Dig­na Ri­vas ape­la a la pa­tro­na pa­ra erra­di­car la vio­len­cia ma­chis­ta

La dipu­tada di­ce en su ofren­da a la Vir­gen Pe­re­gri­na que es el pro­ble­ma más gra­ve

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - CRIS­TI­NA BARRAL

Una mez­cla de de­vo­ción re­li­gio­sa, tra­di­ción, cu­rio­si­dad y tam­bién turismo se vi­vió ayer en Pon­te­ve­dra an­tes y du­ran­te la mi­sa pon­ti­fi­cal en el san­tua­rio de la Vir­gen Pe­re­gri­na. Los ra­mos de flo­res y la pre­sen­cia de la ca­rro­za fue­ron muy re­tra­ta­dos a gol­pe de mó­vil. Por las ca­lles to­da­vía eran apre­cia­bles a me­dia ma­ña­na las hue­llas de una lar­ga no­che de fies­ta. Jó­ve­nes ves­ti­dos de es­mo­quin, ya con la pa­ja­ri­ta o la cor­ba­ta fue­ra de si­tio, se cru­za­ban con tu­ris­tas, con ju­ven­tud que alar­ga­ba la no­che de pe­ñas y con al­gún que otro pe­re­grino.

A los pe­re­gri­nos alu­dió en su ofren­da a la Vir­gen Pe­re­gri­na, pa­tro­na de la pro­vin­cia, la dipu­tada de Cohe­sión So­cial e Xu­ven­tu­de, Dig­na Ri­vas, que ci­tó su Re­don­de­la na­tal, que atra­vie­sa el Ca­mino Por­tu­gués. La mi­sa, se­gui­da des­de el ex­te­rior gra­cias a los al­ta­vo­ces, fue ofi­cia­da por el ar­zo­bis­po de San­tia­go, Ju­lián Ba­rrio. Cin­co edi­les del gru­po mu­ni­ci­pal del PP en­ca­be­za­ban la co­mi­ti­va, que lle­gó al san­tua­rio con mú­si­ca. Den­tro es­pe­ra­ban, en­tro otras au­to­ri­da­des, la pre­si­den­ta del Gon­gre­so, Ana Pas­tor.

Al igual que pa­só el sá­ba­do en

el pre­gón de Con­chi Pe­rei­ro que dio ini­cio a las fies­tas, Dig­na Ri­vas tam­bién op­tó por la reivin­di­ca­ción y en es­te ca­so pi­dió a

la Vir­gen que ca­mi­ne jun­to a las mu­je­res pa­ra que «te­ña­mos as mes­mas opor­tu­ni­da­des ques os ho­mes». «Soa­men­te nun mun­do no que a igual­da­de se­xa un dos prin­ci­pais va­lo­res so­ciais, con­se­gui­re­mos erra­di­car a la­cra da vio­len­cia ma­chis­ta que es­tá a oca­sio­nar tan­ta dor, tan­to su­fri­men­to, tan­tas mor­tes...». La dipu­tada ci­fró esas muer­tes en 50.000 al año en to­do el mun­do, se­gún la ONU.

So­li­ci­tó a la pa­tro­na ayu­da pa­ra eli­mi­nar un ma­chis­mo que es­tá «nor­ma­li­za­do a ni­vel so­cial e cul­tu­ral» y que es­tá pro­vo­can­do, afir­mó Dig­na Ri­vas, que «ca­da dez mi­nu­tos se asa­si­ne a un­ha mu­ller e que soa­men­te o 1,3 % da po­boa­ción o con­si­de­re un pro­ble­ma gra­ve». Di­ri­gién­do­se a la Vir­gen, le di­jo: «Es­tou se­gu­ra que ti, co­mo mu­ller e co­mo nai, nos axu­da­rás a es­ten­der en voz ben al­ta e cla­ra que es­ta­mos a fa­lar do pro­ble­ma máis gra­ve da no­sa so­cie­da­de».

Tam­bién pi­dió la in­ter­ce­sión de la Pe­re­gri­na pa­ra eli­mi­nar las de­sigual­da­des y que las per­so­nas más vul­ne­ra­bles sean pro­te­gi­das. Tam­po­co se ol­vi­dó de los re­fu­gia­dos en su ofren­da, un éxo­do del que ha­bla de for­ma re­cu­rren­te el pa­pa Fran­cis­co: «Pí­do­che que nos axu­des a re­ci­bir, re­co­ller, con­so­lar e in­te­grar a to­das esas per­soas que fo­xen do te­rror». La dipu­tada re­cla­mó apo­yo pa­ra que los po­lí­ti­cos to­men de­ci­sio­nes «ade­cua­das e xus­tas».

EMI­LIO MOLDES

La mi­sa y la ofren­da se si­guió tam­bién des­de el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.