Nue­vos re­tos y pla­nes de fu­tu­ro pa­ra Cal­vo

El gru­po em­pre­sa­rial na­ci­do en Car­ba­llo afron­ta un plan in­dus­trial que pre­vé in­ver­sio­nes por va­lor de unos 25 mi­llo­nes de eu­ros

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Portada - C.V.G.

Al­ber­to Encinas Las­tra tie­ne 46 años y des­de fi­na­les de sep­tiem­bre es di­rec­tor ge­ne­ral de la di­vi­sión Eu­ro­pa del Gru­po Cal­vo. An­tes de esa fe­cha lle­va­ba Amé­ri­ca, que aho­ra es res­pon­sa­bi­li­dad de Enrique Or­ge. Su tra­ba­jo lo man­tie­ne con­ti­nua­men­te en­tre Es­pa­ña e Ita­lia, don­de tie­nen Nos­tro­mo.

—¿Cuál se­rá la estrategia pa­ra Eu­ro­pa?

—La estrategia de Gru­po Cal­vo pa­ra los pró­xi­mos años pa­sa por cre­cer de for­ma ren­ta­ble y sos­te­ni­ble tan­to en mer­ca­dos con­so­li­da­dos co­mo emer­gen­tes. Con­cre­ta­men­te en nues­tra di­vi­sión Eu­ro­pa, que in­clu­ye Es­pa­ña, Ita­lia, res­to de Eu­ro­pa, Cen­troa­mé­ri­ca, Orien­te Me­dio y Asia, tra­ba­ja­re­mos pa­ra in­cre­men­tar nues­tro vo­lu­men de pro­duc­to co­mer­cia­li­za­do en un 40% en los pró­xi­mos años. El plan es­tra­té­gi­co pa­ra el Gru­po pa­sa por con­so­li­dar nues­tra po­si­ción co­mo com­pa­ñía glo­bal de ali­men­ta­ción. En mer­ca­dos ma­du­ros co­mo Eu­ro­pa bus­ca­re­mos el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tras mar­cas, man­te­nien­do nues­tro fo­co en la ca­li­dad y apos­tan­do de for­ma de­ci­di­da por la in­no­va­ción de pro­duc­tos y for­ma­tos co­mo uno de los pi­la­res de nues­tro cre­ci­mien­to. Si­mul­tá­nea­men­te nos cen­tra­re­mos en me­jo­rar la efi­cien­cia de nues­tra ca­de­na de va­lor pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos aún. En es­te sen­ti­do es­ta­mos in­mer­sos en un gran Plan in­dus­trial que pre­vé in­ver­sio- nes de 25 mi­llo­nes de eu­ros y si­mul­tá­nea­men­te es­ta­mos im­ple­men­tan­do un nuevo sis­te­ma de ges­tión lla­ma­do Cal­vo Ex­ce­llen­ce Sys­tem orien­tan­do to­da la or­ga­ni­za­ción a la me­jo­ra con­ti­nua y apo­ya­do en la me­to­do­lo­gía Lean.

—¿Se­gui­rán con la mar­ca blan­ca?

—Nues­tra in­cor­po­ra­ción a es­te seg­men­to de ne­go­cio es re­la­ti­va­men­te re­cien­te y la he­mos es­tu­dia­do con de­te­ni­mien­to por­que que­ría­mos ha­cer­la con los so­cios ade­cua­dos y de la for­ma que con­si­de­rá­ba­mos me­jor pa­ra to­das las par­tes. No te­nía­mos pri­sa y no la te­ne­mos. De he­cho he­mos em­pe­za­do con un acuer­do pe­que­ño en cuan­to a vo­lu­men, pe­ro que es­tá fun­cio­nan­do muy bien. Se tra­ta de un seg­men­to de mer­ca­do que sir­ve a un ti­po de con­su­mi­dor, y en­ten­de­mos que da­da nues­tra ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to y en­va­sa­do de gran­des vo­lú­me­nes es una opor­tu­ni­dad y po­de­mos ser com­pe­ti­ti­vos en ella. Ló­gi­ca­men­te en na­da cam­bia nues­tro en­fo­que es­tra­té­gi­co orien­ta­do al desa­rro­llo de nues­tras mar­cas, a la ca­li­dad y la in­no­va­ción.

— ¿Se pue­de pa­rar de in­no­var?

—La in­no­va­ción es al­go que es­tá en el ADN de Cal­vo y es pa­ra no­so­tros una obli­ga­ción se­guir su­peran­do las ex­pec­ta­ti­vas de nues­tros clien­tes. For­ma par­te de la pro­me­sa de mar­ca que le ha­ce­mos des­de ha­ce de­ce­nios. El con­su­mi­dor no en­ten­de­ría que no fue­se Cal­vo quien le ofre­cie­ra más op­cio­nes y más no­ve­da­des. Y efec­ti­va­men­te en mer­ca­dos ma­du­ros no es po­si­ble no in­no­var, sea en el pro­duc­to, en el en­va­se, en el for­ma­to o en la for­ma de pro­du­cir, pa­ra que sea más efi­cien­te e in­clu­so avan­zan­do en la per­so­na­li­za­ción. Si he­mos lo­gra­do con­ver­tir­nos en el gru­po lí­der en con­ser­vas de pes­ca­do ha si­do gra­cias a la apues­ta por la in­no­va­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías en to­das y ca­da una de las épo­cas y mer­ca­dos por los que he­mos pa­sa­do. En su mo­men­to pu­do ser al­go tan sen­ci­llo y re­vo­lu­cio­na­rio co­mo la in­tro­duc­ción de la em­pa­ca­do­ra de atún, y hoy pue­de ser el desa­rro­llo de to­do un pro­ce­so de trans­for­ma­ción in­dus­trial. Pa­ra Al­ber­to Encinas, las ten­den­cias de con­su­mo son fun­da­men­ta­les pa­ra el ne­go­cio.

— ¿La ten­den­cia de lo sa­lu­da­ble es so­lo eu­ro­pea?

—Es una ten­den­cia bas­tan­te glo­bal, lo que no sig­ni­fi­ca que en to­dos los paí­ses el con­su­mi­dor ten­ga las mis­mas op­cio­nes en cuan­to a ali­men­ta­ción. Es ver­dad que con­for­me es­tos paí­ses avan­zan en su desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial se en­fren­tan a si­tua­cio­nes que no­so­tros he­mos vi­vi­do en el pa­sa­do: so­cie­da­des más ur­ba­ni­za­das y se­den­ta­rias y cam­bios drás­ti­cos en la com­po­si­ción de los ho­ga­res, en­tre otros. Los con­su­mi­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos ca­da vez es­tán más preo­cu­pa­dos por los pro­ble­mas de sa­lud y bus­can ali­men­tos que en­ca­jen con un es­ti­lo de ali­men­ta­ción más sano y equi­li­bra­do. Don­de an­tes la con­ve­nien­cia y el pre­cio era el prin­ci­pal im­pul­sor, hoy exi­gen que las mar­cas les de­mos más in­for­ma­ción so­bre el con­te­ni­do de nues­tros pro­duc­tos y so­bre su va­lor nu­tri­cio­nal.

— ¿El atún si­gue sien­do el bu­que in­sig­nia?

—En Eu­ro­pa sí, pe­ro co­mo gru­po glo­bal so­mos mu­cho más di­ver­sos hoy que ha­ce cin­co años. Es po­si­ble que en Es­pa­ña, y en Eu­ro­pa, si­ga­mos más li­ga­dos al atún. Son mer­ca­dos mu­cho más ma­du­ros y el he­cho de que el atún sea ali­men­to pre­fe­ri­do por la ma­yo­ría de los eu­ro­peos con­di­cio­na. En Eu­ro­pa re­sul­ta más di­fí­cil que una mar­ca sal­ga de su ám­bi­to tra­di­cio­nal pa­ra in­tro­du­cir no­ve­da­des más allá de su es­pe­cia­li­dad. No obs­tan­te, co­mo Gru­po so­mos mu­cho más di­ver­sos. Y hay mer­ca­dos en los que nues­tras mar­cas Cal­vo y Go­mes da Cos­ta prin­ci­pal­men­te tie­nen un ma­yor re­co­rri­do trans­ver­sal. De he­cho, he­mos si­do ac­ti­vos en lan­za­mien­tos de con­ser­vas ve­ge­ta­les de pal­mi­to, za­naho­ria, gui­san­tes o gar­ban­zos, e in­clu­so sal­sas.

«So­mos más di­ver­sos que ha­ce 5 años»

Al­ber­to Encinas lle­va ca­si 20 años en el Gru­po Cal­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.