», y que «ha­rá de es­te lu­gar un bal­nea­rio digno de su im­por­tan­cia».

Pa­ra la is­la ha­bía gran­des pla­nes. Al­gu­nos, co­mo la fá­bri­ca de ja­bo­nes, ya es­ta­ban en mar­cha, y sus pro­duc­tos «han lo­gra­do in­tro­du­cir­se en Fran­cia y ha­cer­se adop­tar por los hos­pi­ta­les, mi­li­ta­res y ci­vi­les, de tan cul­ta na­ción. Don­de el con­su­mo al­can­za ci­fras asom­bro­sas es en to­da Amé­ri­ca La­ti­na». Tam­bién el bal­nea­rio, fre­cuen­ta­do por «ban­que­ros, aris­tó­cra­tas, po­lí­ti­cos y otras personalidades de al­ta dis­tin­ción y uni­ver­sal re­nom­bre».

La se­duc­ción

Aca­ba Cam­ba se­du­ci­do por la is­la y por su fu­tu­ro. Un fu­tu­ro en el que en­tra­ba un ho­tel «es­plén­di­do», «mon­ta­do con los úl­ti­mos ade­lan­tos de con­fort»: des­de as­cen­so­res a te­lé­fo­nos en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. «Es­te pro­yec­to ha­brá de com­ple­tar­se con la ur­ba­ni­za­ción de la is­la to­da», con gran­des ave­ni­das «y an­chu­ro­sos pa­seos». «De La To­ja que­da­rá en mi al­ma un re­cuer­do gra­to y per­du­ra­ble», de­cía, ya cer­ca de la des­pe­di­da, El hi­dal­go de Tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.