El me­tal, un sec­tor pu­jan­te y di­ná­mi­co

Em­pre­sas co­mo Me­tal­ber, des­de Car­ba­llo, o Ger­ca, des­de Vi­mian­zo, han pul­sa­do con éxi­to la di­ver­si­fi­ca­ción

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Portada - PATRICIA BLAN­CO LA VOZ

La in­dus­tria del me­tal, y el sec­tor en ge­ne­ral, con to­dos los pro­ce­sos que lle­va aso­cia­dos, ha con­se­gui­do des­ta­car des­de la Cos­ta da Mor­te, una co­mar­ca don­de tie­nen fi­ja­da su ba­se de ope­ra­cio­nes em­pre­sas pun­te­ras co­mo Me­tal­ber, en el polígono car­ba­llés de Bér­toa, o co­mo la vi­mian­ce­sa Ger­ca. Des­de aquí han con­se­gui­do la­brar una in­gen­te ac­ti­vi­dad que, ade­más, se ha he­cho un hue­co con­si­de­ra­ble no so­lo fue­ra de la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, sino tam­bién fue­ra de Es­pa­ña, en el ex­tran­je­ro.

En Car­ba­llo, de he­cho, el me­tal pi­sa fuer­te. Al mar­gen de Me­tal­ber, es­pe­cia­li­za­da en di­se­ño, fa­bri­ca­ción y mon­ta­je de to­do ti­po de es­truc­tu­ras me­tá­li­cas, Ga­lle­ga de Ma­llas, em­pre­sa fun­da­da por el re­co­no­ci­do in­dus­trial la­ra­chés Ma­nuel Añón, ha ele­gi­do la ca­pi­tal de la co­mar­ca de Ber­gan­ti­ños pa­ra es­ta­ble­cer una na­ve des­de la que se apos­tar por tec­no­lo­gía van­guar­dis­ta.

El par­que de Car­ba­llo fue asi­mis­mo ele­gi­do por la em­pre­sa me­ta­lúr­gi­ca Co­mer­cial Ro­may Castro, con ubi­ca­ción en La­lín, aun­que su ad­mi­nis­tra­dor, Jo­sé María Ro­may, tie­ne raí­ces en la Cos­ta da Mor­te. De Pon­te­ce­so, y de su fa­mi­lia, vie­nen las co­no­ci­das cis­ter­nas Ro­may Castro que po­bla­ron Ga­li­cia. Cons­truc­ción, dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción po­drán ser po­si­bles des­de Bér­toa.

Ger­ca, em­pre­sa fun­da­da por Ger­mán Le­ma y su so­cio, Caa­ma­ño, de ahí el nom­bre, da em­pleo ac­tual­men­te a unas 60 per­so­nas. Con ba­se en Vi­la­se­co (Vi­mian­zo), la pu­jan­za del sec­tor ha lle­va­do a la com­pa­ñía, de­di­ca­da al ace­ro y al me­tal des­de 1996, a apos­tar por la am­plia­ción, de ahí la na­ve en mar­cha en el polígono em­pre­sa­rial de Vi­mian­zo. «Am­plia­mos por­que nos fai fal­ta», ex­pli­ca Ger­mán. Ya ha­ce tiem­po que han de­tec­ta­do la ne­ce­si­dad. En cuan­to a car­pin­te­ría me­tá­li­ca, mo­bi­lia­rio pa­ra equi­pa­ción de lo­ca­les es lo que más sa­li­da es­tá te­nien­do ac­tual­men­te, so­bre to­do pa­ra fue­ra de Ga­li­cia.

In­no­va­ción

La in­no­va­ción es cla­ve pa­ra avan­zar y, así, en el seno de Ger­ca na­ció el pro­yec­to Kü­pu —ma­ri­po­sa en ma­la­yo e in­do­ne­sio—, ha­cien­do alu­sión a esa evo­lu­ción o trans­for­ma­ción. Si­guien­do con el me­tal, se ha apos­ta­do por una lí­nea de mue­bles y ac­ce­so­rios que ha­lló eco a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ger­mán Le­ma ex­pli­ca que el pro­yec­to, sos­te­ni­do so­bre el mi­mo de lo ar­te­sano, un di­se­ño úni­co y la exi­gen­cia má­xi­ma en ma­te­ria­les, si­gue en mar­cha, aun­que no es el grue­so de Ger­ca ni su­po­ne tra­ba­jo dia­rio por­que es un sec­tor de de­man­das muy es­pe­cí­fi­co.

Jun­to con la di­ver­si­fi­ca­ción, la di­fe­ren­cia­ción vie­ne de la mano de con­cep­tos co­mo la cua­li­fi­ca- ción, la pro­fe­sio­na­li­dad, la ex­pe­rien­cia, la ca­li­dad o el van­guar­dis­mo, pun­ta­les fi­ja­dos por la em­pre­sa Me­tal­ber co­mo cla­ves pa­ra el desa­rro­llo de su ac­ti­vi­dad, cen­tra­da en to­das las eta­pas de es­truc­tu­ras me­tá­li­cas va­ria­das, des­de el di­se­ño has­ta el pro­pio mon­ta­je. Jo­sé Luis Re­muí­ñan, ge­ren­te, ex­pli­ca que la ac­ti­vi­dad se man­tie­ne cons­tan­te y en la mis­ma lí­nea, so­bre to­do de ma­nos de una clien­te­la fi­ja de 10 o 12 años, a los que pe­rió­di­ca­men­te se pue­den su­mar tra­ba­jos más pe­que­ños de for­ma ais­la­da. Aun­que ya te­nía pre­ce­den­tes, la fir­ma Me­tal­ber co­mo tal na­ció en el 2003.

Lle­ga­ron a des­pla­zar­se has­ta Ma­rrue­cos o El Sal­va­dor, por ejem­plo, aun­que es­te año han es­ta­do más cen­tra­dos en el ám­bi­to ga­lle­go y es­pa­ñol, con in­ter­ven­cio­nes en San­tan­der o As­tu­rias, por ejem­plo, pa­ra el gi­gan­te Mer­ca­do­na. Tam­bién hu­bo al­gún tra­ba­jo, en me­nor me­di­da y pun­tual­men­te, en Ita­lia u Ho­lan­da. Son unos 24 em­plea­dos que, con sub­con­tra­tas, pue­den lle­gar has­ta 35. La idea, di­ce Jo­sé Luis, es con­ti­nuar: hay mo­vi­mien­to y no so­lo eso, sino que el tra­ba­jo tam­bién va li­ga­do en gran me­di­da al man­te­ni­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes.

En A Laracha, por otra par­te, tie­nen tam­bién la mi­ra­da pues­ta en nue­vos mer­ca­dos. En su polígono em­pre­sa­rial ope­ra Cel­sa Atlan­tic, asi­mis­mo re­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.