Ra­joy en­sal­za en el cen­te­na­rio de Al­bor su «ca­pa­ci­dad de no ren­dir­se nun­ca»

Im­po­ne la Me­da­lla al Mé­ri­to en el Tra­ba­jo al po­lí­ti­co que im­pul­só el au­to­go­bierno

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Cuan­do tu­vo lu­gar la se­sión cons­ti­tu­ti­va del Par­la­men­to de Ga­li­cia, en di­ciem­bre de 1981, Ma­riano Ra­joy era un bi­so­ño dipu­tado de 26 años que in­ten­ta­ba apren­der del je­fe de fi­las, Ge­rar­do Fer­nán­dez Al­bor. Es­te lo nom­bró di­rec­tor xe­ral de aque­lla Xun­ta en pa­ña­les, des­pro­vis­ta de des­pa­chos y co­ches ofi­cia­les. Y cuan­do a Al­bor le di­mi­tie­ron ca­si to­dos sus con­se­llei­ros, en 1986, vol­vió a acu­dir al Ra­joy vi­ce­pre­si­den­te pa­ra re­sis­tir en el car­go y en­de­re­zar el rum­bo. El aho­ra pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña es po­si­ble que apren­die­ra en­ton­ces a so­por­tar las ad­ver­si­da­des. Ayer lo in­si­nuó al im­po­ner­le la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to en el Tra­ba­jo al pri­mer pre­si­den­te elec­to de la Xun­ta, del que en­sal­zó la «ca­pa­ci­dad que ha te­ni­do pa­ra no ren­dir­se nun­ca».

Ge­rar­do Fer­nán­dez Al­bor, que cum­plió 100 años la se­ma­na pa­sa­da, re­ci­bió ayer el ca­ri­ño de to­dos los que lo tra­ta­ron en sus fa­ce­tas de mé­di­co, po­lí­ti­co y ani­ma­dor de las ter­tu­lias del Real Ae­ro Club de San­tia­go, que fre­cuen­ta­ba por su con­di­ción de pi­lo­to de avia­ción. La fi­gu­ra del to­da­vía pre­si­den­te de ho­nor del PP­deG fue ob­je­to de es­tu­dio de un sim- Al­bor se fun­dió en un abra­zo con Xo­sé Luis Ba­rrei­ro Ri­vas, su vi­ce­pre­si­den­te has­ta que rom­pie­ron. El pre­si­den­te del Go­bierno con­ver­só du­ran­te unos mi­nu­tos con el al­cal­de de San­tia­go, Mar­ti­ño No­rie­ga.

po­sio de dos días or­ga­ni­za­do por el Fo­ro Ga­li­cia Mi­le­nio y la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, que ayer clau­su­ra­ron en el Gaiás Ma­riano Ra­joy y el pre­si­den­te de la Xun­ta, Alberto Nú­ñez Fei­joo.

El lí­der na­cio­nal del PP, que al igual que Al­bor re­sis­tió un año en el car­go cuan­do pa­re­cía que se tam­ba­lea­ba, con­fe­só que a po­cos ac­tos acu­dió «con tan­ta con­vic­ción y ale­gría» co­mo al ho­me­na­je a Al­bor, al que ca­li­fi­có de «hom­bre ejem­plar», cu­yo le­ga­do con­si­de­ra ne­ce­sa­rio es­tu­diar, por­que «nos es­ti­mu­la a per­se­ve­rar por su ca­mino y eso nos ha­ce me­jo­res a no­so­tros tam­bién».

Ra­joy des­ta­có el per­fil ga­lle­guis­ta

de Al­bor, el pa­pel «cla­ve» que desem­pe­ñó en la cons­truc­ción del au­to­go­bierno ga­lle­go y su fa­ce­ta de «eu­ro­peís­ta sin fi­su­ras», que le sir­vió pa­ra que su re­tra­to luz­ca en el Bun­des­tag por su con­tri­bu­ción a la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na des­de la co­mi­sión que se creó en la Eu­ro­cá­ma­ra.

Al­bor: «Pa­gou a pe­na»

El pro­pio Al­bor hi­zo aco­pio de fuer­zas pa­ra es­tar pre­sen­te en el ho­me­na­je, tras avan­zar a pie, con cier­tas di­fi­cul­ta­des, has­ta la me­sa pre­si­den­cial, acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to por Fei­joo. «O ca­mi­ño per­co­rri­do pa­gou a pe­na e cóm­pre con­ti­nuar adian­te sem­pre

sen des­fa­le­cer», se­ña­ló el ex­pre­si­den­te, en un bre­ve dis­cur­so leí­do an­te unas 200 per­so­nas.

El fun­da­dor del po­li­clí­ni­co La Ro­sa­le­da se re­co­no­ció re­fle­ja­do en la fi­gu­ra del «car­ba­llo cen­te­na­rio» con la que lo com­pa­ró Fei­joo en la aper­tu­ra del cur­so po­lí­ti­co en Cer­de­do-Co­to­ba­de. En su in­ter­ven­ción evo­có el Ca­mino de San­tia­go, que con­si­de­ra ger­men de la cons­truc­ción eu­ro­pea, a las tres ge­ne­ra­cio­nes que lo si­guen en su fa­mi­lia y al após­tol San­tia­go. Y al fi­nal sa­lu­dó a Ba­rrei­ro Ri­vas, uno de los au­to­res de la mo­ción de cen­su­ra que lo apeó de la Xun­ta, que le dio dos be­sos en la me­ji­lla.

XOÁN A. SO­LER

Ma­riano Ra­joy im­pu­so la me­da­lla al pri­mer pre­si­den­te elec­to de la Xun­ta en pre­sen­cia de Alberto Nú­ñez Fei­joo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.