El Go­bierno con­vier­te las ex­pul­sio­nes en vér­ti­ce de la lu­cha an­ti­yiha­dis­mo

En un de­ce­nio, 154 ra­di­ca­les han si­do de­por­ta­dos, mu­chos por vía ad­mi­nis­tra­ti­va

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MELCHOR SAIZ-PARDO

Es, qui­zás, la fa­ce­ta de la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta del Go­bierno más ocul­ta. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior, aman­te de las es­ta­dís­ti­cas sobre de­ten­cio­nes y ope­ra­cio­nes yiha­dis­tas, nun­ca fa­ci­li­ta da­tos ofi­cia­les sobre es­ta es­tra­te­gia que, coin­ci­den to­dos los res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do, es­tá sien­do «ex­tre­ma­da­men­te efi­caz». Son las ex­pul­sio­nes su­ma­rias, por vía ad­mi­nis­tra­ti­va, de yiha­dis­tas a sus paí­ses de ori­gen. Ya sean te­rro­ris­tas, cap­ta­do­res o co­la­bo­ra­do­res que han cum­pli­do con­de­na o sim­ples sos­pe­cho­sos de sim­pa­ti­zar con pos­tu­la­dos ra­di­ca­les del is­lam.

Las más re­cien­tes es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les de In­te­rior dan bue­na cuen­ta del vo­lu­men de es­tas de­por­ta­cio­nes, que co­men­za­ron a prac­ti­car­se, de for­ma tí­mi­da en­ton­ces, tras los aten­ta­dos del 11M del 2004. So­lo en el úl­ti­mo de­ce­nio han si­do ex­pul­sa­dos 154 ex­pre­sos de for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va. Es­to es, no por­que la sen­ten­cia en sí or­de­na­ra su des­tie­rro tras su pa­so por pri­sión, sino usan­do los ar­tícu­los 54 y 57 de la ley de ex­tran­je­ría que fa­cul­tan al Go­bierno a de­por­tar a cual­quier fo­rá­neo que in­cu­rra, siem­pre a cri­te­rio de la Ad­mi­nis­tra­ción, en una «in­frac­ción muy gra­ve» por «par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des con­tra­rias a la se­gu­ri­dad na­cio­nal o que pue­den per­ju­di­car las re­la­cio­nes de Es­pa­ña con otros paí­ses».

De los 154 ex­pul­sa­dos, 103 eran ex­re­clu­sos con­de­na­dos por per­te­nen­cia a ban­da ar­ma­da o par­ti­ci­pa­ción en aten­ta­dos. En­tre los de­por­ta­dos por es­ta vía es­tán, al me­nos, cua­tro de los con­de­na­dos por la ma­tan­za de los tre­nes en Ma­drid. En 2014 fue re­pa­tria­do a Ma­rrue­cos Ra­fa Zouhier, el con­fi­den­te que ayu­dó a la cé­lu­la a con­se­guir en As­tu­rias los ex­plo-

si­vos. Es­te mis­mo año han si­do des­te­rra­dos otros dos ex­con­vic­tos del 11-M, en­tre ellos, Yous­sef Bel­hadj, con­si­de­ra­do el ce­re­bro de los aten­ta­dos, que en fe­bre­ro fue tras­la­da­do, tras do­ce años de pri­sión en Es­pa­ña, a Ma­rrue­cos, don­de se en­fren­ta a nue­vos car­gos.

Pe­ro las ci­fras de con­de­na­dos por per­te­nen­cia a ban­da te­rro­ris­ta se han ido re­du­cien­do en los úl­ti­mos años con la eclo­sión del Es­ta­do Is­lá­mi­co. La in­men­sa ma­yo­ría de los de­te­ni­dos en el úl­ti­mo lus­tro lo ha si­do por co­la­bo­ra­ción con es­ta or­ga­ni­za­ción, tan­to por cap­ta­ción co­mo por adoc­tri­na­mien­to, au­to­adoc­tri­na­mien­to o via­jes a Si­ria e Irak.

En el 2015 se re­for­mó el Có­di­go Pe­nal pre­ci­sa­men­te pa­ra po­der cas­ti­gar pe­nal­men­te esas nue­vas for­mas de te­rro­ris­mo que an­tes no se con­tem­pla­ban. El nue­vo

ar­tícu­lo 575 pe­na con pri­sión de dos a cin­co años la «ca­pa­ci­ta­ción» pro­pia, el «adoc­tri­na­mien­to», el «adies­tra­mien­to mi­li­tar», el proselitismo por cual­quier vía de co­mu­ni­ca­ción, el ac­ce­so a pá­gi­nas yiha­dis­tas o la ayu­da pa­ra via­jar a una zo­na con­tro­la­da por un gru­po te­rro­ris­ta.

Ex­pul­sión in­me­dia­ta

Son pe­nas cor­tas que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior es­tá com­ple­tan­do, en el ca­so de ex­tran­je­ros, con la ex­pul­sión au­to­má­ti­ca e in­me­dia­ta tras el cum­pli­mien­to de la con­de­na. Las ci­fras son cre­cien­tes. En so­lo tres años, des­de la en­tra­da en vi­gor de la re­for­ma, han si­do de­por­ta­dos 51 ex­pre­sos por cues­tio­nes de «se­gu­ri­dad na­cio­nal». So­lo el pa­sa­do año, 32 ex­re­clu­sos yiha­dis­tas de se­gun­do ni­vel (pe­nas cor­tas del 575 del Có­di­go Pe­nal) fue­ron lle­va­dos a la fuer­za a su país de ori­gen. En los sie­te pri­me­ros me­ses del 2017 han si­do des­te­rra­dos de Es­pa­ña 14 ex­re­clu­sos que fue­ron con­de­na­dos por au­to­adoc­tri­na­mien­to, cap­ta­ción, proselitismo en las re­des o sim­ple­men­te sim­pa­ti­zan­tes, ca­si siem­pre, del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Los man­dos de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­tas es­tán es­pe­cial­men­te sa­tis­fe­chos con las cre­cien­tes ex­pul­sio­nes de es­tos yiha­dis­tas de se­gun­do ni­vel, que fue­ron cap­tu­ra­dos sin pla­nes de aten­tar en Es­pa­ña y sin ar­mas pe­ro que, ase­gu­ran, eran po­ten­cia­les lo­bos so­li­ta­rios, que en cual­quier mo­men­to po­dían ha­ber da­do el pa­so pa­ra in­ten­tar ata­car en te­rri­to­rio na­cio­nal o en Eu­ro­pa.

Pe­ro si las ex­pul­sio­nes de los ex­re­clu­sos yiha­dis­tas son una fa­ce­ta des­co­no­ci­da de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta, aun más secretas son las de­por­ta­cio­nes de sos­pe­cho­sos, ja­más con­de­na­dos, que tam­bién es­tán sien­do des­te­rra­dos en apli­ca­ción de la ley de ex­tran­je­ría y su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des con­tra­rias a la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Sobre el vo­lu­men de es­tas ex­pul­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas su­ma­rias sin con­de­na no hay da­tos ofi­cia­les, pe­ro, se­gún ad­mi­ten los res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do, se es­tán pro­du­cien­do con­ti­nua­men­te.

Sobre to­do, des­de que a fi­na­les del pa­sa­do año el Su­pre­mo, tras años de de­por­ta­cio­nes, die­ra su vis­to bueno al des­tie­rro de ra­di­ca­les is­lá­mi­cos aun­que sean ab­suel­tos o se ar­chi­ven las acu­sa­cio­nes con­tra ellos. En­ton­ces, la Sa­la de lo Con­ten­cio­so del Su­pre­mo ava­ló es­tos des­tie­rros ad­mi­nis­tra­ti­vos ba­sa­dos en la ley de ex­tran­je­ría, dan­do la ra­zón a la Au­dien­cia Na­cio­nal, que en di­ciem­bre del 2015 ya ha­bía zan­ja­do que li­brar­se de una impu­tación de­lic­ti­va no era su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la ex­pul­sión si hay in­di­cios de ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Ra­fa Zouhier, con­de­na­do por el 11M, en el mo­men­to de ser de­por­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.