Ab­du­ci­dos por el fugitivo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - Fer­nan­do Óne­ga

Soy cons­cien­te: aca­bo de ti­tu­lar es­ta crónica con una de las pa­la­bras que más mo­les­tan a los in­de­pen­den­tis­tas: «ab­du­ci­dos». Pe­ro me pa­re­ce la más ajus­ta­da a la reali­dad que se es­tá vi­vien­do en torno al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Vea­mos: el se­ñor Ro­ger To­rrent, pre­si­den­te del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña, hi­zo ayer lo úni­co que ra­zo­na­ble­men­te po­día ha­cer y sor­pren­dió a to­dos con la de­ci­sión de apla­zar el pleno de in­ves­ti­du­ra has­ta po­der ce­le­brar­lo «con to­das las ga­ran­tías». En­tre las so­lu­cio­nes po­si­bles, era la más sen­sa­ta. In­com­ple­ta, por­que man­tie­ne a un can­di­da­to im­po­si­ble co­mo Puig­de­mont, pe­ro sen­sa­ta. Lo in­sen­sa­to hu­bie­ra si­do pro­ce­der a la in­ves­ti­du­ra nu­la y de­lic­ti­va de un fugitivo. Y el fe­nó­meno de la ab­duc­ción se cons­ta­ta cuan­do se con­tem­plan las con­se­cuen­cias del apla­za­mien­to: un se­gui­mien­to de Puig­de­mont apa­sio­na­do, irra­cio­nal y ajeno a cual­quier po­si­bi­li­dad le­gal.

Di­go apa­sio­na­do por­que los ciu­da­da­nos que ayer pa­re­cían dis­pues­tos a asal­tar el Par­la­men­to se em­pe­ñan en su de­fen­sa co­mo si se tra­ta­se de una di­vi­ni­dad. Di­go irra­cio­nal por­que pa­re­ce que na­die en­tre los ma­ni­fes­tan­tes se ha pa­ra­do a pen­sar si pue­de ha­ber otro can­di­da­to que no pre­sen­te los ries­gos que pre­sen­ta el su­yo. Y di­go ajeno a cual­quier po­si­bi­li­dad le­gal por­que no en­tra en nin­gu­na ló­gi­ca que se pue­da go­ber­nar Ca­ta­lu­ña des­de Bél­gi­ca ni es fac­ti­ble que ese can­di­da­to es­té dis­pues­to a cum­plir las ele­men­ta­les con­di­cio­nes que le im­po­ne el Cons­ti­tu­cio­nal.

¿Cuá­les son, pues, sus mé­ri­tos pa­ra ab­du­cir a tan­ta gen­te? De go­ber­na­ción no pue­den ser, por­que los re­sul­ta­dos han si­do ne­fas­tos. De va­len­tía que le pue­da dar au­reo­la de hé­roe, tam­po­co, por­que hu­yó ver­gon­zo­sa­men­te de Es­pa­ña. De lealtad a sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do y de ideas, me­nos to­da­vía, por­que los en­ga­ñó con su es­ca­pa­da. De so­li­dez de prin­ci­pios no hay prue­bas des­de el día que se achan­tó an­te los gri­tos de «trai­dor» a las puer­tas de la Ge­ne­ra­li­tat. Y de atrac­ti­vo in­te­lec­tual no pue­de pre­su­mir, por­que no se le co­no­cen apor­ta­cio­nes al pen­sa­mien­to que no sean las de ca­li­fi­car al Es­ta­do de opre­sor.

¡Ay, ami­gos! Pe­ro él y los su­yos son maes­tros de la ma­ni­pu­la­ción. Cuan­do se les su­gie­re que bus­quen un can­di­da­to sin cau­sas pen­dien­tes con la Jus­ti­cia, ellos lo tra­du­cen por que «los jue­ces les quie­ren im­po­ner un pre­si­den­te». Cuan­do el Go­bierno o los tri­bu­na­les apli­can la ley, ellos lo ca­li­fi­can co­mo «frau­de de ley». Al pró­fu­go lo lla­man exi­lia­do. Si al­guien de Es­que­rra pro­po­ne sa­cri­fi­car a Puig­de­mont, lo acon­go­jan lla­mán­do­le agen­te de Ra­joy o del 155. Y así, ca­da día y ca­da ho­ra. ¿Re­sul­ta­do? Es­tán fa­bri­can­do un cau­di­llo. Y la­men­to de­cir­lo: el Es­ta­do o no se da cuen­ta o no en­cuen­tra la for­ma de im­pe­dir­lo. No sa­be res­pon­der a la ma­ni­pu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.