Se­ce­sión: ¿desafío en la ter­ce­ra fa­se?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLANCO VAL­DÉS

Se­guir lla­mán­do­le pro­ble­ma ca­ta­lán a lo que vie­ne su­ce­dien­do en Ca­ta­lu­ña des­de ha­ce va­rios me­ses es una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de va­ciar de sig­ni­fi­ca­do las pa­la­bras, in­tro­du­cien­do en el de­ba­te po­lí­ti­co mu­cha más con­fu­sión que cla­ri­dad. Des­de la tran­si­ción has­ta que los na­cio­na­lis­tas de­ci­die­ron fi­nal­men­te echar­se al mon­te, lla­má­ba­mos pro­ble­ma ca­ta­lán al de­ri­va­do de la exis­ten­cia en una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal de una plu­ra­li­dad de for­mas de en­ten­der las re­la­cio­nes que aque­lla de­be­ría man­te­ner con el con­jun­to del Es­ta­do. Esa fue la ra­zón por la que la Cons­ti­tu­ción con­tem­pló la po­si­bi­li­dad de des­cen­tra­li­zar Es­pa­ña. Y la ra­zón por la que Ca­ta­lu­ña aca­bó te­nien­do una au­to­no­mía equi­va­len­te, cuan­do no muy su­pe­rior, a la de mu­chas re­gio­nes fe­de­ra­les.

En su pri­me­ra fa­se, el pro­ble­ma ca­ta­lán era uno más de los va­rios del país que, co­mo otros, ga­na­ba o per­día pro­ta­go­nis­mo de­pen­dien­do del mo­men­to. Po­cos sos­pe­cha­ban en­ton­ces —por más que al­gu­nos lo avi­sa­ron de for­ma reite­ra­da— que tras aquel ti­ra y aflo­ja en­tre los na­cio­na­lis­tas —que ja­más se mos­tra­ban sa­tis­fe­chos— y las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do —que to­rea­ban co­mo po­dían la per­ma­nen­te reivin­di­ca­ción de «más de to­do»— se es­ta­ba ati­zan­do el fue­go de un in­cen­dio que iba a de­cla­rar­se con inusi­ta­da vi­ru­len­cia. A eso los na­cio­na­lis­tas le lla­ma­ban «fer país». ¡Y va­ya si lo hi­cie­ron!

Tan­to avan­za­ron que, cuan­do el na­cio­na­lis­mo con­si­de­ró lle­ga­da la ho­ra de sa­car el ha­cha de gue­rra se­ce­sio­nis­ta, ha­bían con­se­gui­do te­ner una ba­se so­cial de cien­tos de mi­les de per­so­nas dis­pues­tas no so­lo a exi­gir la in­de­pen­den­cia, sino tam­bién a apo­yar a quie­nes ha­bían de­ci­di­do vio­lar to­das las le­yes que se les pu­sie­ran por de­lan­te pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. En esa se­gun­da fa­se, el pro­ble­ma ca­ta­lán pa­sa a ser, por tan­to, al­go muy dis­tin­to: un es­per­pen­to, un es­pec­tácu­lo gro­tes­co pro­ta­go­ni­za­do por unos fa­ci­ne­ro­sos dis­pues­tos a pa­tear la de­mo­cra­cia, hun­dir a Ca­ta­lu­ña, des­tro­zar la con­vi­ven­cia y re­tor­cer el de­re­cho has­ta con­ver­tir­lo en un ade­fe­sio ex­tra­va­gan­te.

La sus­pen­sión del pleno del Par­la­men­to ca­ta­lán de­be­ría in­di­car que en­tra­mos en una ter­ce­ra fa­se del desafío na­cio­na­lis­ta, mar­ca­da aho­ra por la evi­den­cia de que en el Es­ta­do de de­re­cho no se pue­de vio­lar la ley im­pu­ne­men­te. Ro­ger To­rrent sa­bía que, de ha­ber se­gui­do la es­tra­te­gia di­se­ña­da en su pro­pio be­ne­fi­cio por el de­li­ran­te Puig­de­mont, hu­bie­ra aca­ba­do co­mo su pre­de­ce­so­ra: impu­tado pe­nal­men­te. Y sa­bía tam­bién, co­mo otros mu­chos dipu­tados in­de­pen­den­tis­tas, que con un pre­si­den­te ele­gi­do ile­gal­men­te la vi­gen­cia del 155 se ha­bría man­te­ni­do.

Por el bien de Ca­ta­lu­ña y el de Es­pa­ña en su con­jun­to, con­fie­mos en que el se­ce­sio­nis­mo (¡más va­le tar­de que nun­ca!) apren­da la lec­ción: que las le­yes es­tán pa­ra cum­plir­se y que no hay Es­ta­do de­mo­crá­ti­co en el mun­do dis­pues­to a to­le­rar la chu­les­ca pro­vo­ca­ción sin fin de quie­nes creen que ellos tie­nen pa­ten­te de cor­so pa­ra de­lin­quir por el sim­ple pro­ce­di­mien­to de pro­cla­mar­se pa­trio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.