Los in­de­pen­den­tis­tas ase­dian el Par­la­men­to ca­ta­lán y aco­san a los dipu­tados no na­cio­na­lis­tas

Una de­ce­na de agen­tes re­sul­ta­ron he­ri­dos en los al­ter­ca­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MA­TEO BALÍN

La con­cen­tra­ción que el in­de­pen­den­tis­mo ce­le­bró ayer a las puer­tas del par­que de la Ciu­da­de­la, en cu­yo re­cin­to se en­cuen­tra el Par­la­men­to ca­ta­lán y has­ta don­de ac­ce­die­ron los ma­ni­fes­tan­tes, aca­bó a gol­pes, in­sul­tos y po­rra­zos de los Mos­sos cuan­do las pro­tes­tas ame­na­za­ban con des­bor­dar el cor­dón po­li­cial y si­tiar el he­mi­ci­clo. El ba­lan­ce a pri­me­ra ho­ra de la no­che era de una quin­ce­na de he­ri­dos le­ves: una de­ce­na de po­li­cías au­to­nó­mi­cos y el res­to, ma­ni­fes­tan­tes.

La ANC y Òm­nium Cul­tu­ral ha­bían con­vo­ca­do a la ciu­da­da­nía en las afue­ras del par­que de la Ciu­da­de­la pa­ra ce­le­brar la in­ves­ti­du­ra de Car­les Puig­de­mont. Las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas que­rían dar­le un ai­re fes­ti­vo y lla­ma­ron a los ma­ni­fes­tan­tes a lle­var ca­re­tas con el ros­tro del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. «To­dos so­mos Puig­de­mont», gri­ta­ban.

La con­cen­tra­ción coin­ci­dió con otra de gru­pos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas con­vo­ca­da en el mis­mo lu­gar, el pe­rí­me­tro del par­que de la Ciu­da­de­la, fren­te a la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, con ban­de­ras de Es­pa­ña y de Ta­bar­nia. No hu­bo in­ci­den­tes, en bue­na me­di­da por­que los ma­ni­fes­tan­tes an­ti­so­be­ra­nis­tas se re­ti­ra­ron en­se­gui­da an­te la apa­bu­llan­te ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta.

La in­ves­ti­du­ra no tu­vo lu­gar, pe­ro el se­ce­sio­nis­mo no can­ce­ló la con­vo­ca­to­ria, que pa­só a con­ver­tir­se en un ac­to de pre­sión con­tra Es­que­rra y Ro­ger To­rrent. «Ni un pa­so atrás», em­pe­za­ron a co­rear los ma­ni­fes­tan­tes. El am­bien­te fes­ti­vo em­pe­zó a cam­biar el tono a me­di­da que lle­ga­ban las no­ti­cias del he­mi­ci­clo: el se­ce­sio­nis­mo se en­fren­ta­ba a una nue­va mar­cha atrás, co­mo el día 10 de oc­tu­bre, cuan­do Puig­de­mont apla­zó la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia.

Sal­tar­se el cor­dón po­li­cial

La si­tua­ción se ra­di­ca­li­zó cuan­do en­tra­ron en ac­ción los lla­ma­dos CDR, los co­mi­tés de de­fen­sa de la re­pú­bli­ca, que sur­gie­ron en el re­fe­ren­do ile­gal del 1-O co­mo gru­pos or­ga­ni­za­dos a ni­vel local pa­ra coor­di­nar los en­cie­rros en los co­le­gios. Los CDR se hi­cie­ron con el con­trol de las pro­tes­tas in­de­pen­den­tis­tas en la huel­ga ge­ne­ral del 8 de no­viem­bre, en la que pa­ra­li­za­ron en par­te la cir­cu­la­ción del AVE en Ge­ro­na y otros pun­tos. Sus mé­to­dos de pro­tes­ta son más con­tun­den­tes. De he­cho, cuan­do la ANC y Òm­nium veían ayer que la pro­tes­ta subía de tono, re­cla­ma­ron a la gen­te que ce­sa­ra el ac­to, pe­ro los más irre­duc­ti­bles ya no si­guen las con­sig­nas de la ANC. Fue po­co des­pués de las cua­tro cuan­do cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes lo­gra­ron sal­tar­se el cor­dón po­li­cial, en­trar al par­que de la Ciu­da­de­la rom­pien­do la ca­de­na de una puer­ta me­tá­li­ca y acer­car­se a po­cos me­tros de la puer­ta del Par­la­men­to, don­de ha­bía un úl­ti­mo dis­po­si­ti­vo po­li­cial. En un pri­mer mo­men­to los Mos­sos no car­ga­ron y tu­vie­ron que re­cu­lar al ver que no po­dían fre­nar la mar­cha. La pro­tes­ta des­bor­dó a los po­li­cías au­to­nó­mi­cos, los ma­ni­fes­tan­tes tum­ba­ron va­llas, pro­fi­rie­ron gri­tos a fa­vor de Te­rra Lliu­re y ame­na­za­ron con asal­tar la Cá­ma­ra. «O in­ves­tís al pre­si­den­te u ocu­pa­mos el Par­la­men­to», ad­vir­tie­ron.

Acam­pa­da to­da la no­che

La pro­tes­ta pa­só de la ca­lle a la en­tra­da del he­mi­ci­clo. Los dipu­tados de Ciu­da­da­nos, por ejem­plo, sa­lie­ron de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na a las sie­te de la tar­de es­col­ta­dos por los Mos­sos d’Es­qua­dra y en­tre gri­tos de «fue­ra, fas­cis­tas, del Par­la­men­to».

A esa ho­ra, los ma­ni­fes­tan­tes que per­ma­ne­cían an­te las puer­tas de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na vo­ta­ron a mano al­za­da que­dar­se to­da la no­che ha­cien­do una acam­pa­da. Un ac­ti­vis­ta, me­gá­fono en mano y subido a un ár­bol, hi­zo de maes­tro de ce­re­mo­nias y or­ga­ni­zó la vo­ta­ción. La asam­blea de­ci­dió por ma­yo­ría que la acam­pa­da no se ter­mi­na­ría has­ta que To­rrent le­van­te la sus­pen­sión del pleno de in­ves­ti­du­ra. Pro­tes­ta, por su par­te, apo­ya­da por los dipu­tados de la CUP y en un pri­mer mo­men­to por Junts per Ca­ta­lun­ya.

T. ALBIR EFE

Un hom­bre es de­te­ni­do por los Mos­sos des­pués de que un gru­po re­ven­ta­se una puer­ta del re­cin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.