«Esa san­gre fue una in­yec­ción de vi­da»

Eu­ge­nia y Je­sús son dos de los pro­ta­go­nis­tas de la nue­va cam­pa­ña pa­ra fo­men­tar la do­na­ción en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - TA­MA­RA MON­TE­RO

«Sen­tí co­mo mien­tras es­ta­ba en­tran­do la san­gre en mi cuer­po yo re­ci­bía vi­da. En ese mo­men­to re­vi­ví» Eu­ge­nia Es­cu­de­ro Re­cep­to­ra

«Egois­ta­men­te doar é un­ha cou­sa boa, por­que fan­che un­ha aná­li­se e se non igual non vou ao mé­di­co» Je­sús Sán­chez Do­nan­te

Eu­ge­nia y Je­sús, Ge­ni y Chus, es­tán uni­dos pa­ra siem­pre por un hi­lo fi­ní­si­mo que a la vez es irrom­pi­ble. El del al­truis­mo. Ge­ni y Chus no se co­no­cían, pe­ro sus vi­das han trans­cu­rri­do por el mis­mo sen­de­ro, aun­que en di­fe­ren­tes sen­ti­dos. Él lle­va dos dé­ca­das dan­do vi­da. Ella la re­ci­bió cuan­do más la ne­ce­si­ta­ba. «Yo ten­go una en­fer­me­dad cró­ni­ca que se lla­ma lu­pus eri­te­ma­to­so sis­té­mi­co, no sé si ha­brás oí­do ha­blar de él». El or­ga­nis­mo de Eu­ge­nia Es­cu­re­do em­pe­zó a ata­car­se a sí mis­mo cuan­do te­nía 28 años. Fue vi­ru­len­to. Y po­co a po­co los ri­ño­nes em­pe­za­ron a de­te­rio­rar­se. Los mé­di­cos del hos­pi­tal de San­tia­go fue­ron con­tro­lan­do el avan­ce. Du­ran­te 18 años. Has­ta que hu­bo que re­cu­rrir a la diá­li­sis.

Mien­tras, Je­sús Sán­chez se ha­cía do­nan­te. Lle­va 20 años acu­dien­do pun­tual­men­te a su ci­ta con la so­li­da­ri­dad. Sa­be que en un mo­men­to da­do, a una per­so­na cual­quie­ra, le pue­de ha­cer fal­ta una trans­fu­sión. Así que con­tri­bu­ye ca­da tres me­ses a man­te­ner un sis­te­ma que pue­de sal­var la vi­da de to­dos. «Gra­zas a Deus nun­ca me fi­xo fal­ta, pe­ro nun­ca se sa­be», ter­cia. Pro­cu­ra ani­mar a to­do su en­torno a do­nar san­gre. De he­cho, su des­pa­cho de abo­ga­dos, com­pues­to por cin­co per­so­nas, ya tie­ne a cua­tro do­nan­tes. «É im­pres­cin­di­ble e hai que fa­cer can­te­ira, co­mo no fút­bol».

A quien sí le hi­zo fal­ta fue a Eu­ge­nia. Des­pués de dos años en diá­li­sis lle­gó un ri­ñón. «Me hi­cie­ron ese pri­mer tras­plan­te, pe­ro sa­lió mal. A las 48 ho­ras me tu- vie­ron que ex­traer el ór­gano que me ha­bían im­plan­ta­do. Me ocu­rrió ese con­tra­tiem­po, ma­la suer­te». Vuel­ta a la ca­si­lla de sa­li­da, a la sa­la de diá­li­sis del hos­pi­tal, a la que tu­vo que acu­dir has­ta el año pa­sa­do. «Me vuel­ven a lla­mar y me ha­cen el se­gun­do tras­plan­te. Es­ta vez sa­le to­do bien».

El can­san­cio, sin em­bar­go, le ha­bía he­cho me­lla. Y en­ton­ces re­ci­bió una ter­ce­ra do­sis de ge­ne­ro­si­dad de al­guien cu­yo nom­bre no co­no­ce —y no co­no­ce­rá nun­ca—. «A los dos días de re­ci­bir el tras­plan­te te tie­nes que le­van­tar de la ca­ma y te sien­tan en un so­fá. En ese mo­men­to me en­con­tra­ba fa­tal». Eu­ge­nia se acuer­da de que ape­nas po­día ar­ti­cu­lar pa­la­bra. «Vino el ne­fró­lo­go y al ver­me en esas con­di­cio­nes de­ci­dió que ha­bía que ha­cer­me una trans­fu­sión de san­gre». La voz de Eu­ge­nia em­pie­za a ti­ti­lar cuan­do el re­cuer­do acu­de a su ca­be­za. Ha­ce una pe­que­ña pau­sa y con­ti­núa: «Fue sen­tir co­mo mien­tras en­tra­ba la san­gre en el cuer­po yo re­ci­bía vi­da. Re­vi­ví en ese mo­men­to. Fue una in­yec­ción de vi­da esa bol­sa de san­gre».

Una ex­cep­ción

Esa emo­ción y ese li­ge­ro tem­blor se apre­cia tam­bién en los ojos de Je­sús mien­tras es­cu­cha qué ocu­rre con la san­gre que él da. Por­que Je­sús y Eu­ge­nia se co­no­cen. Son una ex­cep­ción a esa re­gla es­tric­ta de que la so­li­da­ri­dad nun­ca tie­ne nom­bres. La Axen­cia de Doa­zón de Ór­ga­nos e Te­ci­dos los pu­so fren­te a fren­te y gra­bó el en­cuen­tro. Era la pri­me­ra vez que ha­bla­ban. «Él que­da im­pac­ta­do cuan­do yo le cuen­to eso por­que a él ja­más se le ha­bía ocu­rri­do

pen­sar en lo im­por­tan­te que es, por­que es­tás dan­do vi­da». Je­sús re­cuer­da bien ese mo­men­to que aho­ra es uno de los spots que in­ten­tan ha­cer com­pren­der a la so­cie­dad la im­por­tan­cia de la do­na­ción. «O que con­ta­ba é un­ha cou­sa es­pec­ta­cu­lar, bas­tan­te im­pac­tan­te». Lo re­co­no­ce en el ví­deo. En reali­dad, nun­ca se ha­bía pa­ra­do a pen­sar en los re­cep­to­res de la san­gre do­na­da.

Vein­te años, ca­da tres me­ses, ha­cen que Je­sús ten­ga una re­la­ción bas­tan­te fa­mi­liar con los pro­fe­sio­na­les que ex­traen la san­gre. «A pri­mei­ra vez tes un pou­co de im­pre­sión, pe­ro des­pois de que te afás non pa­sa na­da». Chus va a do­nar san­gre co­mo otros se to­man un ca­fé. De he­cho, aun­que él tra­ba­ja en A Estrada, no es la pri­me­ra vez que do­na en otras lo­ca­li­da­des de Ga­li­cia. Ve el au­to­bús y si han pa­sa­do los tres me­ses de ri­gor, do­na: en La­lín, en Cal­das... Y el otro día en Mo­ra­ña.

«Egois­ta­men­te, doar é un­ha cou­sa boa, por­que se non ao mellor non vou ao mé­di­co en to­do o ano». La san­gre es ana­li­za­da y los re­sul­ta­dos lle­gan a ca­sa. Pe­ro sobre to­do «vas­te sen­tir ben, por­que axu­das, non cus­ta na­da e é moi re­con­for­tan­te».

Eu­ge­nia y Je­sús, en una de las imá­ge­nes de un ví­deo uti­li­za­do pa­ra la cam­pa­ña de do­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.