Jor­na­da tranquila en las pri­ma­rias ar­gen­ti­nas que eva­lua­rán el tra­ba­jo de Ma­cri

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Los ar­gen­ti­nos acu­die­ron ayer a las ur­nas pa­ra par­ti­ci­par en las pri­ma­rias pa­ra ele­gir a los can­di­da­tos y las lis­tas de­fi­ni­ti­vas de ca­da fuer­za po­lí­ti­ca que con­cu­rri­rán a las le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre. El re­sul­ta­do se­rá tam­bién una pri­me­ra eva­lua­ción del Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri.

La lu­cha por en­trar al Se­na­do en la pro­vin­cia bo­nae­ren­se se con­vier­te en la prin­ci­pal ba­ta­lla de es­tas elec­cio­nes y mar­ca­rá el éxi­to o el fra­ca­so de ca­da una de las fuer­zas, más allá del nú­me­ro to­tal de vo­tos que ob­ten­gan a ni­vel na­cio­nal.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, la jor­na­da elec­to­ral ha­bía trans­cu­rrió sin gran­des in­ci­den­tes. So­lo el pre­can­di­da­to a se­na­dor del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta (PJ, pe­ro­nis­mo tra­di­cio­nal) por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Flo­ren­cio Ran­daz­zo, de­nun­ció an­te el Co­rreo Ar­gen­tino la au­sen­cia de pa­pe­le­tas en al­gu­nos co­le­gios elec­to­ra­les de esa re­gión.

El pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, acu­dió a vo­tar en un co­le­gio elec­to­ral en el ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo y ce­le­bró la «nor­ma­li­dad» con la que, a su jui­cio, se es­tán desa­rro­llan­do los co­mi­cios.

«Es­pe­ro que to­dos los ar­gen­ti­nos se expresen con ale­gría a fa­vor del cam­bio que es­ta­mos ha­cien­do», di­jo el man­da­ta­rio en de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa, quien se im­pli­có de for­ma es­pe­cial en la cam­pa­ña, pues en­tien­de es­ta ci­ta co­mo el pri­mer gran test al que se so­me­te su Go­bierno des­de su asun­ción en di­ciem­bre del 2015.

Cris­ti­na Fer­nán­dez no vo­tó

La prin­ci­pal ri­val del ofi­cia­lis­mo en es­tas elec­cio­nes, la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez (2007-2015), que se pre­sen­ta co­mo pre­can­di­da­ta al Se­na­do por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res den­tro del fren­te kirch­ne­ris­ta Uni­dad Ciu­da­da­na, no acu­dió a vo­tar en la su­re­ña lo­ca­li­dad de Río Ga­lle­gos por «pro­ble­mas lo­gís­ti­cos». So­lo ha­bía un avión que vo­la­ba a las 8.35 de la ma­ña­na y se aco­gió a la nor­ma que per­mi­te evi­tar el vo­to si se jus­ti­fi­ca la re­si­den­cia a más de 500 ki­ló­me­tros de la me­sa. Río Ga­lle­gos es­tá a 2.500 de Bue­nos Ai­res, lo que le per­mi­ti­rá elu­dir el pa­go de la mul­ta de 50 dó­la­res fi­ja­da por la ley.

Se lla­ma Wuilly Ar­tea­ga, tie­ne 23 años, y se ha con­ver­ti­do, des­de la cár­cel, en un sím­bo­lo de la lu­cha por la li­ber­tad en Ve­ne­zue­la y de las tor­tu­ras que re­ci­ben los que se opo­nen a Ni­co­lás Ma­du­ro. Su de­li­to, por el que ha si­do en­car­ce­la­do dos ve­ces en los úl­ti­mos cua­tro me­ses es to­car su vio­lín en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el man­da­ta­rio cha­vis­ta.

Des­de el 27 de ju­lio, Ar­tea­ga es­tá de nue­vo en el des­ta­ca­men­to de la Guar­dia Na­cio­nal en Ca­ra­cas; le rom­pie­ron por se­gun­da vez su vio­lín (es­ta vez en la ca­be­za); lo de­ja­ron sor­do de un oí­do con un gol­pe. Le re­ven­ta­ron la bo­ca a gol­pes y lo que­ma­ron con ci­ga­rri­llos. Aun­que tie­ne per­mi­so de ex­car­ce­la­ción de un tri­bu­nal, no le de­jan sa­lir. No es un ca­so úni­co: hay más de 50 pre­sos po­lí­ti­cos (de los 600 que tie­ne el país en es­te mo­men­to) en igual con­di­ción.

«Wuilly es un al­ma sim­ple que so­lo quie­re in­ter­pre­tar su mú­si­ca. Pe­ro por ir­se a las ma­ni­fes­ta­cio­nes lo han des­trui­do», cuen­ta Me­lis­sa (omi­te el ape­lli­do por pre­cau­ción), una jo­ven que lo co­no­ció en el Sis­te­ma de Or­ques­tas, don­de apren­dió a to­car el ins­tru­men­to. A Ar­tea­ga le impu­taron el car­go de «po­se­sión de ins­tru­men­tos in­cen­dia­rios». «Se­rá su vio­lín», in­di­ca su ex­com­pa­ñe­ra.

La pri­me­ra de­ten­ción del vio­li­nis­ta, en ma­yo, cau­só la rup­tu­ra del afa­ma­do di­rec­tor Gus­ta­vo Du­da­mel con el ré­gi­men cha­vis­ta, del cual ha­bía si­do ins­tru­men­to fun­da­men­tal de pro­pa­gan­da. Lue­go, es­tu­vo unos días en Es­ta- Wuilly, el 22 de ju­lio, en el hos­pi­tal tras una pa­li­za.

dos Uni­dos, don­de lle­gó a to­car con Marc Ant­hony. Pe­ro de­ci­dió re­gre­sar y se­guir par­ti­ci­pan­do en po­lí­ti­ca, lo que no le per­do­na­ron las au­to­ri­da­des.

Aho­ra, Ar­tea­ga es el cen­tro de una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal, que se re­fle­ja en las re­des so­cia­les con la eti­que­ta #Wuill­yAr­tea­gaLi­bre. Ta­rek Saab, el fis­cal ge­ne­ral de­sig­na­do por la con­tro­ver­ti­da Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, ha so­li­ci­ta­do su li­be­ra­ción, pro­ba­ble­men­te pa­ra la­var­se la ca­ra. Pe­ro las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res —co­mo ya le pa­sa­ba a la fis­cal que sí tie­ne re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, Lui­sa Or­te­ga Díaz—, no le han he­cho ca­so.

Tam­bién Luis Al­ma­gro, secretario de la OEA, ha in­ter­ce­di­do por Wuilly: «Tor­tu­ra­do y pre­so por pro­tes­tar con su mú­si­ca la opre­sión que vi­ve Ve­ne­zue­la», ha se­ña­la­do sobre el vio­li­nis­ta.

Elec­cio­nes a to­da pri­sa

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te tam­bién de­ci­dió ade­lan­tar a oc­tu­bre las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res que es­ta­ban pro­gra­ma­das

pa­ra di­ciem­bre de es­te año y que ya tie­nen ocho me­ses de atra­so. Mien­tras la opo­si­ción preins­cri­bió can­di­da­tu­ras pa­ra no ver­se sor­pren­di­da, si­guien­do las ins­truc­cio­nes de la Cons­ti­tu­yen­te, el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral le dio otro ace­le­rón: las ins­crip­cio­nes de­fi­ni­ti­vas pa­ra los co­mi­cios de­ben rea­li­zar­se has­ta hoy.

«Pa­ra el cum­pli­mien­to fiel del de­cre­to cons­ti­tu­yen­te se de­ben cum­plir lap­sos pe­ren­to­rios, en for­ma in­me­dia­ta, que de­ben co­men­zar a par­tir de es­te do­min­go 13 y lu­nes 14 de agos­to con la pre­sen­ta­ción de las pos­tu­la­cio­nes», se­ña­ló el CNE en un co­mu­ni­ca­do.

La opo­si­ción preins­cri­bió can­di­da­tu­ras de va­rios par­ti­dos con el ob­je­ti­vo de lle­gar a acuer­dos, o de ele­gir a sus as­pi­ran­tes de­fi­ni­ti­vos en pri­ma­rias. El cha­vis­mo ha mo­di­fi­ca­do las re­glas con el fin de pro­vo­car el abs­ten­cio­nis­mo en sus ri­va­les; una en­cues­ta re­cien­te afir­ma que hoy, la opo­si­ción ga­na­ría al me­nos 18 go­ber­na­cio­nes (sobre 23) y ten­dría el 70 % del to­tal na­cio­nal de vo­tos.

JUAN VAR­GAS AFP

Ma­cri enseña la pa­pe­le­ta de su vo­to an­te la ur­na.

RO­BER­TO CAR­MO­NA AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.