Cha­vis­mo e igle­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - JO­SÉ RA­MÓN AMOR PAN

En una nue­va vuel­ta de tuer­ca, Ni­co­lás Ma­du­ro acu­só ha­ce unos días a dos obis­pos ve­ne­zo­la­nos de co­me­ter sen­dos de­li­tos de odio. Des­pués de afir­mar el pa­sa­do mes de no­viem­bre que «en Ve­ne­zue­la to­do lo vin­cu­la­do a la Igle­sia Ca­tó­li­ca es­tá con­ta­mi­na­do, en­ve­ne­na­do por una vi­sión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y de cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te», aho­ra el pre­si­den­te con­si­de­ra que afir­mar que el pue­blo pa­sa ham­bre, de­cir que fal­tan me­di­ca­men­tos y de­nun­ciar la cre­cien­te co­rrup­ción es in­ci­tar a la vio­len­cia. «Aho­ra vie­ne un dia­blo con so­ta­na a lla­mar a en­fren­ta­mien­tos vio­len­tos, a lla­mar a la gue­rra ci­vil», lle­gó a ma­ni­fes­tar el su­ce­sor de Hugo Chá­vez.

El Go­bierno ve­ne­zo­lano cri­mi­na­li­za to­da ma­ni­fes­ta­ción en su con­tra y pro­pi­cia la mul­ti­pli­ca­ción y di­fu­sión de to­da cla­se de es­pe­cu­la­cio­nes con el ob­je­ti­vo de con­so­li­dar un con­trol ab­so­lu­to de ac­ti­vi­da­des y pro­vo­car el mie­do y la au­to­cen­su­ra. Me vie­ne a la me­mo­ria la fi­gu­ra de Fé­lix Dzerz­hins­ki, el crea­dor de la te­mi­ble po­li­cía se­cre­ta bol­che­vi­que, un or­ga­nis­mo cru­cial de la URSS, que mar­có el ca­mino a to­dos los fu­tu­ros dic­ta­do­res co­mu­nis­tas: «De­fen­de­mos el te­rror or­ga­ni­za­do.

El te­rror es una ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta en los pe­río­dos re­vo­lu­cio­na­rios. El te­rror re­vo­lu­cio­na­rio de­be al­can­zar por igual a cul­pa­bles e inocen­tes. Eje­cu­tar a es­tos úl­ti­mos im­pre­sio­na a las ma­sas mu­cho más que ajus­ti­ciar a los pri­me­ros». Al di­ri­gir­se con­tra los obis­pos, el cha­vis­mo con­fir­ma los peo­res pre­sa­gios y evi­den­cia a las cla­ras que so­lo le preo­cu­pa se­guir en el po­der, cues­te lo que cues­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.