El fin de los co­lo­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - MANEL LOU­REI­RO

Cual­quie­ra que se aso­ma­se a la Ría de Fe­rrol el pa­sa­do miér­co­les po­dría ha­ber vis­to un es­pec­tácu­lo sin­gu­lar. El

Prín­ci­pe de As­tu­rias, el que un día fue el bu­que in­sig­nia de la Ar­ma­da, sa­lía len­ta­men­te de los mue­lles de Na­van­tia em­pu­ja­do por cua­tro re­mol­ca­do­res, rum­bo a su des­tino fi­nal en Tur­quía, don­de se­rá des­gua­za­do y con­ver­ti­do en fe­rra­lla, vi­gas, alam­bres y cual­quier otro uso que se le pue­dan dar a sus mi­les de to­ne­la­das de ace­ro. Con es­ta sin­gla­du­ra ter­mi­na una épo­ca de la Ar­ma­da Es­pa­ño­la, pre­si­di­da por un bu­que con una ho­ja de ser­vi­cios im­pe­ca­ble pe­se a sus no­ta­bles fa­llos de di­se­ño y que de­ja tras de sí un hue­co que aho­ra ten­drá que lle­nar su su­ce­sor, el Juan Car­los I, que no es exac­ta­men­te un por­taa­vio­nes sino un ex­tra­ño híbrido con va­rios fi­nes, qui­zás más acor­de con los tiem­pos ac­tua­les. Un sim­ple vis­ta­zo a nues­tro al­re­de­dor pa­re­ce con­fir­mar que la épo­ca de los gran­des portaviones lle­ga a su fin.

Al ca­so de Es­pa­ña se su­ma Fran­cia, que ten­drá en di­que se­co al Char­les de Gau­lle, su úni­co bu­que por­tae­ro­na­ves, du­ran­te ca­si dos años y Gran Bre­ta­ña, que aho­ra mis­mo no tie­ne ni un so­lo portaviones en ser­vi­cio. El res­to de Eu­ro­pa, sa­can­do el ca­so de Ita­lia, ni se han plan­tea­do en dé­ca­das te­ner un bu­que de es­te es­ti­lo, por lo que aho­ra mis­mo, ex­cep­to el pe­que­ño

Ca­vour ita­liano, no hay un so­lo portaviones eu­ro­peo ope­ra­ti­vo. En un mun­do de en­fren­ta­mien­tos asi­mé­tri­cos, don­de las gue­rras se li­bran en si­tios le­ja­nos, en­tre ejér­ci­tos de­sigua­les y en con­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes a las de la Gue­rra Fría, los portaviones pa­re­cen ha­ber de­ja­do de te­ner su ra­zón de ser. En oc­ci­den­te tan so­lo EEUU man­tie­ne su enor­me flo­ta de una do­ce­na de co­lo­sos, apli­can­do una co­pia de la po­lí­ti­ca de las ca­ño­ne­ras del im­pe­rio bri­tá­ni­co en el XIX. Ni que de­cir tie­ne que so­lo su po­de­río eco­nó­mi­co le per­mi­te afron­tar la san­gría que su­po­ne man­te­ner a ca­da uno de es­tos cos­to­sos bar­cos con to­das sus flotas de apo­yo res­pec­ti­vas y que ni Ru­sia ni Chi­na pue­den igua­lar­lo. En la an­ti­gua Tai­lan­dia, cuan­do un rey que­ría cas­ti­gar a un súb­di­to, le re­ga­la­ba un ele­fan­te blan­co, un ra­ro pa­qui­der­mo al que ha­bía que dar­le una ali­men­ta­ción es­pe­cial y per­mi­tir a quien qui­sie­ra ve­ne­rar­lo li­bre ac­ce­so al ani­mal, en­tre otras con­di­cio­nes. Mu­chas ve­ces, es­to aca­ba­ba por arrui­nar al aga­sa­ja­do y así la ex­pre­sión «ele­fan­te blan­co» se ha tras­la­da­do a mu­chas len­guas, en­tre ellas la nues­tra, co­mo si­nó­ni­mo de al­go que tie­ne un cos­to de ma­nu­ten­ción ma­yor que los be­ne­fi­cios que apor­ta. Y en eso pre­ci­sa­men­te pa­re­cen ha­ber­se con­ver­ti­do los que un día fue­ron los re­yes de los ma­res. Qui­zás los tai­lan­de­ses de­be­rían ha­ber re­fle­xio­na­do sobre es­ta his­to­ria cuan­do allá por los no­ven­ta com­pra­ron un ge­me­lo del Prín­ci­pe de As­tu­rias pa­ra su ma­ri­na y al tiem­po des­cu­brie­ron que no lo po­dían man­te­ner. Por eso hoy es­tá ama­rra­do, con­ver­ti­do en el ya­te real más gran­de del mun­do. Me­jor des­tino en to­do ca­so que el de su her­mano, que mien­tras leen es­tas lí­neas na­ve­ga ha­cia Tur­quía rum­bo a su Le­pan­to par­ti­cu­lar. Una pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.