«Ges­tio­nar las di­fe­ren­cias es un re­to pen­dien­te de Po­de­mos»

MI­GUEL UR­BÁN LÍ­DER DE AN­TI­CA­PI­TA­LIS­TAS, LA PRIN­CI­PAL CO­RRIEN­TE CRÍ­TI­CA

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - A. A.

Mi­guel Ur­bán (Ma­drid, 1980) re­par­te su tiem­po en­tre las la­bo­res co­mo eu­ro­dipu­tado, miem­bro de la eje­cu­ti­va na­cio­nal y uno de los por­ta­vo­ces de An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, la co­rrien­te más a la iz­quier­da de Po­de­mos. —Se cum­plen seis me­ses des­de Vis­ta­le­gre-II. ¿Qué ha cam­bia­do en Po­de­mos en es­te tiem­po? —Po­de­mos ha te­ni­do un cam­bio cons­tan­te des­de que na­ció, no so­lo des­de el se­gun­do Vis­ta­le­gre. Evi­den­te­men­te fue una asam­blea com­ple­ja, com­pli­ca­da y du­ra, con un de­ba­te más vin­cu­la­do a las per­so­nas que a los pro­yec­tos, una cir­cuns­tan­cia que lo des­vir­tuó. Pe­ro sa­li­mos con una pre­mi­sa cla­ra, que es la uni­dad. Vis­ta­le­gre-II re­co­no­ció la plu­ra­li­dad del par­ti­do. To­do el mun­do en­ten­dió que hay di­fe­ren­tes opi­nio­nes den­tro de Po­de­mos que pue­den con­vi­vir den­tro de una dis­cu­sión sa­na de ideas. —¿Se ha lo­gra­do en­ton­ces con­ju­gar la plu­ra­li­dad que exis­te den­tro de Po­de­mos? —Se es­tá in­ten­tan­do, pe­ro no es fá­cil. En po­lí­ti­ca na­da es sen­ci­llo, y ges­tio­nar las di­fe­ren­cias tam­po­co. Es­to es un re­to pen­dien­te, pe­ro no so­lo de Po­de­mos, sino de la vi­da en ge­ne­ral. —¿La des­cen­tra­li­za­ción in­ter­na se le atra­gan­ta a Po­de­mos? —La des­cen­tra­li­za­ción pa­sa por res­pe­tar la de­ci­sión que to­men los ins­cri­tos. Te­ne­mos una or­ga­ni­za­ción que la res­pe­ta más aho­ra que an­tes, aun­que que creo que no es su­fi­cien­te. —¿Has­ta dón­de de­be lle­gar la des­cen­tra­li­za­ción? —El par­ti­do se tie­ne que pa­re­cer al país que que­re­mos cons­truir. Si de­fien­des un país plu­ri­na­cio­nal lo mí­ni­mo es que ten­gas una or­ga­ni­za­ción plu­ri­na­cio­nal. Y hay que en­ten­der la des­cen­tra­li­za­ción no so­lo ha­cia los te­rri­to­rios, sino tam­bién ha­cia las per­so­nas y los círcu­los. Yo no quie­ro dar más po­der a Ca­ta­lu­ña o An­da­lu­cía pa­ra que ten­gan un ba­rón o una ba­ro­ne­sa, lo que quie­ro es que los círcu­los ten­gan más po­der. La des­cen­tra­li­za­ción tie­ne que ha­cer­se ha­cia los te­rri­to­rios y ha­cia las ba­ses. —¿Es po­si­ble des­alo­jar a Ma­riano Ra­joy de la Mon­cloa sin un en­ten­di­mien­to de la iz­quier­da? —Es ne­ce­sa­rio echar a Ra­joy. Pe­ro tam­bién hay que des­alo­jar las po­lí­ti­cas del PP. El pro­ble­ma es que el PSOE ha si­do co­par­tí­ci­pe de mu­chas de ellas. Cuan­do na­ce el 15M es­ta­ban go­ber­nan­do los so­cia­lis­tas, no el PP. Tie­ne que ha­ber una rup­tu­ra real del PSOE con las po­lí­ti­cas que han he­cho tan­to da­ño y so­lo han be­ne­fi­cia­do a las éli­tes. No obs­tan­te, con el par­la­men­to ac­tual no es su­fi­cien­te

con un en­ten­di­mien­to de lo que se lla­ma­ría las iz­quier­das. Sin una pro­pues­ta de res­pe­to a la plu­ri­na­cio­na­li­dad no exis­ti­rá una ma­yo­ría pa­ra de­rro­tar al PP. Tie­ne que ha­ber re­for­mas cla­ras en el te­ma te­rri­to­rial y asu­mir el de­re­cho a un re­fe­ren­do acor­da­do, pac­ta­do y con ga­ran­tías que per­mi­ta ex­pre­sar­se a los ca­ta­la­nes.

—La úl­ti­ma en­cues­ta del CIS apun­ta a una re­cu­pe­ra­ción so­cia­lis­ta. ¿Ha des­per­di­cia­do Po­de­mos la opor­tu­ni­dad? —Tres cues­tio­nes. Las en­cues­tas son en­cues­tas, ni las ce­le­bra­mos cuan­do sa­len bien ni nos de­pri­mi­mos en ca­so con­tra­rio. Se­gun­do, yo creo que el CIS re­fle­ja la ilu­sión de un sec­tor del PSOE por la vic­to­ria de los mi­li­tan­tes so­bre el apa­ra­to. Hay que de­cir las co­sas cla­ras, no ga­nó las pri­ma­rias Pe­dro Sán­chez, las ga­na­ron las ba­ses. Y, por úl­ti­mo, no veo ra­zo­na­ble pen­sar que por una en­cues­ta ya ha­ya­mos per­di­do la opor­tu­ni­dad. —El CIS tam­bién se­ña­la que, aun­que re­tro­ce­de, el PP vol­ve­ría a ser la fuer­za más vo­ta­da. —El pro­ble­ma es que se cum­ple el to­pi­ca­zo del Spain is dif­fe­rent. Por he­ren­cia del fran­quis­mo te­ne­mos un dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co que en otros paí­ses eu­ro­peos se­ría im­pen­sa­ble. Han di­mi­ti­do pri­me­ros mi­nis­tros por pla­giar un ar­tícu­lo y no por me­ter la mano

en nin­gún si­tio. So­lo con el SMS de «Luis, se fuer­te» ha­bría caí­do cual­quier Go­bierno. —¿Vo­ta­ría el 1 de oc­tu­bre si fue­se catalán? —No soy catalán y no ten­go que to­mar esa de­ci­sión. Sí res­pe­to la opi­nión de Xa­vier Do­mè­nech o Al­bano Dan­te Fa­chín, que han di­cho que irían a vo­tar. Me pa­re­ce lo más nor­mal del mun­do.

—Ha ma­ni­fes­ta­do su sa­tis­fac­ción por­que se abra el de­ba­te so­bre el tu­ris­mo. Pe­ro ¿es le­gí­ti­mo ha­cer­lo con ac­cio­nes vio­len­tas? —Sin com­par­tir las for­mas, com­par­to el fon­do del de­ba­te. Con­deno to­do ti­po de vio­len­cia aun­que sí creo en ex­pre­sio­nes de desobe­dien­cia ci­vil que pue­dan ge­ne­rar de­ba­tes abier­tos. Hay que evi­tar caer en la pa­la­bra tu­ris­mo­fo­bia, yo creo que na­die la tie­ne, ni si­quie­ra las per­so­nas que pro­ta­go­ni­za­ron esas ac­cio­nes. To­do el mun­do quie­re via­jar, so­bre to­do el 40 % de los es­pa­ño­les que por la pre­ca­rie­dad la­bo­ral no pue­den to­mar­se va­ca­cio­nes. El pro­ble­ma es el mo­de­lo de tu­ris­mo, que es de­pre­da­dor de de­re­chos so­cia­les y de re­cur­sos na­tu­ra­les. En pleno cam­bio cli­má­ti­co y en un lu­gar con es­ca­sez de agua, Be­ni­dorm no pue­de pa­sar de 50.000 per­so­nas a ca­si un mi­llón. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que es­te­mos en con­tra del tu­ris­mo, to­do lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.