Ru­sia y Chi­na ele­van su con­trol so­bre una Ve­ne­zue­la en quie­bra

El ciu­da­dano se en­fren­ta a una subida de pre­cios del 70 %

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Des­pués de que di­ver­sas agen­cias de ca­li­fi­ca­ción de ries­go de­cla­ra­ran que Ve­ne­zue­la se en­cuen­tra ofi­cial­men­te en sus­pen­sión de pa­gos, el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro es­tá de­pen­dien­te de Ru­sia y de Chi­na, sus úni­cos apo­yos in­ter­na­cio­na­les. Mien­tras, los ve­ne­zo­la­nos se pre­pa­ran pa­ra ma­yo­res pa­de­ci­mien­tos. El pre­cio del dó­lar en el mer­ca­do pa­ra­le­lo, que se ha du­pli­ca­do en el úl­ti­mo mes, ha arras­tra­do los pre­cios a una es­pi­ral in­fla­cio­nis­ta que, so­lo en no­viem­bre, se es­ti­ma su­pe­rará el 70 %, se­gún los cálcu­los de fir­mas co­mo Eco­no­mé­tri­ca. El sa­la­rio mí­ni­mo es hoy in­fe­rior a 7 eu­ros men­sua­les; y su po­der de com­pra equi­va­le a me­nos de 10 ki­los de arroz o me­nos de cin­co de car­ne o em­bu­ti­dos. Los pre­cios au­men­tan to­dos los días, y la mis­ma fir­ma es­ti­ma que la in­fla­ción de ali­men­tos al­can­za­rá 1.000 % anual a fi­nes del 2017.

En tan­to, el Go­bierno ru­so anun­ció que pre­sen­ta­rá hoy las con­di­cio­nes «muy fa­vo­ra­bles» del re­fi­nan­cia­mien­to de un prés­ta­mo por 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre­ga­do a Ve­ne­zue­la en el 2011, pa­ra la com­pra de ar­ma­men­to. An­ton Si­lua­nov, mi­nis­tro de Fi­nan­zas ru­so, se­ña­ló que se­rán «dos fun­cio­na­rios del Go­bierno ve­ne­zo­lano» los que ha­gan el anun­cio de la re­fi­nan­cia­ción en Mos­cú.

Ru­sia ha te­ni­do me­jor suer­te que Chi­na, que ha se­gui­do apo­yan­do al Go­bierno de Ma­du­ro an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, a pe­sar de que el lu­nes, anun­ció el in­cum­pli­mien­to del pa­go de 183 mi­llo­nes de dó­la­res de la deu­da bi­la­te­ral.

Una nue­va gue­rra fría

El te­mor del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, ex­pre­sa­do tan­to por Do­nald Trump co­mo por su em­ba­ja­do­ra an­te la ONU, Nik­ki Ha­lley, es que Ve­ne­zue­la cai­ga más en la ór­bi­ta ru­sa, y tam­bién en la chi­na, en una suer­te de re­edi­ción de la gue­rra fría que ya se ha vi­vi­do en Si­ria. Evan Ellis, ana­lis­ta del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos de Es­ta­dos Uni­dos, ha se­ña­la­do que «los re­cur­sos ru­sos y chi­nos com­pi­ten ca­da vez más por con­tro­lar las fi­nan­zas, el pe­tró­leo y los mer­ca­dos del país».

Chi­na es el ma­yor acree­dor in­di­vi­dual de Ve­ne­zue­la, con un mon­to que se es­ti­ma en 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res (de una deu­da to­tal que as­cien­de a 150.000 mi­llo­nes), y des­de ha­ce más de dos años, sus­pen­dió to­dos los cré­di­tos nue­vos al país, aun­que ha con­ce­di­do un año de gra­cia en el 2017 a la can­ce­la­ción de cier­tos com­pro­mi­sos.

Los te­ne­do­res de bo­nos de Ve­ne­zue­la y la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA, mien­tras, con­traen el alien­to an­te la po­si­bi­li­dad de que sus in­ver­sio­nes val­gan ce­ro, va­lor al que ten­dían es­tos pa­pe­les en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les es­te mar­tes.

Una reunión pa­ra fi­jar los tér­mi­nos de una re­fi­nan­cia­ción de es­tas deu­das, ce­le­bra­da en Ca­ra­cas el lu­nes, con­clu­yó sin si­quie­ra el atis­bo de un acuer­do; Bra­sil, en tan­to, de­nun­ció que el Go­bierno de Ma­du­ro ha in­cum­pli­do un pa­go de 262 mi­llo­nes que te­nía que pa­gar ayer.

La ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va del pa­sa­do sá­ba­do en Var­so­via con mo­ti­vo del Día de la In­de­pen­den­cia to­mó co­mo ban­de­ra el le­ma «Que­re­mos a Dios». No es ca­sua­li­dad. Con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so y eu­ro­es­cep­ti­cis­mo son los dos ras­gos prin­ci­pa­les que ca­rac­te­ri­zan al ciu­da­dano me­dio po­la­co que en el 2015 au­pó al po­der al par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) del con­tro­ver­ti­do po­lí­ti­co ul­tra­con­ser­va­dor Ja­ro­sław Kaczyns­ki. Sus fe­ro­ces dis­cur­sos con­tra los par­ti­dos proeu­ro­peos y las po­lí­ti­cas de aco­gi­da de re­fu­gia­dos le sir­vie­ron en ban­de­ja la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Los po­la­cos eri­gie­ron al PiS co­mo prin­ci­pal fuer­za con el 37,6 % de los votos. Dos años des­pués, lo vol­ve­rían a ha­cer. Eso in­di­can los son­deos. Le­jos de per­der ga­so­li­na, el par­ti­do de la pri­me­ra mi­nis­tra, Bea­ta Szdy­lo, se afian­za en el po­der. «Las fa­mi­lias po­la­cas hoy vi­ven me­jor», se fe­li­ci­tó ayer al ce­le­brar el ecua­dor de la le­gis­la­tu­ra que lle­ga en un mo­men­to de pu­jan­za eco­nó­mi­ca.

Pe­ro la gran ba­za con la que cuen­ta Szdy­lo es la de la se­gu­ri­dad: «Hoy es­ta­mos más se­gu­ros», in­di­có pa­ra jus­ti­fi­car las po­lí­ti­cas de puer­tas ce­rra­das a la in­mi­gra­ción. Pa­ra el Go­bierno po­la­co, la cri­sis de re­fu­gia­dos y el te­rro­ris­mo siem­pre han ido de la mano. El re­ce­lo y el re­cha­zo de los ciu­da­da­nos a acep­tar las cuo­tas de re­fu­gia­dos pro­pues­tas por Bru­se­las in­di­có a Szdy­lo el ca­mino a se­guir pa­ra ca­pi­ta­li­zar J. Kor­win-Mik­ke

FEDERICO PARRA AFP

Ve­ne­zo­la­nos ha­cen co­la pa­ra re­ti­rar di­ne­ro de un ca­je­ro au­to­má­ti­co en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.