La ne­ga­ti­va de Trump a con­de­nar la mar­cha su­pre­ma­cis­ta dis­pa­ra las crí­ti­cas

Re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas ata­can la fal­ta de reac­ción del Go­bierno en Virginia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Los ase­so­res de Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca tra­ba­ja­ron ayer a des­ta­jo pa­ra in­ten­tar apa­gar cuan­to an­tes el in­cen­dio cau­sa­do por la ti­bie­za del pre­si­den­te con los con­vo­can­tes de la mar­cha su­pre­ma­cis­ta de Virginia, que sal­dó con la muer­te de una mu­jer, de­ce­nas de de­te­ni­dos, cen­te­na­res de he­ri­dos y una pé­si­ma ima­gen de Es­ta­dos Uni­dos en to­do el mun­do por el flo­re­ci­mien­to de ban­de­ras na­zis en sus ca­lles.

Des­pués de do­ce ho­ras de crí­ti­cas de re­pu­bli­ca­nos, co­mo Mar­co Ru­bio, de­mó­cra­tas, que sa­lie­ron en trom­ba con­tra el mag­na­te, y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Con­gre­so Mun­dial Ju­dío car­ga­ran con­tra Trump por no con­de­nar el «te­rro­ris­mo su­pre­ma­cis­ta» re­gis­tra­do en las ca­lles de Char­lot­tes­vi­lle (Virginia), la Ca­sa Blan­ca emi­tió un co­mu­ni­ca­do ayer a me­dio­día en el que ma­ti­za­ba las pa­la­bras del pre­si­den­te, que se ha­bía re­fe­ri­do a las pe­leas y al bru­tal atro­pe­llo co­mo «atroz mues­tra de fa­na­tis­mo» y ha­bla­ba de «in­dig­nan­te des­plie­gue de odio por to­das las par­tes», sin men­cio­nar de for­ma ex­pre­sa a los con­vo­can­tes.

«El pre­si­den­te di­jo enér­gi­ca­men­te en su de­cla­ra­ción de ayer que con­de­na to­das las for­mas de vio­len­cia, in­to­le­ran­cia y odio», di­jo un por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, quien ha pun­tua­li­za­do que Trump in­cluía en ella, «por su­pues­to, a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos, al KKK, a los neo­na­zis y a to­dos los gru­pos ex­tre­mis­tas».

De esa for­ma, aun­que por medio de un co­mu­ni­ca­do y no co­mo el día an­te­rior, a tra­vés de sus re­des so­cia­les, Do­nald Trump se su­ma­ba al co­ro de crí­ti­cas que en­ca­be­za­ban su pro­pia hi­ja, Ivan­ka, su ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Harry McMas­ter, y la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los prin­ci­pa­les po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses. El ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma es­cri­bió en sus re­des so­cia­les que ««na­die na­ce odian­do a otra per­so­na de­bi­do al co­lor de su piel, su his­to­rial o su re­li­gión» y agre­gó, com­ple­tan­do la ci­ta del des­apa­re­ci­do lí­der sud­afri­cano Nel­son Man­de­la: «La gen­te de­be apren­der a odiar y si pue­de apren­der a odiar, se le pue­de en­se­ñar a amar».

In­ves­ti­ga­ción del FBI

Al mar­gen de la ba­ta­lla po­lí­ti­ca, el FBI ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra des­cu­brir po­si­bles cóm­pli­ces del au­tor del atro­pe­llo que aca­bó con la vi­da de una mu­jer. El jo­ven de­te­ni­do por arro­llar a los in­te­gran­tes de una mar­cha an­ti­fas­cis­ta re­sul­tó ser Ja­mes Alex Fields, que ha­bía par­ti­ci­pa­do ho­ras an­tes en una pro­tes­ta en la que por­ta­ba un es­cu­do con la enseña de la or­ga­ni­za­ción su­pre­ma­cis­ta y neo­na­zi Van­guard Ame­ri­ca. Fields, na­tu­ral de Mau­mee (Ohio), apa­re­ció en una fo­to­gra­fía lle­van­do un es­cu­do ne­gro con dos ha­chas blan­cas en­tre­cru­za­das, un sím­bo­lo ha­bi­tual en­tre los mo­vi­mien­tos su­pre­ma­cis­tas.

Fields es­tá ba­jo cus­to­dia en la pri­sión de Char­lot­tes­vi­lle por car­gos de ase­si­na­to en se­gun­do gra­do, atro­pe­llo y eva­sión y tres car­gos de agre­sión con ma­li­cia. Com­pa­re­ce­rá hoy an­te el juez.

La or­ga­ni­za­ción Van­guard Ame­ri­ca, que ha ne­ga­do que Fields fue­ra uno de sus afi­lia­dos, es des­cri­to por la Li­ga An­ti­di­fa­ma­ción de Es­ta­dos Uni­dos co­mo «un gru­po su­pre­ma­cis­ta blan­co que se opo­ne al mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y cree que Amé­ri­ca es una na­ción ex­clu­si­va­men­te blan­ca».

JIM BOURG REU­TERS

Dos jó­ve­nes en­cien­den una ve­la jun­to a una co­ro­na de flo­res en el lu­gar don­de mu­rió atro­pe­lla­da una mu­jer el sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.