Más de 2.500 to­ne­la­das de bi­val­vo que mue­ven la eco­no­mía lo­cal

Las cam­pa­ñas noie­sa y ri­bei­ren­se ce­rra­ron con una facturación cer­ca­na a los 13 mi­llo­nes de eu­ros

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - El marisqueo - FRAN BREA LA VOZ

Las tres prin­ci­pa­les cam­pa­ñas ma­ris­que­ras de la co­mar­ca, las que se desa­rro­llan en Noia, Ri­bei­ra y en las zo­nas li­bres de Os Lom­bos, Ca­bío y O Bohí­do, echa­ron el cie­rre en el mes de mar­zo y, en to­dos los ca­sos, los re­sul­ta­dos fue­ron bue­nos. Su­man­do las can­ti­da­des ex­traí­das en Arou­sa y Mu­ros-Noia, los pro­duc­to­res tra­je­ron a tie­rra más de 2.500 to­ne­la­das de bi­val­vo, una can­ti­dad bas­tan­te su­pe­rior a la del ejer­ci­cio an­te­rior. Am­bas rías cons­ti­tu­yen el sus­ten­to di­rec­to de mi­les de fa­mi­lias, al tiem­po que ge­ne­ran gran nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo y, por lo tan­to, cons­ti­tu­yen un im­por­tan­te mo­tor de la eco­no­mía lo­cal.

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, la ac­ti- vi­dad ma­ris­que­ra continúa sien­do un de­ci­si­vo pun­tal. En Noia, el re­gre­so de los profesionales a los are­na­les fue es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do. El pre­cio del ber­be­re­cho de se­gun­da ca­te­go­ría, el más abun­dan­te, era de­ma­sia­do ba­jo pa­ra su ca­li­dad y, en un in­ten­to por con­se­guir un re­pun­te de las co­ti­za­cio­nes, el ca­bil­do de­ci­dió ba­jar los to­pes.

Por si fue­se po­co, la to­xi­na hi­zo ac­to de pre­sen­cia en el peor mo­men­to: no­viem­bre, en pleno apo­geo de la ven­ta pa­ra las fá­bri­cas. Pre­ci­sa­men­te, fue la ma­rea ro­ja la que im­pi­dió, al obli­gar a ce­rrar los are­na­les du­ran­te un mes, que el pó­si­to con­si­guie­se otra cam­pa­ña his­tó­ri­ca.

Los re­sul­ta­dos fue­ron bue­nos, 10,6 mi­llo­nes de eu­ros fac­tu­ra­dos, tres más que en la del pe- río­do 2014-2015. No hu­bo mu­cho ber­be­re­cho de pri­me­ra, pe­ro sí de se­gun­da, 110 to­ne­la­das.

Tam­bién los da­tos fi­na­les fue­ron po­si­ti­vos en Ri­bei­ra, con unos in­gre­sos que su­pe­raron en 700.000 eu­ros a los del ejer­ci­cio an­te­rior. En­tre la cam­pa­ña noie­sa y la ri­bei­ren­se se ron­da­ron los 13 mi­llo­nes de eu­ros.

En los ban­cos ri­bei­ren­ses, la bue­na no­ti­cia fue la re­cu­pe­ra­ción de la al­me­ja ba­bo­sa, de la que se sa­ca­ron 85.000 ki­lo­gra­mos, unos 40.000 más que en la tem­po­ra­da pre­ce­den­te.

Me­jo­ría en Os Lom­bos

Y don­de se no­tó una me­jo­ría con­si­de­ra­ble fue en los ban­cos de li­bre ma­ris­queo, de los que se ex­tra­je­ron 524.823 ki­los de bi­val­vo, lo que cons­ti­tu­ye el me- jor da­to del úl­ti­mo lus­tro. Son cien­tos las em­bar­ca­cio­nes de la ría de Arou­sa las que, en­tre oc­tu­bre y mar­zo acu­den a esta zo­na ges­tio­na­da por la Con­se­lle­ría do Mar pa­ra sa­car bi­val­vo.

El ban­co de Os Lom­bos no so­lo fue el más fruc­tí­fe­ro, sino que en el mis­mo re­apa­re­ció el ber­be­re­cho, del que se sa­ca­ron un cen­te­nar de to­ne­la­das. En O Bohí­do, la al­me­ja ba­bo­sa fue la prin­ci­pal es­pe­cie y, en Ca­bío, la al­me­ja ru­bia.

FOTO C. QUEIJEIRO

Unas 1.500 per­so­nas tra­ba­jan en la cam­pa­ña noie­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.