«Siem­pre es­ta­ré agra­de­ci­do a Ga­li­cia y a sus po­lí­ti­cos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Tras la lar­ga en­fer­me­dad y el fa­lle­ci­mien­to de su her­mano en el Chuac de A Co­ru­ña, Só­cra­tes se sien­te agra­de­ci­do con Ga­li­cia y sus po­lí­ti­cos. —¿Cuál es su re­la­ción con Ga­li­cia? —Una re­la­ción de gran pro­xi­mi­dad. Na­cí en Vi­lar de Maça­da, Vi­la Real, cer­ca de Ga­li­cia. Los víncu­los se afian­za­ron des­de la en­fer­me­dad de mi her­mano, que es­tu­vo in­ter­na­do dos ve­ces y fa­lle­ció en el Chuac. So­lo ten­go pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to con el hos­pi­tal, con las per­so­nas de A Co­ru­ña que con tan­to ca­ri­ño me tra­ta­ron y con la Xun­ta. Tan­to el ex­pre­si­den­te Pérez Tou­ri­ño, co­mo el ac­tual, Nú­ñez Fei­joo, me trans­mi­tie­ron to­do su apo­yo, hu­ma­ni­dad y so­li­da­ri­dad. Siem­pre es­ta­ré agra­de­ci­do a Ga­li­cia. —¿Y con los po­lí­ti­cos de Madrid? —Es­tu­pen­da y de gran sin­to­nía. Cuan­do pre­si­dí el Go­bierno de mi país, en­ta­blé gran amis­tad con mi ho­mó­lo­go, José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, a quien de­fi­ní co­mo mi me­jor ami­go en Eu­ro­pa. Ade­más de lle­var­nos bien, y per­te­ne­cer a la mis­ma fa­mi­lia po­lí­ti­ca, hi­ci­mos reali­dad pro­yec­tos trans­fron­te­ri­zos im­por­tan­tes, aun­que otros que­da­ron en el ca­mino, co­mo el AVE Vi­go-Opor­to y el Madrid-Lis­boa. Creo que en Es­pa­ña no se va­lo­ra su­fi­cien­te­men­te la fi­gu­ra de Za­pa­te­ro. —¿A qué pro­yec­tos trans­fron­te­ri­zos se re­fie­re? —Al Ins­ti­tu­to de Na­no­tec­no­lo­gía de Bra­ga, que es un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción pio­ne­ro y de re­fe­ren­cia mun­dial fru­to de la co­la­bo­ra­ción uni­ver­si­ta­ria y cien­tí­fi­ca de los dos paí­ses. Es uno de los lo­gros de mi man­da­to de los que me sien­to más sa­tis­fe­cho, ade­más de la pre­si­den­cia de Por­tu­gal de la UE del 2007. —¿Có­mo es su día a día? —Muy nor­mal, co­mo el de cual­quier per­so­na. Me le­van­to tem­prano, ha­go de­por­te, leo, es­cri­bo du­ran­te ho­ras, aca­bo de ter­mi­nar mi úl­ti­mo li­bro, que sal­drá a fi­nal de mes, y tra­to de es­tar el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de tiem­po con mis hi­jos, mi ma­dre y con mis ami­gos. —¿Con­fía en sus abo­ga­dos? —Es­toy en las me­jo­res ma­nos. Tan­to João Arau­jo co­mo Pedro De­li­lle es­tán lu­chan­do va­lien­te­men­te en mi de­fen­sa. Tie­nen ca­rac­te­res muy di­fe­ren­tes y se com­ple­men­tan muy bien. Arau­jo no se ami­la­na an­te las ile­ga­li­da­des de la fis­ca­lía y de los jue­ces y es­tá aler­ta an­te cual­quier in­jus­ti­cia. —¿Se plan­tea vol­ver a la po­lí­ti­ca? —No sé si vol­ve­ré a la po­lí­ti­ca, es­toy muy de­sen­can­ta­do. Fal­tan po­lí­ti­cos en Eu­ro­pa de la ta­lla y el ca­ris­ma de Ma­rio Soa­res. Si­go des­de la ba­rre­ra el Go­bierno de Cos­ta, con el apo­yo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y del Blo­co de Es­quer­da, pre­pa­ro la pre­sen­ta­ción de mi li­bro y es­toy cen­tra­do en mí de­fen­sa. Mi fu­tu­ro es el pre­sen­te. —Nun­ca. Nues­tras re­la­cio­nes son me­ra­men­te for­ma­les y frías en al­gu­nos mo­men­tos. El ar­gu­men­to de la acu­sa­ción de mis su­pues­tas cuen­tas en pa­raí­sos fis­ca­les a nom­bre de Car­los San­tos Silva a tra­vés del BES es to­tal­men­te fal­so. En el 2014, cuan­do ya no era pri­mer mi­nis­tro, me lla­mó por equi­vo­ca­ción, ha­bla­mos edu­ca­da­men­te y que­dé con él pa­ra en­tre­gar­le un ejem­plar de mi li­bro, eso es to­do. —¿Por qué cri­ti­ca tan­to a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? —Por­que exis­te com­pli­ci­dad y re­la­ción co­rrup­ta en­tre la pren­sa lu­sa y la fis­ca­lía. Siem­pre que se pro­du­ce una nue­va pró­rro­ga en mi pro­ce­so apa­re­cen no­ti­cias sen­sa­cio­na­lis­tas con­tra mí. ¿No le pa­re­ce una coin­ci­den­cia muy sos­pe­cho­sa? Eso so­lo pue­de ocu­rrir por­que se pro­du­cen fil­tra­cio­nes a la pren­sa por par­te de fis­ca­lía, lo que es un cri­men. So­lo pi­do que se me tra­te de una for­ma jus­ta y ob­je­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.