Muy cer­ca de to­do

Ho­tel Ur­ban Vi­vei­ro es­tá en­cla­va­do en el co­ra­zón de una ciu­dad de ser­vi­cios, una co­que­ta po­bla­ción del nor­te es­pa­ñol ha­bi­ta­da por unas vein­te mil per­so­nas. El úni­co cua­tro es­tre­llas del cen­tro ur­bano per­mi­te ol­vi­dar­se del au­to­mó­vil y pa­sear por la ri­que­za

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Hotel urban -

Vi­vei­ro ate­so­ra en su cas­co un va­ria­do pa­tri­mo­nio. Ca­lle­jear por la ciu­dad per­mi­te aden­trar­se en un con­jun­to his­tó­ri­co ar­tís­ti­co tan agra­da­ble y su­ge­ren­te co­mo la Por­ta de Carlos V, la Por­ta do Va­la­do o la Ca­le­xa das Mon­xas, por don­de se lle­ga a la pla­za de San­ta Ma­ría y a su igle­sia, en­fren­te de la cual se ha­lla el con­ven­to de las Con­cep­cio­nis­tas y, a su la­do, la re­pro­duc­ción de la Gru­ta de Lour­des. Ca­mi­nan­do siem­pre por ca­lles de la ciu­dad vie­ja, con su ca­rac­te­rís­ti­ca tra­za, se en­cuen­tra otro tes­ti­mo­nio del ri­co pa­sa­do, la igle­sia de San Fran­cis­co, ado­sa­da a los an­ti­guos claus­tros del con­ven­to. Y unos pa­sos más ade­lan­te, el in­creí­ble­men­te es­tre­cho Ca­le­xón do Mu­ro o la ven­ta­na ar­queo­ló­gi­ca que per­mi­te ver tro­zos de la an­ti­gua mu­ra­lla de la ciu­dad. Si­guien­do esa ru­ta, se ha­lla el em­ble­má­ti­co puen­te de A Mi­se­ri­cor­dia, fren­te a la puer­ta de Carlos V, aun­que tam­bién re­sul­ta gra­ti­fi­can­te des­viar­se un po­co pa­ra acer­car­se al puer­to de­por­ti­vo de Vi­vei­ro. Cru­zan­do A Mi­se­ri­cor­dia, se en­cuen­tra la ca­pi­lla del mis­mo nom­bre; y, des­de ahí, un re­co­rri­do por el pa­seo ma­rí­ti­mo que bor­dea la ría ofre­ce una pers­pec­ti­va pa­ra si­tuar el Ho­tel Ur­ban Vi­vei­ro en su en­torno. Tras cru­zar el puen­te nue­vo pa­ra­le­lo al fe­rro­via­rio, un pa­so ba­jo la vía con­du­ce al pa­seo que re­co­rre las ma­ris­mas del Lan­dro, en cu­yo en­torno per­du­ra otro con­ven­to de clau­su­ra, el de Val­de­flo­res.

Tam­bién a pie, otras op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de es­pa­cios na­tu­ra­les de Vi­vei­ro son la pla­ya de Co­vas, adon­de se pue­de lle­gar si­guien­do un pa­seo ma­rí­ti­mo que dis­cu­rre a pie de la ría y des­de don­de se ve con to­do su po­de­río el puer­to pes­que­ro de Ce­lei­ro, uno de los más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa en pes­ca fres­ca. Se­pa­ran­do Co­vas de la re­co­lec­ta pla­ya de Sei­ra­mar, Os Cas­te­los, con un mo­nu­men­to a uno de los nau­fra­gios más trá­gi­cos de Es­pa­ña, que en 1810 se co­bró más de 500 vi­das. El mis­mo pa­seo que em­pie­za en A Mi­se­ri­cor­dia lle­va has­ta otra pla­ya, Sa­ci­do, y des­de el ca­mino se van di­vi­san­do es­pec­ta­cu­la­res pa­no­rá­mi­cas de Co­vas, Ce­lei­ro, la ría de Vi­vei­ro, el área et­no­grá­fi­ca de O Car­ga­doi­ro, don­de se em­bar­ca­ba el hie­rro ex­traí­do en las mi­nas de A Sil­va­ro­sa.

En el en­torno del Ur­ban la­te el cen­tro neu­rál­gi­co de la so­cie­dad de Vi­vei­ro, con de­ce­nas de co­mer­cios, ba­res, res­tau­ran­tes... Tí­pi­co de la ciu­dad, tan­to en el cas­co his­tó­ri­co en el que se ubi­ca el ho­tel, co­mo en las cer­ca­nas Can­ta­rra­na y Co­vas, com­par­tir con­su­mi­ción y ta­pas gra­tui­tas en al­gu­nos de los nu­me­ro­sos ba­res, me­so­nes, res­tau­ran­tes o ca­fe­te­rías. En Vi­vei­ro la no­che es jo­ven y, des­de Ho­tel Ur­ban, sin ne­ce­si­dad de co­che, se abre un cóc­tel de al­ter­na­ti­vas con su­ge­ren­tes y va­ria­dos am­bien­tes en dis­tin­tos lo­ca­les del cas­co vie­jo o Can­ta­rra­na.

Vi­vei­ro es un des­tino especial to­do el año, con un va­ria­do y ex­ten­so aba­ni­co de pro­pues­tas lú­di­cas, en­tre las que so­bre­sa­len la Se­ma­na San­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co In­ter­na­cio­nal o un re­fe­ren­te mun­dial de la mú­si­ca hard­co­re co­mo el Re­su­rrec­tion Fest. En­tre otros mu­chos ali­cien­tes, alo­ján­do­se en Ho­tel Ur­ban se pue­den vi­vir en di­rec­to el gran­dio­so be­lén gi­gan­te que se mon­ta en na­vi­da­des, los car­na­va­les, las hogueras del San Xoán de Co­vas, el Mer­ca­do Re­na­cen­tis­ta, las fies­tas de Ce­lei­ro y su pro­ce- sión ma­rí­ti­ma, la Mos­tra Fol­kló­ri­ca In­ter­na­cio­nal, las fies­tas de agos­to con va­ria­dos con­cier­tos gra­tui­tos, la an­ces­tral Rapa das Bes­tas de Can­dao­so o la Ro­ma­xe do Bo Xan­tar en Na­sei­ro. Na­sei­ro, a unos cua­tro ki­ló­me­tros del Ur­ban Vi­vei­ro, es tam­bién an­te­sa­la de un es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do co­mo el Souto da Re­tor­ta, con su gran­dio­so eu­ca­lip­to O Avó, un gi­gan­te en Eu­ro­pa. Si­mi­lar dis­tan­cia se­pa­ra al ho­tel del área re­crea­ti­va del mon­te San Ro­que, con su es­pec­ta­cu­lar mi­ra­dor so­bre la ciu­dad y la ría, o el mon­te Cas­te­lo, con im­pre­sio­nan­tes vis­tas del va­lle del Lan­dro, el río y la ría, cu­ya en­tra­da se per­ci­be con más cer­ca­nía des­de el mon­te Fa­ro, que an­tes tie­ne an­te sí otro em­ble­ma na­tu­ral, la pla­ya de Area. Y si to­do ese me­nú de sen­sa­cio­nes que es po­si­ble ex­pe­ri­men­tar en Vi­vei­ro des­de el Ho­tel Ur­ban le pa­re­ce in­su­fi­cien­te, a me­nos de una ho­ra en co­che se en­cuen­tra otro mo­nu­men­to na­tu­ral de A Ma­ri­ña, la pla­ya ri­ba­den­se de As Catedrais; y, par­tien­do de Vi­vei­ro ha­cia el oes­te, el “ban­co más bo­ni­to del mun­do”, en los acan­ti­la­dos de Loi­ba, en Or­ti­guei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.