Ro­sen­do, pa­ra lle­vár­se­los de ca­lle

No ha­brá otra oca­sión de ver al maes­tro en Ga­li­cia has­ta el Fes­ti­val de la Luzd. Es­ta no­che, en Vi­la­gar­cía, a ti­ro fi­jo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

Die­ci­séis años han trans­cu­rri­do des­de que Ro­sen­do pi­só por úl­ti­ma vez el escenario de A Xun­quei­ra, en Vi­la­gar­cía. Co­sas de la nu­me­ro­lo­gía. Cuan­do hoy en­cien­da su am­pli­fi­ca­dor, lo ha­rá pa­ra dar rien­da suel­ta a su tra­ba­jo de es­tu­dio nú­me­ro 16. De Es­cal­de Y Trin­che­ra se lla­ma el dis­co que nues­tro hom­bre pre­sen­tó en ju­nio, a un pa­so de ese Con­gre­so de los Dipu­tados en el que en­ton­ces se de­ba­tía la mo­ción de cen­su­ra que en­fren­tó a Pa­blo Igle­sias y a Mariano Ra­joy fren­te a sus se­ño­rías. Po­cas co­ñas con es­te asun­to. El de Ca­ra- ban­chel de­ja li­bre su mos­queo, co­mo hi­zo ha­ce cua­tro años con aquel Ver­güen­za To­re­ra que de­vol­vió al fun­da­dor de Le­ño a pri­me­ra lí­nea de la des­con­cer­tan­te es­ce­na mu­si­cal es­pa­ño­la.

«Si­go vién­do­me fue­ra de lu­gar», re­co­no­cía aquel día Ro­sen­do, al que los años, 63 ya, le sien­tan co­mo un guan­te de se­gu­ri­dad a la mano de un soldador. Sus le­tras afi­la­das po­nen, más que nun­ca, a ca­da uno en su si­tio. Por­que esa tro­pa de la dies­tra que pro­cla­ma «vi­va el vino y el ga­na­do por­cino» lo es­ta­rá ha­cien­do co­mo el es­fín­ter en el que re­ma­ta nues­tro apa­ra­to di­ges­ti­vo, pe­ro por la si­nies­tra no se atis­ban más que «pro­fa­nos y emi­nen­tes que no pa­ran de en­men­dar [...] char­la­ta­nes por igual». Ro­sen­do, en fin, da­rá es­ta no­che en Vi­la­gar­cía, por el bel­fo, una lec­ción de rock sen­ci­llo, de ca­lle, di­rec­to y bri­llan­te jun­to a sus in­se­pa­ra­bles se­cua­ces Ra­fa Vegas y Mariano Mon­te­ro, al ba­jo y a la ba­te­ría.

«Me gus­ta el gui­ta­rreo bo­rri­co y creo que un escenario con tres ele­men­tos bá­si­cos ha­cien­do ro­can­rol es lo más sano», in­di­ca­ba el maes­tro en su úl­ti­ma gi­ra. Na­tu­ra­li­dad, mos­queo con la bu­rri­cie que man­tie­ne a los de siem­pre al man­do —«me da la sen­sa­ción de que cae­mos una y otra vez en los mis­mos erro­res»— y com­pro­bar que la gen­te jo­ven co­nec­ta con su men­sa­je si­guen ha­cien­do de Ro­sen­do al­guien im­pres­cin­di­ble. Y que du­re.

Ro­sen­do pre­sen­ta es­ta no­che en Vi­la­gar­cía su úl­ti­mo dis­co, «De Es­cal­de Y Trin­che­ra», 16 años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.