Me­mo­ria del úl­ti­mo gue­rri­lle­ro re­pu­bli­cano de Arou­sa

El tes­ti­mo­nio de la bar­ba­rie fas­cis­ta y el cam­po de San Si­món se van con Antonio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - S. GON­ZÁ­LEZ

Hu­bo un tiem­po en el que la is­la de San Si­món no ins­pi­ra­ba can­ti­gas me­die­va­les ni fes­ti­va­les de mú­si­ca in­de­pen­dien­te. San Si­món era un cam­po de con­cen­tra­ción tris­te, mi­se­ra­ble, du­ro y mor­tal. El hom­bre que el miér­co­les pa­sa­do fa­lle­ció en Bar­ce­lo­na guar­da­ba me­mo­ria de aque­lla escalofriante pri­sión en la que Fran­co y sus se­cua­ces, le­van­ta­dos con­tra el or­den re­pu­bli­cano, se­cues­tra­ron a de­ce­nas de per­so­nas por el me­ro he­cho de pro­fe­sar al­gún ti­po de ideo­lo­gía li­be­ral. Antonio Ale­jan­dre mi­li­ta­ba en la CNT, así que no se ha­cía ilu­sio­nes sobre lo que po­día ocu­rrir­le. Él era de los que re­cor­da­ban el si­nies­tro so­ni­do del ma­qui­ni­llo que iba a bus­car­los a la hú­me­da pri­sión que los tro­va­do­res can­ta­ron en tiem­pos le­ja­nos. Seis re­clu­sos fue­ron arran­ca­dos de un gé­li­do pa­be­llón en una bru­mo­sa ma­dru­ga­da de di­ciem­bre. Los des­em­bar­ca­ron y los subie­ron a una fur­go­ne­ta en di­rec­ción a Pon­te­ve­dra. «Pe­gá­ban­che un ti­ro en cal­que­ra si­tio», re­me­mo­ra­ba Antonio ha­ce tre­ce años. Ese fue el des­tino de dos de sus com­pa­ñe­ros al po­co de ini­ciar la mar­cha, y de otros dos a la al­tu­ra de Fi­guei­ri­do. Él y el maes­tro que le acom­pa­ña­ba tu­vie­ron suer­te. Vie­ron las lu­ces de Pon­te­ve­dra a lo lejos. La for­tu­na y una con­de­na les sal­va­ron el pe­lle­jo.

Du­ran­te diez días de aquel ve­rano de 1936, Antonio y un pu­ña­do de ma­quis re­co­rrie­ron los mon­tes de Arou­sa pa­ra es­qui­var las par­ti­das fas­cis­tas que sem­bra­ban de muer­te la co­mar­ca. Él mis­mo le arre­ba­tó una pis­to­la a un fa­lan­gis­ta de Cam­ba­dos, al que, en lu­gar de dar­le muer­te, man­tu­vie­ron vi­vo. Pa­ra que al­gu­nos ha­blen. El úl­ti­mo gue­rri­llei­ro se va a los 102 años. Su me­mo­ria perdurará.

V. MEJUTO

Marcelo y Antonio, dos vie­jos lu­cha­do­res que se han ido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.