Pro­po­nen que las mal­tra­ta­das de­cla­ren por vi­deo­con­fe­ren­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PI­TA

La psi­có­lo­ga ce­san­te de Vio­len­cia so­bre la Mujer, Em­ma Diéguez, tu­vo tiem­po en cua­tro me­ses pa­ra de­tec­tar un gran pro­ble­ma en las de­cla­ra­cio­nes de las mal­tra­ta­das en Vi­go. Mu­chas lle­ga­ban me­ses des­pués ate­rro­ri­za­das al jui­cio pe­nal por mie­do a re­en­con­trar­se de fren­te con el abu­sa­dor con el que ha­bían vi­vi­do un in­fierno de pa­li­zas, ame­na­zas y ve­ja­cio­nes. Aun­que de­cla­ren ocul­tas tras un biom­bo, el me­ro ca­rras­peo que ha­ga el acu­sa­do po­dría pa­ra­li­zar­las de te­rror. Por eso, la psi­có­lo­ga pro­pu­so ayer que las víc­ti­mas de ries­go de­cla­ren por vi­deo­con­fe­ren­cia.

Es­ta me­di­da es res­pal­da­da por otros pro­fe­sio­na­les, con ma­ti­ces. La abo­ga­da Ana Gar­cía Cos­tas re­cuer­da que al­gu­na vez se ha vis­to obli­ga­da a pe­dir que la víc­ti­ma de­cla­ra­se por vi­deo­con­fe­ren­cia. «He ob­ser­va­do es­ta cir­cuns­tan­cia en ca­so de agre­sión se­xual a me­nor, pe­ro, en mi opi­nión, es más efec­ti­vo que el juez va­lo­re de for­ma di­rec­ta a la víc­ti­ma. Creo que se con­ser­va me­jor el prin­ci­pio de in­me­dia­ción en ca­sos de vio­len­cia o agre­sión se­xual si la víc­ti­ma de­cla­ra di­rec­ta­men­te an­te el juez».

No obs­tan­te, Cos­tas di­ce que, en al­gún ca­so, ha so­li­ci­ta­do que se hi­cie­se por vi­deo­con­fe­ren­cia la de­cla­ra­ción de cier­tas víc­ti­mas, co­mo al­gu­nas tes­ti­gos pro­te­gi­das que hu­ye­ron de ma­fias de pro­xe­ne­tas, por­que «co­rren se­rio ries­go». Re­cal­ca que de­cla­rar a dis­tan­cia es re­co­men­da­ble «no tan­to por la im­pre­sión del mie­do de la víc­ti­ma, sino por­que real­men­te co­rren ries­go su in­te­gri­dad e in­clu­so su vi­da».

«No hay me­dios»

Otra abo­ga­da del turno de ofi­cio del Juz­ga­do de Vio­len­cia so­bre la Mujer de Vi­go, Jo­se­fi­na Ba­rros, se­ña­la que la ins­ta­la­ción de la sa­la de vi­deo­con­fe­ren­cias «es una me­di­da que no es­ta­ría mal, pe­ro, co­mo siem­pre, no hay me­dios». Re­cuer­da que no en to­dos los juz­ga­dos se pue­de ha­cer la vi­deo­con­fe­ren­cia y, si se apro­ba­ra esa me­di­da, ten­drían que do­tar a to­dos los tri­bu­na­les de ellos, «lo que su­po­ne un des­em­bol­so eco­nó­mi­co im­por­tan­te». «Te­nien­do en cuen­ta que la Jus­ti­cia es la her­ma­na po­bre de los mi­nis­te­rios, no creo que se es­té por la la­bor», aña­de.

Los fun­cio­na­rios tam­bién son fa­vo­ra­bles a ins­ta­lar una sa­li­ta de au­dien­cias es­pe­cial pa­ra que las mal­tra­ta­das de­cla­ren por vi­deo­con­fe­ren­cia. El por­ta­voz de Al­ter­na­ti­vas na Xus­ti­za, Pa­blo Va­lei­ras, opi­na que evi­tar el con­tac­to vi­sual con el acu­sa­do en los jui­cios «da­ría­lles tran­qui­li­da­de e se­gu­ri­da­de ás ví­ti­mas. Te­ñen me­do a que o mal­tra­ta­dor ou al­gún fa­mi­liar ou ami­go as agri­dan».

Ha­ce me­ses, Va­lei­ras tu­vo que sa­lir del des­pa­cho sin­di­cal a la ca­rre­ra tras oír gri­tos y, jun­to a otro fun­cio­na­rio, se­pa­ró a una mal­tra­ta­da que ha­bía abo­fe­tea­do a la nue­va no­via del agre­sor.

En es­te sen­ti­do, el fun­cio­na­rio re­cal­ca que «a Xus­ti­za de­be dar­lles a má­xi­ma ga­ran­tía de se­gu­ri­da­de». Pe­ro tie­ne sus du­das res­pec­to a si­tuar la sa­li­ta de au­dien­cias en el mis­mo juz­ga­do: «Non é 100 % se­gu­ra por­que as par­tes sa­ben den­de on­de se fai a vi­deo­con­fe­ren­cia».

Ju­lio Bou­zas, del sin­di­ca­to SPJ-USO, con­si­de­ra que apli­car ese me­di­da se­ría «fan­tás­ti­co» si es­tu­vie­se jus­ti­fi­ca­da, «de­bi­do a la sen­si­bi­li­dad de la cau­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.