Un plano del ho­gar de do­mi­nio pú­bli­co

La po­lé­mi­ca del as­pi­ra­dor que ha­ce ma­pas de los ho­ga­res y se plan­tea ven­der los da­tos re­gis­tra­dos reavi­va el debate sobre la pri­va­ci­dad del In­ter­net de las Co­sas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - MI­CHAEL MCLOUGHLIN

Es uno de los avan­ces de la do­mó­ti­ca que más se ha po­pu­la­ri­za­do en los úl­ti­mos años. Los ro­bots de lim­pie­za. Pe­que­ños dis­po­si­ti­vos que re­co­rren la ca­sa ba­rrién­do­la y, más re­cien­te­men­te, ha­cien­do de fre­go­na. Las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de es­tos apa­ra­tos se to­pa­ban con obs­tácu­los, se que­da­ban atra­pa­dos y ne­ce­si­ta­ban ayu­da hu­ma­na pa­ra su­pe­rar al­gu­nos in­ci­den­tes. Pe­ro la in­no­va­ción los equi­pó de sen­so­res y tec­no­lo­gía su­fi­cien­te pa­ra ser más efi­cien­tes, con­tro­lar­los re­mo­ta­men­te des­de el mó­vil e, in­clu­so, ha­cer un ma­pa de la ca­sa con los da­tos que van re­co­gien­do en sus in­cur­sio­nes.

La po­lé­mi­ca por es­te sis­te­ma sur­gió ha­ce unos días. iRobot, el fa­bri­can­te res­pon­sa­ble del ro­bot as­pi­ra­dor Roomba, plan­tea­ba ven­der es­tos pla­nos a otras em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas co­mo Ap­ple, Goo­gle o Ama­zon. «Cree­mos que, pró­xi­ma­men­te, es­ta in- Los aspiradores son una de las pie­zas de do­mó­ti­ca más po­pu­la­res.

for­ma­ción pue­de apor­tar in­clu­so más va­lor a nues­tros clien­tes al per­mi­tir que la ca­sa y los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes tra­ba­jen me­jor de una for­ma con­jun­ta, pe­ro siem­pre con el con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to del usua­rio», afir­ma Co­lin An­gle, vi­ce­pre­si­den­te de la com­pa­ñía en una en­tre­vis­ta con Reu­ters. Ma­ti­za que hoy no eje­cu­tan nin­gu­na de es­tas prác­ti­cas y que el clien­te pue­de

des­ac­ti­var la op­ción de com­par­tir da­tos.

Los ro­bots bá­si­ca­men­te ma­pean las es­tan­cias pa­ra op­ti­mi­zar el tiem­po y ba­te­ría. Aun­que no ne­ce­si­tan co­no­cer al de­ta­lle la ha­bi­ta­ción pa­ra es­qui­var ob­je­tos, la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da en sus pa­seos per­mi­te al­can­zar un com­ple­to gra­do de de­ta­lle. Se­gún la fir­ma, la uti­li­za­ción de es­tos da­tos me­jo­ra­ría, por ejem­plo, los al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes que orien­ten el so­ni­do de una ma­ne­ra u otra de­pen­dien­do de la ha­bi­ta­ción. Es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes aler­tó a mu­chas per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes en­car­ga­das de ve­lar por la in­for­ma­ción más sen­si­ble de los usua­rios.

El re­vue­lo ha he­cho que iRobot apar­que es­tos pla­nes mo­men­tá­nea­men­te, aun­que se­gui­rá re­co­lec­tan­do da­tos. La po­lé­mi­ca ha vuel­to a po­ner el lla­ma­do In­ter­net de las Co­sas en el cen­tro de la po­lé­mi­ca. Un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Wi­red aler­ta­ba de que es­to «iba ca­mino de con­ver­tir­se en una gran­ja de da­tos» y que el ca­so de Roomba se­ría el pri­me­ro de mu­chos más. Se es­pe­ra que ha­ya más de 8.400 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a In­ter­net a fi­na­les de es­te año, se­gún Gart­ner. Y son mu­chas las em­pre­sas que sue­ñan con apro­ve­char sus da­tos, bien pa­ra otras de sus di­vi­sio­nes, bien pa­ra ha­cer ne­go­cio con ter­ce­ros. En los úl­ti­mos años más em­pre­sas han en­tra­do en el ne­go­cio de ob­je­tos co­nec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.