En el 2015 mu­rió un ma­ri­ne­ro ju­bi­la­do en Ca­ri­ño

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - M. S.

La muer­te del ve­cino de O Po­rri­ño no es la pri­me­ra que cau­sa la avispa ve­lu­ti­na en Ga­li­cia. El 14 de oc­tu­bre del 2015, Vi­cen­te Mar­tí­nez, un ma­ri­ne­ro ju­bi­la­do de Ca­ri­ño de 67 años, per­día la vi­da por una pi­ca­du­ra de un ejem­plar de es­ta es­pe­cie. Vi­cen­te Mar­tí­nez es­ta­ba mi­ran­do có­mo re­co­gían manzanas en una fin­ca cuan­do la avispa lo ata­có. Era alér­gi­co y, aun­que in­me­dia­ta­men­te fue tras­la­da­do a un cen­tro mé­di­co, ya no se pu­do ha­cer na­da por sal­var su vi­da.

En ju­lio del 2016, un ve­cino de Vi­go mu­rió pi­ca­do por avis­pas mien­tras des­bro­za­ba su fin­ca. Ini­cial­men­te se pen­só que era ve­lu­ti­na, pe­ro fi­nal­men­te se com­pro­bó que ha­bía si­do ata­ca­do por avis­pas au­tóc­to­nas. Ese mis­mo día, una jo­ven ba­ñis­ta tu­vo que ser eva­cua­da de las Cíes a un hos­pi­tal tras ser ata­ca­da tam­bién por una avispa.

Des­de su lle­ga­da a Ga­li­cia, la ve­lu­ti­na ha cau­sa­do tam­bién va­rios ata­ques gra­ves. Isau­ro Fran­cos, un hom­bre de A Pas­to­ri­za, te­nía 53 años cuan­do en oc­tu­bre del 2016 fue ata­ca­do por un en­jam­bre de avis­pas asiá­ti­cas. Isau­ro tra­ba­ja en la ma­de­ra, y ese día, co­mo tan­tos otros, hi­zo el ges­to de en­cen­der la mo­to­sie­rra pa­ra cor­tar un eu­ca­lip­to. Es­po­lea­do por el rui­do de la má­qui­na, un en­jam­bre de avis­pas asiá­ti­cas sa­lió de su ni­do en el ár­bol y se di­ri­gió de­sen­fre­na­do ha­cia su cuer­po. Re­ci­bió va­rias pi­ca­du­ras en las ma­nos pe­se a que lle­va­ba guan­tes, pe­ro por for­tu­na el cas­co de pro­tec­ción que lle­va­ba en la ca­be­za lo li­bró de la muer­te.

Es­te mis­mo ve­rano, en pleno agos­to, un vo­lun­ta­rio re­ci­bió 22 pi­ca­du­ras de ve­lu­ti­na en Ou­rol al in­ten­tar re­ti­rar un ni­do. Tres miem­bros de Pro­tec­ción Ci­vil se dis­po­nían ese día a re­ti­rar un ni­do si­tua­do a unos 20 me­tros de al­tu­ra en un eu­ca­lip­to cuan­do fue­ron ata­ca­dos. Uno de ellos es­ca­la­ba por el ár­bol pa­ra ser­vir de pun­to de apo­yo a la pér­ti­ga con la que pre­ten­dían ino­cu­lar el ve­neno al ni­do, pe­ro cuan­do se en­con­tra­ba a me­dio ca­mino sa­lie­ron las avis­pas y re­ci­bió 22 pi­ca­du­ras en las ro­di­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.