La Po­li­cía de Cam­ba­dos bus­ca a un hom­bre que in­vi­tó a una ni­ña a su­bir a su co­che

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - B. C.

La Po­li­cía Lo­cal de Cam­ba­dos col­gó en su per­fil de Fa­ce­book el avi­so el miér­co­les por la no­che y ayer por la ma­ña­na ya cir­cu­la­ba por in­fi­ni­dad de gru­pos de What­sApp y de Ins­ta­gram. La aler­ta sur­gió por­que, su­pues­ta­men­te, un in­di­vi­duo in­vi­tó a su­bir a su co­che a una ni­ña de do­ce años cuan­do cir­cu­la­ba por la vía pú­bli­ca y la ma­dre, en cuan­to su­po lo su­ce­di­do, se pu­so en con­tac­to con la po­li­cía pa­ra de­nun­ciar los he­chos.

Los agen­tes, a su vez, co­mu­ni­ca­ron el ca­so a la Guar­dia Ci­vil y se pu­so en mar­cha un dis­po­si­ti­vo de búsqueda y vi­gi­lan­cia. Pa­ra­le­la­men­te, la po­li­cía hi­zo un lla­ma­mien­to a tra­vés de la red so­cial pi­dien­do la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na pa­ra tra­tar de lo­ca­li­zar al sos­pe­cho­so, lla­ma­mien­to al que se su­mó ayer el con­ce­jal de­le­ga­do de se­gu­ri­dad, Jo­sé Ra­món Abal. Quien ten­ga al­gu­na pis­ta al res­pec­to pue­de co­mu­ni­car­lo a la po­li­cía, la Guar­dia Ci­vil o bien lla­man­do al te­lé­fono de emer­gen­cias del 112. La des­crip­ción que ofre­ce la po­li­cía del in­di­vi­duo es la de un hom­bre de bar­ba ca­no­sa y fron­do­sa, que ves­tía som­bre­ro de te­la de co­lor ver­de e iba al vo­lan­te de un vehícu­lo gran­de de co­lor ne­gro ti­po Fur­gón Jum­per, Sprin­ter o si­mi­lar. «A úni­ca in­for­ma­ción que ob­ti­ve­mos do vehícu­lo é que pa­re­cía que na súa par­te tra­sei­ra non le­va­ba cris­tais ou pa­re­cían cin­ta­dos», se aña­de en la pu­bli­ca­ción de la po­li­cía.

Los he­chos ocu­rrie­ron a las ocho y me­dia de la tar­de del miér­co­les en la in­ter­sec­ción de las ca­lles Real y Va­lle-In­clán, en Fe­fi­ñáns. La ni­ña hi­zo ca­so omi­so al hom­bre y si­guió su ca­mino, y cuan­do tu­vo oca­sión de con­tar­le lo su­ce­di­do a su ma­dre, es­ta se di­ri­gió a las de­pen­den­cias po­li­cia­les pa­ra de­nun­ciar­lo. LU­GO / LA VOZ

Ra­fael Bisquerra, di­rec­tor del pos­gra­do en Edu­ca­ción Emo­cio­nal y Bie­nes­tar —y de otros pos­gra­dos y más­te­res en la Universidad de Barcelona— y catedrático de Orien­ta­ción Psicopedagógica, par­ti­ci­pó en el dé­ci­mo Con­gre­so da Ins­pec­ción Edu­ca­ti­va de Ga­li­cia, que se ce­le­bró es­ta se­ma­na en Lu­go. —¿Qué pa­pel jue­ga la edu­ca­ción emo­cio­nal en la in­te­gra­ción de to­dos los alum­nos? —Es muy im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio sen­si­bi­li­zar al pro­fe­so­ra­do y a los ins­pec­to­res de edu­ca­ción so­bre lo esen­cial que es aten­der la di­men­sión emo­cio­nal de los alum­nos. Por­que la edu­ca­ción emo­cio­nal es una res­pues­ta edu­ca­ti­va a las ne­ce­si­da­des so­cia­les que no es­tá su­fi­cien­te­men­te aten­di­da en áreas co­mo ma­te­má­ti­cas, len­gua­je... El anal­fa­be­tis­mo emo­cio­nal que nos ro­dea con­du­ce a la pre­va­len­cia de tras­tor­nos co­mo la an­sie­dad, la de­pre­sión, el es­trés o la agre­si­vi­dad. Por ello, hay que desa­rro­llar com­pe­ten­cias emo­cio­na­les que pue­dan pre­ve­nir es­tas con­duc­tas. —¿Se ne­ce­si­tan pau­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra los alum­nos con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les (NEE)? —Los alum­nos con NEE no tie­nen por qué re­ci­bir nin­gu­na aten­ción es­pe­cial en lo que res­pec­ta a la di­men­sión emo­cio­nal, pe­ro sí la aten­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ges­tio­nar sus emo­cio­nes. La edu­ca­ción emo­cio­nal es apli­ca­ble a to-

—Hay que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que sea via­ble, y es­to so­lo se con­se­gui­rá con pro­fe­so­ra­do for­ma­do y sen­si­bi­li­za­do. Ac­tual­men­te, los pro­fe­so­res es­tán for­ma­dos pa­ra im­par­tir una ma­te­ria, pe­ro en los cen­tros tam­bién tie­nen que aten­der la di­ver­si­dad. —¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo pa­ra que fun­cio­ne la in­clu­sión de los alum­nos con NEE? —Son muy im­por­tan­tes es­tas nue­vas pro­pues­tas di­dác­ti­cas. El tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y las nue­vas téc­ni­cas por pro­yec­tos mo­ti­van al alum­na­do. Hay que cam­biar el pa­ra­dig­ma de la com­pe­ti­ti­vi­dad por el de la co­la­bo­ra­ción. —¿Es­tá el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual a la al­tu­ra de es­tas ne­ce­si­da­des? —Di­ga­mos que en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual es­tán en pa­ña­les las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les. Pen­se­mos so­lo en nues­tra in­fan­cia, si al­guien nos en­se­ñó a pre­ve­nir la an­sie­dad o el es­trés. In­sis­to en que hay que sen­si­bi­li­zar a los pro­fe­so­res, a las fa­mi­lias, a la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y a la so­cie­dad en ge­ne­ral. Un 14 % de la po­bla­ción su­fre an­sie­dad y un 12 %, de­pre­sión; de he­cho, el es­trés, la an­sie­dad, la de­pre­sión y otras fo­bias afec­tan al 45 % de la po­bla­ción y la ma­yo­ría de es­tos pro­ble­mas se ini­cian en la edad es­co­lar. Con la ra­tio ha­bi­tual, si hay un tra­ba­jo en equi­po y una tra­di­ción en po­ner­lo en prác­ti­ca, no tie­ne por qué ha­ber pro­ble­mas pa­ra aten­der la di­men­sión emo­cio­nal. Bisquerra, du­ran­te el con­gre­so que se ce­le­bró en Lu­go.

—¿Có­mo cree que se pue­de re­du­cir el tiem­po de es­pe­ra? —El de la ins­pec­ción no es un te­ma fá­cil, y re­quie­re sen­si­bi­li­dad y for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do pa­ra lo emo­cio­nal. Mu­chos pro­ble­mas, de­jan­do al mar­gen la dis­fun­ción in­te­lec­tual, son emo­cio­na­les (im­pul­si­vi­dad, hi­per­ac­ti­vi­dad...) y los alum­nos de­ben re­ci­bir des­de el ini­cio es­ta aten­ción emo­cio­nal por par­te del pro­fe­so­ra­do, con ayu­da de las fa­mi­lias. —Es un te­ma com­ple­jo por­que hay que es­tu­diar las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da uno. En ca­sos de dis­le­xia, por ejem­plo, en que son alum­nos in­te­li­gen­tes pe­ro con di­fi­cul­ta­des de lec­tu­ra y es­cri­tu­ra, sí que ayu­da­ría ofre­cer­les más tiem­po. Pe­ro en otros ca­sos de ca­rác­ter psi­co­pa­to­ló­gi­co no es tan sen­ci­llo.

ÓS­CAR CELA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.