El re­gla­men­to y la ley de pre­si­den­cia no pre­vén qué ha­cer de no ha­ber de­ba­te de in­ves­ti­du­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

« Un agu­je­ro de in­cer­ti­dum­bre». Inés Arri­ma­das apor­tó una de­fi­ni­ción bas­tan­te ati­na­da de la si­tua­ción en que ha que­da­do el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña tras la de­ci­sión de Ro­ger To­rrent de con­ge­lar el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra. El pro­pio pre­si­den­te de la Cá­ma­ra y va­rias fuer­zas po­lí­ti­cas han so­li­ci­ta­do un dic­ta­men a los ser­vi­cios ju­rí­di­cos pa­ra que arro­jen luz so­bre el lim­bo le­gal que se ha crea­do, por­que ni el re­gla­men­to del Par­la­men­to ca­ta­lán ni la ley de pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat te­nían pre­vis­ta es­ta con­tin­gen­cia, que oca­sio­na in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­sas y con­tra­pues­tas.

Aho­ra ¿qué pa­sa?

No se sa­be, por­que no hay re­glas de jue­go pa­ra es­ta cir­cuns­tan­cia. El pre­si­den­te del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co ha op­ta­do por ga­nar tiem­po y es­pe­rar a que se cum­pla el pla­zo de diez días há­bi­les da­do por el Cons­ti­tu­cio­nal el pa­sa­do sá­ba­do pa­ra que se pre­sen­ten ale­ga­cio­nes a su re­so­lu­ción de im­po­ner me­di­das cau­te­la­res pa­ra im­pe­dir la in­ves­ti­du­ra a dis­tan­cia de Car­les Puig­de­mont. Cuan­do ven­za, a par­tir del 9 de fe­bre­ro, ten­drá que adop­tar una de­ci­sión.

¿Cuán­do ha­brá de­ba­te de in­ves­ti­du­ra?

Una vez que el Cons­ti­tu­cio­nal re­suel­va las ale­ga­cio­nes, de­ci­di­rá si ad­mi­te a trá­mi­te o re­cha­za la im­pug­na­ción in­ter­pues­ta por el Go­bierno so­bre la can­di­da­tu­ra de Puig­de­mont. Lo más pro­ba­ble es que acep­te la de­man­da gu­ber­na­men­tal y en­ton­ces la in­ves­ti­du­ra que­da­rá sus­pen­di­da aun­que que­de pen­dien­te la de­ci­sión de la cor­te so­bre el fon­do del re­cur­so, pa­ra lo que los ma­gis­tra­dos tie­nen cin­co me­ses de pla­zo.

¿Pue­de ha­ber otro can­di­da­to?

To­rrent ha in­sis­ti­do en que el úni­co can­di­da­to es Puig­de­mont, pe­ro ca­ben dos al­ter­na­ti­vas. La pri­me­ra es que el ex­pre­si­den­te re­nun­cie y Junts per Ca­ta­lun­ya pon­ga otro nom­bre sin car­gas ju­di­cia­les so­bre la me­sa, op­ción que an­he­la Es­que­rra y an­te la que na­die ten­dría na­da que opo­ner. Una so­lu­ción que cho­ca por aho­ra con la re­sis­ten­cia nu­man­ti­na del ex­pre­si­den­te y su en­torno a dar un pa­so atrás. La se­gun­da al­ter­na­ti­va es que otro can­di­da­to de otro par­ti­do, to­do apun­ta a Inés Arri­ma­das co­mo lí­der de la for­ma­ción ga­na­do­ra de las elec­cio­nes, co­mu­ni­que a To­rrent sus as­pi­ra­cio­nes y es­te acep­te la can­di­da­tu­ra. Es po­co pro­ba­ble por las re­ti­cen­cias de Arri­ma­das a dar ese pa­so y por la más que pro­ba­ble ne­ga­ti­va del pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán a pro­po­ner otro can­di­da­to an­tes de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal re­suel­va si Car­les Puig­de­mont pue­de ser­lo.

¿Qué ocu­rre si no hay in­ves­ti­du­ra?

De acuer­do con la ley de la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, una vez cons­ti­tui­do el Par­la­men­to ca­ta­lán (lo que ocu­rrió el 17 de enero) hay diez días há­bi­les pa­ra con­vo­car el pleno de in­ves­ti­du­ra. Ese pla­zo ven­ce hoy. Pe­ro To­rrent con­si­de­ra que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha for­za­do la sus­pen­sión del pleno al im­po­ner me­di­das cau­te­la­res al ex­pre­si­den­te que im­pi­den su pre­sen­cia en la Cá­ma­ra. Los ser­vi­cios ju­rí­di­cos del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co de­be­rán dic­ta­mi­nar si el re­loj se ha de­te­ni­do con la de­ci­sión adop­ta­da ayer por Ro­ger To­rrent.

¿Co­rre el ca­len­da­rio pa­ra que ha­ya nue­vas elec­cio­nes?

Las in­ter­pre­ta­cio­nes vuel­ven a di­vi­dir­se en­tre los que con­si­de­ran que sí y los que creen que no. La ley mar­ca un pla­zo de dos me­ses des­de la pri­me­ra vo­ta­ción pa­ra que ha­ya nue­vas elec­cio­nes (que de­be­ría con­vo­car Ma­riano Ra­joy en apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción) si nin­gún can­di­da­to lo­gra la con­fian­za del Par­la­men­to ca­ta­lán. Un pla­zo que pa­ra al­gu­nos ju­ris­tas em­pie­za a co­rrer a par­tir de ma­ña­na, por­que ven­ce el tiem­po pa­ra que se sus­tan­cie el pleno. Otros ca­te­drá­ti­cos y ex­per­tos adu­cen que el ca­len­da­rio no avan­za por­que no ha ha­bi­do de­ba­te de in­ves­ti­du­ra. Sea co­mo sea, lo úni­co que es­tá cla­ro es que el pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán no tie­ne po­tes­tad al­gu­na pa­ra di­sol­ver la Cá­ma­ra. La úni­ca au­to­ri­dad pa­ra con­vo­car elec­cio­nes ca­ta­la­nas es quien ejer­ce la pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, que aho­ra mis­mo es Ma­riano Ra­joy, en apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro al es­tar­lo en fun­cio­nes, tras las elec­cio­nes del 21D ni si­quie­ra eso es­tá cla­ro. En cual­quier ca­so, si así fue­ra, de­be­ría pe­dir una nue­va au­to­ri­za­ción al Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.