«El sis­te­ma di­fi­cul­ta que los maes­tros tra­ba­jen de ma­ne­ra coope­ra­ti­va»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

For­ma a pro­fe­so­res de to­da Es­pa­ña pa­ra que en­se­ñen de for­ma co­la­bo­ra­ti­va, un pri­mer pa­so a la in­no­va­ción en cla­se

El vi­gués José Ra­món La­go es una re­fe­ren­cia en el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo. Lle­va mu­chos años in­ves­ti­gan­do y apli­can­do en los co­le­gios sus análisis, jun­to al fa­lle­ci­do Pe­re Pu­jo­làs y el equi­po del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Vich. Cons­tan­te­men­te La­go pa­sa jor­na­das en Ga­li­cia pa­ra en­se­ñar a los pro­fe­so­res có­mo pue­den cam­biar la edu­ca­ción, por­que el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo, sos­tie­ne con pa­sión, «tie­ne que ser un ele­men­to im­por­tan­te en el pro­ce­so de in­no­va­ción fu­tu­ra de un cen­tro». —Ca­da vez es más fre­cuen­te ver en los co­le­gios que los alum­nos tra­ba­jan de for­ma coope­ra­ti­va, en gru­pos de cua­tro. Pa­re­ce al­go fá­cil, pe­ro de­trás de es­ta di­dác­ti­ca hay mu­cho tra­ba­jo. —Pri­me­ro, a no­so­tros no nos gus­ta lla­mar­lo tra­ba­jo, sino apren­di­za­je coope­ra­ti­vo, que es un ma­tiz muy im­por­tan­te por­que apren­der a coope­rar es al­go que les ser­vi­rá pa­ra siem­pre. Y sí, tie­ne mu­cho tra­ba­jo, tan­to que nun­ca nos com­pro­me­te­mos a desa­rro­llar un cur­so de for­ma­ción en un cen­tro sin ha­cer an­tes lo que de­no­mi­na­mos una se­sión de sen­si­bi­li­za­ción. Des­pués de al­gu­nas de es­tas reunio­nes, don­de ex­po­ne­mos a gran­des ras­gos qué hay que ha­cer y có­mo, al­gu­nos pro­fe­so­res de­ci­den no se­guir. —Im­plan­tar es­te sis­te­ma de apren­di­za­je no es rá­pi­do. —Co­mo mí­ni­mo son tres cur­sos com­ple­tos tras la sen­si­bi­li­za­ción: el pri­me­ro es de in­tro­duc­ción, de­di­ca­do a las di­ná­mi­cas de cohe­sión y a ta­reas muy con­cre­tas, con un prin­ci­pio y un fi­nal en sí mis­mas, que apli­can so­lo el gru­po de pro­fe­so­res más di­ná­mi­cos; el se­gun­do cur­so es el de ge­ne­ra­li­za­ción, y en él los maes­tros que em­pe­za­ron el año an­te­rior desa­rro­llan en cla­se si­tua­cio­nes más com­ple­jas, a la vez que acom­pa­ñan a los nue­vos do­cen­tes que se su­man a la di­dác­ti­ca; y el ter­cer cur­so fi­nal­men­te es de con­so­li­da­ción, en el que se pue­de lle­gar a to­do el cen­tro. Des­pués siem­pre pe­di­mos que el claus­tro ha­ga un ba­lan­ce y pien­se qué otras di­ná­mi­cas nue­vas pue­de in­cluir en

su cen­tro, con el mis­mo pro­ce­so. —En Ga­li­cia su equi­po es­tá tra­ba­jan­do mu­cho, en los cen­tros de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do. —Sí, es­pe­cial­men­te en el sur, en Pon­te­ve­dra y en Vi­go, aun­que tam­bién va­mos a Fe­rrol. Se es­tán ha­cien­do mu­chas co­sas. —¿Y la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción? —[Ri­sas]. Es que cuan­do ex­pli­ca­mos es­te ti­po de apren­di­za­je a las ins­ti­tu­cio­nes... bueno, ge­ne­ra­mos mu­cho vér­ti­go. Es exi­gen­te, arries­ga­do y su­po­ne cam­bios muy fuer­tes. No te di­cen que no, cla­ro, por­que les gus­ta mu­cho, pe­ro no te­ne­mos un com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal. Nos pa­sa en to­das par­tes. —¿Por qué es arries­ga­do? —Hay una se­rie de con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que se pue­da apli­car el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo: ne­ce­si­ta­mos un pe­que­ño gru­po de pro­fe­so­res que lo vea cer­cano a lo que ellos ya es­tán ha­cien­do y un equi­po di­rec­ti­vo que apo­ye fir­me­men­te la in­no­va­ción. In­clu­so fo­men­ta­mos que las per­so­nas que ocu­pan car­gos di­rec­ti­vos lo apli­quen en cla­se, pa­ra que el res­to del claus­tro vea que

la di­rec­ción lo ha­ce. Por su­pues­to, los pro­fe­so­res tie­nen que tra­ba­jar en­tre ellos de for­ma coope­ra­ti­va, por­que si no es muy di­fí­cil que lo pue­dan en­se­ñar, y eso es com­pli­ca­do por­que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo no po­ten­cia el tra­ba­jo en equi­po. Tam­bién es­tá la fal­ta de ca­pa­ci­dad de los di­rec­ti­vos pa­ra exi­gir que el pro­fe­so­ra­do si­ga es­te sis­te­ma. —Eso pue­de ser un las­tre pa­ra la in­no­va­ción en la es­cue­la pú­bli­ca, igual que la mo­vi­li­dad e in­te­ri­ni­dad del claus­tro. —En un co­le­gio que tie­ne una ta­sa de in­te­ri­nos del 20 %, a los pro­fe­so­res nue­vos les dan un cur­so ace­le­ra­do. Al­gu­nos co­men­tan: «¡Ah! Es­to es­tá muy bien, me voy a mi cla­se...». Pe­ro le di­cen: «No, to­da­vía te que­da mu­cho pa­ra apli­car­lo en cla­se». —Ha­brá tru­cos pa­ra ga­nar­se a los pro­fe­so­res más re­mi­sos. —Hay co­sas que pue­den fun­cio­nar. Por ejem­plo, exi­gir que to­do el claus­tro acu­da a la for­ma­ción o a las pues­tas en co­mún, aun­que no abran la bo­ca y es­tén ha­cien­do sudokus. En al­gún mo­men­to oi­rán al­go que les in­te- re­se, le­van­ta­rán la ca­be­za. Otra op­ción es de­cir a ese maes­tro de pri­ma­ria que no quie­re in­cor­po­rar­se al­go así co­mo: «A par­tir del pró­xi­mo cur­so tus ho­ras de Ma­te­má­ti­cas las va a dar fu­lano». Por­que el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo no obli­ga a los pro­fe­so­res, pe­ro sí al cen­tro, y no es co­rrec­to que un alumno pue­da apren­der de es­ta ma­ne­ra y el de la cla­se de al la­do no. —Al prin­ci­pio, ade­más, se co­me­te­rán mu­chos erro­res... —Pa­ra eso es­tá un tra­ba­jo pre­vio im­por­tan­te: Pa­ra que un con­jun­to de per­so­nas em­pie­cen a coope­rar, sean adul­tos o ni­ños, hay que ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que lo vean co­mo al­go po­si­ti­vo pa­ra ellos y pa­ra su gru­po. Te­ne­mos que apren­der a ver las co­sas con la pers­pec­ti­va del otro y a va­lo­rar la im­por­tan­cia que tie­nen los de­más en el tra­ba­jo con­jun­to. Es­to, es ver­dad, es una de las co­sas que más les cues­tan a los pro­fe­so­res. Pa­ra for­mar los equi­pos de cua­tro alum­nos, tú tie­nes que ver quién es más ca­paz de dar ayu­da y, cla­ro, a ve­ces me di­cen: «Pe­ro yo so­lo ten­go dos alum­nos así», com­pe­ten­tes des­de el pun­to de vis­ta so­cial, de con­te­ni­do y emo­cio­nal. Pe­ro no se tra­ta de que sea muy ca­paz, sino lo más ca­paz po­si­ble, den­tro de lo que tie­nes. —En­ton­ces, ¿hay que ana­li­zar a ca­da alumno an­tes? —Hay que pen­sar mu­cho los equi­pos, pa­ra que se com­bi­nen las ven­ta­jas de unos con las ne­ce­si­da­des de otros. Eso es muy re­la­ti­vo. Yo par­ti­ci­pé en un simposio y era el «más ca­paz» de mi gru­po, pe­ro a los po­cos días me fui a Mán­ches­ter a otro con­gre­so y allí fui el que ne­ce­si­ta­ba más ayu­da [en ca­da gru­po hay, ade­más, dos alum­nos in­ter­me­dios]. La cues­tión fi­nal es que ese equi­po no va a apren­der por­que uno se­pa mu­cho, sino por­que se jun­tan for­mas di­fe­ren­tes de apren­der, y to­dos lo ha­cen. —Di­cen que es el me­jor sis­te­ma pa­ra ga­ran­ti­zar la in­clu­sión. —No pue­de ha­ber coope­ra­ción si no hay in­clu­sión. El pro­gra­ma tie­ne tres ob­je­ti­vos: cohe­sión, que ca­da alumno se sien­ta par­te de un to­do y tra­ba­je pa­ra el bien co­mún; in­clu­sión, que no ha­ya na­die ma­lo o inú­til; y equi­dad, que to­dos apren­dan, por­que la gen­te ca­paz no es la que avan­za más, sino la que avan­za y ha­ce avan­zar a su en­torno. —Aun­que sea com­pli­ca­do, su­pon­go que com­pen­sa­rá. —El que ya iba bien an­tes, aho­ra tam­bién, pe­ro al ca­bo de un año ob­ser­vas có­mo el que te­nía di­fi­cul­ta­des em­pie­za a ser ca­paz.

«A los di­rec­to­res les fal­ta la ca­pa­ci­dad de exi­gir al claus­tro que apli­que es­te sis­te­ma» «No pue­de ha­ber coope­ra­ción si no hay in­clu­sión. Los va­lo­res son fun­da­men­ta­les»

ÁNGEL MAN­SO

La­go ne­ce­si­ta tres años pa­ra im­plan­tar el pro­gra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.