El rey pre­pa­ra a su hi­ja: «Te guia­rás per­ma­nen­te­men­te por la Cons­ti­tu­ción»

La prin­ce­sa de As­tu­rias re­ci­be el toi­són de oro en su pri­mer ac­to ins­ti­tu­cio­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

No fue el pri­mer ac­to pú­bli­co en el que par­ti­ci­pó la prin­ce­sa de As­tu­rias, pe­ro sí el más im­por­tan­te y el pri­me­ro de ca­rác­ter cons­ti­tu­cio­nal. Fue su pues­ta de lar­go co­mo he­re­de­ra del trono, sim­bo­li­za­da por la en­tre­ga, de ma­nos de su pa­dre, del toi­són de oro. Es el signo cla­ro y evi­den­te de la con­ti­nui­dad de la mo­nar­quía. A sus 12 años, Leo­nor fue el au­tén­ti­co fo­co de la aten­ción me­diá­ti­ca en un pro­ta­go­nis­mo que le ha­bría co­rres­pon­di­do a su pa­dre por la ce­le­bra­ción de su 50.º cum­plea­ños, pe­ro el mo­nar­ca, con to­da la in­ten­ción, des­vió la aten­ción ha­cia su hi­ja pa­ra, de es­te modo, ini­ciar su ins­truc­ción en el lar­go ca­mino que la lle­va­rá en el fu­tu­ro a con­ver­tir­se en la rei­na de Es­pa­ña. Y de su pro­ge­ni­tor re­ci­bió tam­bién la pri­me­ra lec­ción: «Te guia­rás per­ma­nen­te­men­te por la Cons­ti­tu­ción, cum­plién­do­la y ob­ser­ván­do­la».

A la pe­que­ña, de 12 años, no le pe­só la res­pon­sa­bi­li­dad. Son­rien­te y se­gu­ra, aun­que en al­gu­nos mo­men­tos con cier­to ru­bor y ver­güen­za, evi­den­ció su pre­pa­ra­ción pa­ra fu­tu­ras res­pon­sa­bi­li­da­des en las que el fo­co me­diá­ti­co y de la so­cie­dad se acen­tua­rá so­bre ella. Aten­ta en to­do mo­men­to al dis­cur­so de su pa­dre, con el que se cru­zó va­rias mi­ra­das de com­pli­ci­dad, al igual que con su ma­dre la rei­na Le­ti­zia, y con sus abue­los, los re­yes emé­ri­tos don Juan Car­los y do­ña So­fía. A to­dos, cuan­do se acer­có a ellos des­pués de re­ci­bir el toi­són de oro, les hi­zo una re­ve­ren­cia. Emo­cio­na­do, Fe­li­pe VI tam­po­co pu­do re­pri­mir un ges­to de or­gu­llo pa­ra con su hi­ja, a la que pro­di­gó una tier­na ca­ri­cia en su ca­ra.

Ata­via­da con un ves­ti­do azul ce­les­te con cue­llo ca­ja y man­gas tres cuar­tos, a jue­go con sus ojos

y sus bai­la­ri­nas, tam­po­co se ol­vi­dó de sus abue­los ma­ter­nos, que es­ta­ban en­tre las 90 per­so­nas in­vi­ta­das a un ac­to ce­le­bra­do en el his­tó­ri­co Sa­lón de Co­lum­nas del Pa­la­cio Real. Fue pres­ta a dar un be­so a los pa­dres de la rei­na Le­ti­zia, Pa­lo­ma Ro­ca­so­lano y Je­sús Or­tiz, es­te úl­ti­mo acom­pa­ña­do

por su pa­re­ja ac­tual, Ana To­go­res.

Pe­ro an­tes la prin­ce­sa de As­tu­rias si­guió con la má­xi­ma aten­ción la lec­ción de su pa­dre. «Tus acciones, to­das, de­be­rán guiar­se por el ma­yor sen­ti­do de la dig­ni­dad y la ejem­pla­ri­dad, por la ho­nes­ti­dad y la in­te­gri­dad, por la ca­pa­ci­dad de re­nun­cia y de sa­cri­fi­cio,

por el per­ma­nen­te es­pí­ri­tu de su­pera­ción y por tu en­tre­ga sin re­ser­vas a tu país y a tu pue­blo», le di­jo Fe­li­pe VI.

«Tu fa­mi­lia es­ta­rá a tu la­do»

«En la mi­sión que te es­pe­ra de­be­rás ser­vir a Es­pa­ña con hu­mil­dad y cons­cien­te de tu po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal, y ha­rás tu­yas to­das las preo­cu­pa­cio­nes y ale­grías, to­dos los an­he­los y sen­ti­mien­tos de los es­pa­ño­les». Se­rá un ca­mino lar­go y a ve­ces du­ro, pe­ro no es­ta­rá so­la: «Tu fa­mi­lia —le di­jo el rey— es­ta­rá siem­pre a tu la­do, es­pe­cial­men­te tu ma­dre y tam­bién So­fía, que es­ta­rán con­ti­go apo­yán­do­te; tam­bién tus abue­los y, por su­pues­to, yo, tu pa­dre, que sa­bes que confío en ti ple­na­men­te y que me sien­to enor­me­men­te or­gu­llo­so de en­tre­gar­te el toi­són de oro». Aun­que Leo­nor no de­ja de ser una ni­ña, aho­ra tam­bién es la he­re­de­ra al trono.

CA­SA DEL REY

El rey y la prin­ce­sa Leo­nor se de­di­ca­ron son­ri­sas y gui­ños a lo lar­go de la ce­re­mo­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.